Las siete lecciones geopolíticas de Edward Snowden

Image representing Edward Snowden as depicted ...

Image by None via CrunchBase

(Tomado de Adital: http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=78529 )

Las siete lecciones geopolíticas de las revelaciones de Edward Snowden

RT
Adital

29 oct 2013

EE.UU. se muestra tan preocupado por las filtraciones de Edward Snowden porque estas revelaron que la escala del control ejercido por Washington sobre numerosos países es tan grande que varían el panorama de toda la política mundial.

El portal de la Fundación rusa de la Cultura Estratégica publicó una lista de las lecciones geopolíticas que ofrecen al mundo las revelaciones del ex técnico de la CIA sobre el espionaje de las agencias de inteligencia estadounidenses.

La primera y principal lección geopolítica de Snowden, según indica el analista Dmitri Minin, es que EE.UU. realiza constantemente un control tanto abierto como encubierto del ciberespacio mundial con el fin de mantener su liderazgo y al mismo tiempo de aprovechar los beneficios de las relaciones internacionales.

Minin señala que no se trata solo de recoger información confidencial sobre el resto de la humanidad a una escala sin precedentes, sino también del desarrollo de su capacidad de causar, a través del ciberespacio, daños materiales y militares a un enemigo potencial.

La NSA elaboró en secreto métodos que permiten eludir los principales tipos de encriptación de información en Internet que se utilizan para proteger una gran variedad de datos, desde correos electrónicos a transacciones financieras.

Como parte de un programa secreto, la NSA, en colaboración con el Centro de Comunicaciones del Gobierno británico (GCHQ, por sus siglas en inglés), logró acceder a los protocolos de seguridad de la información más conocidos y supuestamente más fiables del mundo, entre ellos el protocolo SSL. El ‘hackeo’ de la protección criptográfica se realizó en el marco del programa de alto secreto BullRun. Actualmente, la NSA es capaz de interceptar el 75% de todo el tráfico de Internet en EE.UU., a través de cuyo territorio pasa la mayor parte del tráfico internacional.

Segunda lección. EE.UU. controla el ciberespacio con el apoyo de determinados países anglosajones vinculados con el país norteamericano cultural e históricamente: el Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Según Minin, el grado de participación de este grupo en las operaciones conjuntas de control cibernético global supera considerablemente al que tiene en los programas similares de cooperación entre Washington y sus otros aliados. Además, el intercambio de información entre los países anglosajones es más completo. Esta alianza informal se aprovecha, con fines geopolíticos entre otros, de la supremacía absoluta de las comunicaciones internacionales en el idioma inglés.

Snowden reveló que otros países aliados de EE.UU., como Dinamarca, Holanda, Francia, Alemania, España e Italia, también tienen acuerdos con Washington para proporcionar datos de sus líneas de comunicación a los estadounidenses. Sin embargo, el Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda gozan del nivel más alto de confianza.

Tercera lección. Las relaciones amistosas con Washington no garantizan a otros Estados que estén protegidos ante la violación de su soberanía sobre la información por parte de EE.UU. Con el control del ciberespacio los estadounidenses buscan principalmente lograr un objetivo estratégico tradicional que consiste en obtener el dominio geopolítico sobre los “grandes espacios”, publica el portal.

Los documentos presentados por Snowden demuestran que la NSA vigiló tanto a las autoridades de la Unión Europea como a las de los países no pertenecientes a la UE, incluidos sus aliados cercanos no anglosajones, como Japón, México, Corea del Sur y Turquía.

La mayoría de los 35 líderes mundiales, cuyas llamadas telefónicas fueron espiadas por la NSA son aliados del país norteamericano. Entre ellos figura el presidente francés, François Hollande, que siempre ha mostrado un grado elevado de solidaridad frente a Washington, y la canciller alemana, Angela Merkel, que fue sometida a escuchas durante años.

Cuarta lección. La vigilancia más persistente por parte de la NSA se realiza contra las principales potencias emergentes del mundo como China, India, Brasil y México. El portal destaca que Washington considera a estos países como Estados ‘que cambian de juego’ (‘game changers’), capaces de tener un impacto significativo en el equilibrio del poder existente en el mundo.

La intrusión cibernética de la NSA en estos países alcanzó una escala tan grande que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, llegó a cancelar su visita oficial a EE.UU. y Canadá y a exigirles explicaciones en relación con el espionaje contra el país sudamericano. Un escándalo similar está a punto de estallar en México. China e India, por su parte, anunciaron el desarrollo de programas nacionales a gran escala de contramedidas cibernéticas.

Quinta lección. Rusia sigue siendo objetivo prioritario de las operaciones del ciberespionaje estadounidense. En contraste con las declaraciones públicas, en los documentos secretos de la NSA Moscú se considera un “socio condicional” contra el que se permite poner en práctica medidas extremas.

Asimismo, según un mapa entregado por Edward Snowden al diario británico ‘The Guardian’ que marca toda la red del espionaje extranjero de la NSA con el uso del sistema de vigilancia XKeyscore, uno de los servidores de XKeyscore más grandes se encuentra en la embajada de EE.UU. en Moscú.

Sexta lección. Las principales organizaciones internacionales, entre ellas la ONU y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), son consideradas por EE.UU. como adversarios en la lucha global por el control del planeta, y por lo tanto, también son objeto de su permanente vigilancia, opina el analista Minin.

La NSA mantiene bajo un control total todo lo que sucede en la ONU, obteniendo así importantes beneficios para la diplomacia estadounidense. En las Naciones Unidas, así como en el OEA y otra serie instituciones internacionales, siempre trabaja un grupo de especialistas de la agencia bajo cobertura diplomática que recopilan y transmiten datos importantes directamente a Washington.

Séptima lección. El control del ciberespacio implementado por EE.UU. no solo tiene el objetivo de recopilar información, sino también de poner en práctica acciones masivas dirigidas a generar un impacto psicológico a una escala sin precedentes y un control de la conducta de los usuarios de la Red global.

El portal concluye que es lógico que con el fin de proteger la seguridad nacional, los estadounidenses actúen del mismo modo que lo han hecho otras potencias de todo el mundo durante siglos. Sin embargo, en sus operaciones EE.UU. superó todos los límites imaginables y creó un ‘monstruo’ que actualmente trata de controlar todo lo que sucede en el planeta.

Related articles

La extrema arrogancia del imperio: el espionaje universal. Leonardo Boff

La extrema arrogancia del imperio: 

el espionaje universal

2013-08-23

El secuestro del Presidente de Bolivia Evo Morales, impidiendo que su avión sobrevolase el espacio europeo y la revelación del espionaje universal por parte de los órganos de información y control del gobierno estadounidense (NSA) nos llevan a reflexionar sobre un tema cultural de graves consecuencias: la arrogancia. Los hechos referidos muestran a qué nivel ha llegado la arrogancia de los europeos, forzados por los Estados Unidos. La arrogancia es un tema central de la reflexión griega de la cual venimos. Modernamente ha sido estudiada en profundidad por un pensador italiano con formación en economía, sociología y psicología analítica, Luigi Zoja, cuyo libro ha sido publicado en Brasil: História da Arrogância (Axis Mundi, São Paulo, 2000).

En este libro denso, se hace la historia de la arrogancia en las culturas mundiales, especialmente en la cultura occidental. Los pensadores griegos (filósofos y dramaturgos) notaron que la racionalidad que se liberaba del mito venía habitada por un demonio que la llevaría a conocer y a desear ilimitadamente, en un proceso sin fin. Esa energía tiende a romper todos los límites y a terminar en la arrogancia, el verdadero pecado que los dioses castigaban duramente. Se llamó hybris al exceso en cualquier campo y Némesis al principio divino que castiga la arrogancia.

El imperativo de la Grecia antigua era méden ágan: «nada en exceso». Tucídides hará decir a Pericles, el genial político de Atenas: «amamos lo bello pero con frugalidad; usamos la riqueza para emprendimientos activos, sin ostentaciones inútiles; para nadie la pobreza es vergonzosa, pero es vergonzoso no hacer lo posible para superarla». En todo buscaban la justa medida.

La ética oriental, budista e hindú, predicaba la imposición de límites al deseo. El Tao Te King ya sentenciaba: «no hay mayor desgracia que no saber contentarse» (cap.46); «habría sido mejor parar, antes que el vaso se desbordase» (cap.9).

La hybris-exceso-arrogancia es el mayor vicio del poder, sea personal, sea de un grupo o de un imperio. Hoy esa arrogancia toma cuerpo en el imperio norteamericano, que somete a todos, y en el ideal del crecimiento ilimitado que subyace a nuestra cultura y a la economía política.

Ese exceso-arrogancia ha llegado en los días actuales a su culmen en dos frentes: en la vigilancia ilimitada, que consiste en la capacidad de que un poder imperial controle, por sofisticada tecnología cibernética, a todas las personas, violando los derechos de soberanía de un país y el derecho inalienable a la privacidad personal. Es señal de debilidad y de miedo de un imperio que ya no consigue convencer con argumentos ni atraer por sus ideales. Entonces necesita usar la violencia directa, la mentira, irrespetar los derechos y los estatutos consagrados internacionalmente. Según los grandes historiadores de las culturas, Toynbee y Burckhard, estas son las señales inequívocas de la decadencia irrefrenable de los imperios. Pero al hundirse causan estragos inimaginables.

El segundo frente de la hybris-exceso reside en el sueño del crecimiento ilimitado mediante la explotación despiadada de los bienes y servicios naturales. Occidente creó y exportó a todo el mundo este tipo de crecimiento, medido por la cantidad de bienes materiales (PIB). Rompe con la lógica de la naturaleza que siempre se autorregula manteniendo la interdependencia de todos con todos. Así un árbol no crece ilimitadamente hasta el cielo; de la misma forma el ser humano conoce sus límites físicos y psíquicos. Pero este proyecto hace que el ser humano imponga a la naturaleza su regulación arrogante: así consume hasta enfermarse y al mismo tiempo busca la salud total y la inmortalidad biológica. Ahora que os límites de la Tierra se han hecho sentir, pues se trata de un planeta pequeño y enfermo, lo fuerza con nuevas tecnologías a producir más. La Tierra se defiende creando el calentamiento global con sus eventos extremos.

Con propiedad dice Soja: «el crecimiento sin fin no es nada más que una ingenua metáfora de la inmortalidad» (p.11). Samuel P. Huntington en su discutido libro El choque de civilizaciones (Paidós 1998) afirmaba que la arrogancia occidental constituye «la fuente más peligrosa de inestabilidad y de un posible conflicto global en un mundo multicivilizacional» (p.397). Este sobrepasar todos los límites está agravado por la ausencia de la razón sensible y cordial. Por ella leemos emotivamente los datos, escuchamos los mensajes de la naturaleza y percibimos lo humano de la historia humana, dramática y esperanzadora.

La aceptación de los límites nos hace humildes y conectados a todos los seres. El imperio norteamericano, por la lógica propia de la arrogancia dominadora, se distancia de todos, crea desconfianzas pero jamás amistad y admiración.

Termino con un cuento de León Tolstoi en el estilo de João Cabral de Mello Neto: ¿De cuánta tierra precisa un hombre? . Un hombre hizo un pacto con el diablo: recibiría toda la tierra que consiguiese recorrer a pie. Se puso a andar día y noche, sin parar, de valle en valle, de monte en monte. Hasta que extenuado cayó muerto. Comenta Tolstoi: si conociese su límite, sabría que apenas le bastaban unos metros; más que eso no necesitaría para ser sepultado.

Para ser admirados, los Estados Unidos no necesitarían más que su propio territorio y su propio pueblo. No precisarían desconfiar de todos ni fisgonear la vida de todo el mundo.

A extrema arrogacia do império: a espionagem universal

A extrema arrogâcia do Império: a espionagem universal

18/08/2013

O sequestro do Presidente da Bolívia Evo Morales, impedindo que seu avião sobrevoasse o espaço europeu e  a revelação da espionagem universal por parte dos órgãos de informação e controle do governo norteamericano (NSA) nos levam a refletir sobre um tema cultural de graves consequências: a arrogância. Os fatos referidos mostram a que nível chegou a arrogância dos europeus forçadamente alinhados aos EUA. Somente foi superada pela arrogância pessoal de Hitler e do nazismo. A arrogância é um tema central da reflexão grega de onde viemos. Modernamente foi estudada com profundidade por um pensador italiano com formação em economia, sociologia e psicologia analítica, Luigi Zoja, cujo livro foi lançado no Brasil:”História da Arrogância”(Axis Mundi, São Paulo, 2000).

Neste livro denso, se faz a história da arrogância, nas culturas mundiais, especialmente na cultura ocidental. Os pensadores gregos (filósofos e dramaturgos) notaram que a racionalidade que se libertava do mito vinha habitada por um demônio que a levaria a conhecer e a desejar ilimitadamente, num processo sem fim. Esse energia tende a  romper todos os limites e terminar na arrogância, no excesso e na desmedida, o verdadeiro pecado que os deuses castigavam impidosamente. Foi chamada  de hybris: o excesso em qualquer campo da vida humana e de Nemesis o princípio divino que pune a arrogância.

O imperativo da Grécia antiga era méden ágan: “nada de excesso”. Tucídides fará Péricles, o genial político de Atenas, dizer: “amamos o belo mas com frugalidade; usamos a riqueza para empreendimentos ativos, sem ostentações inúteis; para ninguém a pobreza é vergonhosa, mas é vergonhoso não fazer o possível para superá-la”. Em tudo buscavam a justa medida e autocontenção.

A  ética oriental, budista e hindu, pregava a imposição de limites ao desejo. O Tao Te King já sentenciava:”não há desgraça maior do que não saber se contentar”(cap.46); “teria sido melhor ter parado antes que o copo transbordasse”(cap.9).

A hybris-excesso-arrogância é o vício maior do poder, seja pessoal, seja de um grupo, de  uma ideologia ou de um Império. Hoje essa arrogância ganha corpo no Império nortemericano que a todos submete e no ideal do crescimento ilimitado que subjaz à nossa cultura e  à economia política.

Esse excesso-arrogância chegou nos dias atuais a uma culminância em duas frentes: na vigilância ilimitada que consiste na capacidade de um poder imperial controlar, por sofisticada tecnologia cibernética, todas pessoas, violar os direitos de soberania de um país e o direito inalienável à privacidade pessoal. É um sinal de fraqueza e de medo, pois o Império não consegue mais convencer com argumentos e atrair por seus ideais. Então precisa usar a violência direta, a mentira, o desrespeito aos direitos e aos estatutos consagrados internacionalmente. Ou então as desulpas pífias e nada convincentes do Secretarário de Estado norteamericano quando visitou, há dias, o Brasil. Segundo os grandes historiadores das culturas, Toynbee e Burckhard, estes são os sinais inequívocos da decadência irrefreável dos Impérios. Nada do que se funda sobre a injustiça, a mentira e a violação de direitos se sustenta. Chega o dia de sua verdade e de sua ruína. Mas ao afundarem causam estragos inimagináveis.

A segunda frente da hybris-excesso reside no sonho do crescimento ilimitado pela exploração desapiedada dos bens e serviços naturais. O Ocidente criou e  exportou para todo mundo este tipo de crescimento, medido pela quantidade de bens materiais (PIB). Ele rompe com a lógica da natureza que sempre se autoregula mantendo a interdependência de todos com todos e a preservação da teia da vida. Assim uma ávore não cresce ilimitadamente até o céu; da mesma forma o ser humano conhece seus limites físicos e psíquicos. Mas esse projeto fez com que o ser humano impusesse à natureza a sua regulação arrogante que não quer recohecer limites: assim consome até adoecer e, ao mesmo tempo procura a saúde total e a imortalidade biológica. Agora que os limites da Terra se fizeram sentir, pois se trata de um planeta pequeno e doente, força-o com novas tecnologias a produzir mais. A Terra se defende criando o aquecimento global com seus eventos extremos.

Com propriedade diz Soja:”o crescimento sem fim nada mais é que uma ingênua metáfora da imortalidade”(p.11). Samuel P. Huntington em seu discutido livro O choque de Civilizações (Objetiva 1997) afirmava que a arrogância ocidental constitui “a mais perigosa fonte de instabilidade e de um possível conflito global num mundo multicivilizacional” (p.397).

Esta ultrapassagem de todos os limites é agravada pela ausência da razão sensível e cordial. Por ela  lemos emotivamente os  dados, escutamos atentamente as mensagens da natureza e percebemos o humano da história humana, dramática e esperançadora. A aceitação dos limites nos torna humildes e conectados a todos os seres. O Império norteamericano, por uma lógica própria da arrogância dominadora, se distancia de todos, cria desconfianças mas jamais amizade e admiração.

Termino com um conto de Leon Tostoi no estilo de João Cabral de Mello Neto: De quanta terra precisa um homem?  Um homem fez um pacto com o diabo: receberia toda a terra que conseguisse percorrer a pé. Começou a caminhar dia e noite, sem parar, de vale em vale, de monte em monte. Até que extenuado caiu morto. Comenta Tostoi: se ele conhecesse seu limite, entenderia que apenas uns metros lhe bastariam; mais do que isso não precisaria para ser sepultado.

Para serem  admirados os EUA não precisariam mais do que seu próprio território e seu próprio povo. Não precisariam desconfiar de todos e bisbilhiotar  a vida de todo mundo.

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. NO ES TU PAPÁ; EN LAS ENTRAÑAS DE LA COMPAÑÍA

Barack Obama’s last California visit, Silicon ...

Barack Obama’s last California visit, Silicon Valley (Photo credit: Wikipedia)

Pete Souza, Official White House Photographer

Pete Souza, Official White House Photographer (Photo credit: Wikipedia)

Barack Obama and Michelle Obama

Barack Obama and Michelle Obama (Photo credit: Wikipedia)

Jue 11-07-13

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: No es tu papá

·        El espionaje como filosofía política

·        A redactar en la vieja Smith Corona

Abramos esta historia con un chistorete, que en composición fotográfica circula en las redes antisociales. Es una foto en la que aparecen, en amena conversación, un chicanito como de diez años de edad y Obama. El morenito le dispara al negrito fisgón: Oye, Obama. Dice mi papá que andas espiándonos. Y Barack le responde muy seguro de lo que dice: “No es tu papá”…

Los rusos, tan fisgoneados o más que los mexicanos, acaban de anunciar al mundo que ya encargaron 20 máquinas de escribir de las antigüitas, como las que el escribidor conserva en su estudio, en las que le tundía a la noticia, cuando los ordenadores aún no aparecían.

Los excomunistas redactarán en los mecanógrafos los documentos secretos, secretísimos, del Servicio Federal de Protección (SFO) para burlar a los robots de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), de la CIA y de la oficina particular de Obama, quien los espía porque espiar para Washington ha sido un deporte nacional desde la guerra de secesión. Es una filosofía de gobierno. Es una política pública. No parece pero en Estados Unidos todo mundo anda de metiche con el vecino. Lo acaba de revelar Izvestia. El SFO es la agencia, heredera de la KGB estalinista. encargada de la seguridad de los altos mandos del Estado.   

Luego de los escándalos por la difusión de documentos secretos de WikiLeaks, las revelaciones del ex agente de la CIA, Edward Snowden (quien permanece en el aeropuerto de Moscú deshojando la margarita para ver quien le da asilo político), las informaciones sobre las escuchas a Dmitri Medvédev (expresidente de la Federación), durante la cumbre del G20 en Londres, los redactores del Kremlin recibieron la orden de crear documentos en papel y distribuirlos en la valija diplomática.

Y ahora se sabe que también es agente de la NSA el multimillonario Bill Gates, quien ha mantenido una estrecha colaboración con las agencias de inteligencia estadounidenses, para facilitar la intercepción de mensajes privados de sus usuarios, según documentos de la propia agencia fisgona, desvelados por el diario británico The Guardian.

Nueva información filtrada por Snowden, revela cómo la compañía de Silicon Valley ayudó a la NSA a eludir el sistema de codificación que protege las conversaciones entre usuarios a través del chat del portal Outlook.com. Microsoft trabajó además, durante este año, junto a la Oficina Federal de Investigación de EU (FBI) y la NSA para facilitar el acceso indiscriminado a la información archivada en la nube, a través del servicio SkyDrive, que cuenta con cerca de 250 millones de usuarios.

También Skype, una compañía que Microsoft adquirió en 2011 por cerca de 6 mil millones de euros, ayudó a los servicios secretos de Estados Unidos para facilitar su labor al interceptar conversaciones en formato de vídeo y audio, según “The Guardian”. Snowden, quien desde el 23 de junio permanece en la zona de tránsito del aeropuerto Sheremetievo de Moscú, filtró a principios de junio documentos que atestiguan la existencia del denominado programa Prism, que permite a las agencias de inteligencia acceder a la información que millones de usuarios almacenan en los servidores de compañías como Google, Microsoft y Facebook.

Y hasta los mexicanos están muy preocupados por el espionaje – hombre, quién espía a quién en este mundo matraca – Los diputados, los senadores, exigen al gobierno que pida a Obama que aclare. Pero si el espionaje es la práctica más “popular” en los gobiernos del mundo. EU espía a Rusia; Rusia, a EU. Inglaterra, a Irlanda. El PRI espía al PRD, al PAN, y mi abuelita me espía a mí. Y como el escribidor no quiere que lo espíen, redacta lo realmente privado en su veterana Remington, o en su Smith Corona. Y manda lo mensajes ensobretados por taxiestafeta. Ay, Apá. Me dijo el negrito que no sos mi apá… Big Brother…

fgomezmaza@analisisafondo.com

www.analisisafondo.com

 

Francisco Gómez Maza

++++++++++

Mie 10-07-13

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: En las entrañas de la Compañía

  • Ni George Orwell imaginó en 1984
  • Todos, a la vista del Big Brother

Los medios informativos andan como locos preguntando a quien se deje acerca del espionaje estadounidense sobre México. Han salido a la luz contratos y un convenio firmado entre el Gobierno mexicano y el estadounidense, primero para la compra de equipos de intercepción de comunicaciones; y, segundo, para que Washington tuviera la posibilidad, a través de estos equipos, de interceptar llamadas y otro tipo de comunicaciones vía electrónica.

El subsecretario de Medios de la Secretaría de Gobernación, Eduardo Sánchez Hernández, salió al quite, diciendo que la Procuraduría General de la República está atendiendo este caso; revisa la documentación del caso. Ella dará cuenta del resultado en cuanto ello sea posible.

La verdad es que en esta perversa trama de soplones, orejas, antenas, o como quiera usted y mande, se está haciendo un tsunami en una taza de agua. El asunto es tan viejo como los tatarabuelos del escribidor. La CÍA siempre ha estado fisgoneando a quien se deje y a quien. Se recuerda que en la avenida Revolución, hace ya un titipuchal de años, había una frutería-taquería, a donde todo buen gurmet de los taquitos de carnitas michoacanas caía cuántas veces pasaba por esos rumbos.

Pues un buen día se armó la grande. La taquería desapareció de la noche a la mañana. Y la prensa de entonces, hará unos 40 años, publicó la noticia a ocho columnas. La policía política mexicana – la Dirección Federal de Seguridad – había descubierto que la visitadísima taquería frutería fue un puesto de la CIA, que se dedicaba a registrar imágenes, personas, conversaciones, que ocurrían en la embajada de la Unión Sovética, que quedaba mero enfrente del negocio, que por cierto era regenteado por un taquero cubano.

No es noticia nueva que las agencias de espionaje de Washington espíen a los mexicanos. Es el pan nuestro de cada día. Recuerdo que, por aquellos años de gorilatos y guerrillas, se había asilado en ciudad de México un sacerdote colombiano, acérrimo opositor del gobierno – la época del surgimiento del ELN, del inolvidable padre Camilo Torres Restrepo, y cuando el escribidor iba a visitarlo y a comentar los asuntos políticos de aquella Latinoamérica, el amigo clérigo ponía la radio a todo volumen y, mientras platicábamos, no dejaba de sonar un llavero, para que la conversación no fuera grabada por los agentes que, desde automóviles estacionados en la calle, paraban las orejas para ver quién entraba, de qué hablaba, y a qué hora se retiraba.

El periodista Jefferson Morley se ocupó de descubrir qué presidentes de la república fueron espías de la Compañía. Y antes de Morley lo reveló el ex agente Philip Agee. Inside the Company se titula la obra de Agee. En él encuera  como soplones de la CIA, a Adolfo López Mateos, identificado con la clave “Lienvoy 2”; Gustavo Díaz Ordaz, cuya clave secreta era “Litempo 8”; y Luis Echeverría Álvarez, “Litempo 14”.

Las revelaciones de Agee van más lejos. Afirma que cuando Díaz Ordaz avisó a Echeverría que sería su sucesor en la presidencia,  Echeverría se apresuró a comunicar el suceso a la CIA el mismo día en que Díaz Ordaz le comunicó la decisión.

¿Era verdad lo que Agee denunciaba? Mucho de verdad tiene sus revelaciones, como la tuvieron las del inolvidable Manuel Buendía Tellezgirón, asesinado por un presunto agente de la Compañía.

Así que no se preocupe. En toda la historia mexicana, EU ha espiado a los mexicanos con sus propios agentes y con mexicanos prominentes contratados exprofeso. No me lo va a creer, pero todos los mexicanos que tienen algo que decir son visitados permanentemente por las antenas de la Compañía. Me tardaré más en subir este texto a la Red que los robots de la CIA y de la SNA en capturarlo. Así de fácil

fgomezmaza@analisisafondo.com

www.analisisafondo.com

 

Francisco Gómez Maza