MOSAICO, 13-XI-014

????????????????????????Martínez Campos, 13-XI-014

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA  PIEDAD, 13 de Noviembre.- SUELE DARSE POR sentado que en el oficio  de periodista es un deber dar voz “a quien no la tiene”. Y en general lo hacemos, aun cuando por la forma en que están balanceadas, o desbalanceadas las relaciones sociales, se inclina uno muchas veces más por dar voz a los del poder. Cualquiera observa eso en noticieros o en primeras planas de los diarios. Por mi parte, sin desestimar lo que dije arriba, desde hace muchos años me gusta dar voz a los liderazgos sean morales, políticos o académicos, cuando lo ha ameritado el momento de lo que hago, sea cual fuere el medio utilizado, entrevista, información, o algún comentario. Y esto porque comencé a darme cuenta, desde los sesenta (cambios en mi Iglesia católica), setenta (la alerta sobre la situación mundial , por el Club de Roma) y luego los grandes acontecimientos como entre nosotros la debacle del sistema, o en otros niveles la debacle de todos los sistemas. ASÍ ES DE que soy sensible  a las alertas de los liderazgos sobre lo que nos pasa en “estos tiempos calamitosos” (así decían ya los romanos), tiempos nublados, tiempos revueltos o de plano el desquiciamiento planetario, del cual nadie escapamos, aun cuando lo pretendamos. Y ya renuncié a pretender liderazgos perfectos, de esos que descobijan nuestras propias pretensiones de perfección personal u ocultan nuestro propio afán de dominación (eso del quítate tú para ponerme yo, relativo al poder), disfrazado de altruismo, bien común predicado más no practicado, o la santidad fosilizada en la estatua o en el texto pero nunca llevada a la vida de todos los días desde la pequeña comunidad a la grande, desde la factoría o la oficina. DIGO ESTO PORQUE, aunque “sea tardecito”, los obispos, nuestros obispos católicos, se pronuncian sobre la violencia en Guerrero en breve texto, tema que habían abordado de manera más amplia sobre la situación del país, hace cuatro años. Si no fuera porque el mensaje viene de los obispos, diría uno que es alarmista. Pero no, a mi parecer, muy bien situado, comenzando por esa especie de grito, de clamor sumado al de la sociedad, del “¡¡Basta ya!!”. No queremos más sangre, ni más muertos, ni más dolor ni más venganza. No sólo en Guerrero, sino hay miles de víctimas anónimas en diversas regiones de nuestro país, dicen.  Hay una crisis manifiesta, porque la situación del país ha empeorado desatando una verdadera crisis nacional. Así es de que se requiere una profunda transformación del orden institucional, judicial, político. Y las causas de todo esto, desde la fe, dicen, es que nos hemos alejado de Dios. Estamos pues en un momento crítico pero todos somos parte de la solución. Hay Esperanza, hay un despertar de la sociedad civil.  “Los Obispos de México decimos: ¡Basta ya! No queremos más sangre. No queremos más muertes. No queremos más desparecidos. No queremos más dolor ni más vergüenza. Compartimos como mexicanos la pena y el sufrimiento de las familias cuyos hijos están muertos o están desaparecidos en Iguala, en Tlatlaya y que se suman a los miles de víctimas anónimas en diversas regiones de nuestros país…” “ Con tristeza reconocemos que la situación del país ha empeorado, desatando una verdadera crisis nacional. Muchas personas viven sometidas por el miedo, la desconfianza al encontrarse indefensas ante la amenaza de grupos criminales y, en algunos casos, la lamentable corrupción de las autoridades. Queda al descubierto una situación dolorosa que nos preocupa y que tiene que ser atendida por todos los mexicanos, cada uno desde su propio lugar y en su propia comunidad. En nuestra visión de fe, estos hechos hacen evidente que nos hemos alejado de Dios; lo vemos en el olvido de la verdad, el desprecio de la dignidad humana, la miseria y la inequidad crecientes, la pérdida del sentido de la vida, de la credibilidad y confianza necesarias para establecer relaciones sociales estables y duraderas. En medio de esta crisis vemos con esperanza el despertar de la sociedad civil que, como nunca antes en los últimos años, se ha manifestado contra la corrupción, la impunidad y la complicidad de algunas autoridades. Creemos que es necesario pasar de las protestas a las propuestas. Que nadie esté como buitre esperando los despojos del país para quedar satisfecho..”. La vía pacífica, que privilegia el diálogo y los acuerdos transparentes, sin intereses ocultos, es la que asegura la participación de todos para edificar un país para todos..”. EN ROMA, DURANTE su audiencia de los miércoles, el Papa Francisco: “quiero de alguna manera expresar a los mexicanos, a los aquí presentes y a los que están en la patria, mi cercanía en este momento doloroso de legal desaparición, pero, sabemos, de asesinato de los estudiantes. Se hace visible la realidad dramática de toda la criminalidad que está detrás del comercio y tráfico de drogas. Estoy cerca de ustedes y de sus familias”. (www.silvianomartinez.wordpress.com)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: