PERIODISTAS DESTACADOS. Salvador Flores LLamas

 

A c e n t o

Periodistas destacados

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

José Vasconcelos, Nemesio García Naranjo, Rodrigo de Llano, Regino Hernández Llergo, Jesús Guisa y Azevedo, Fernando Díez de Urdanivia, Mariano de Urdanivia, Carlos Septién García, Armando Chávez Camacho, Alejandro Quijano fueron nombres de destacados periodistas que me incitaron a estudiar periodismo en mis mocedades.

Al iniciarme en el ejercicio profesional, además de ellos, figuraban Carlos Denegri, Daniel Cosío Villegas, Rubén Salazar Mayén, Manuel de Ertze Garamendi, José Ma. Gallegos Rocafull, Antonio Brambila y muchos otros a quienes mi memoria no recuerda.

Ya como reportero conocí a “vacas sagradas” del oficio: Flavio Zavala Millet, Fray Nano, Antonio Huerta y Fernando Marcos, en lo deportivo; en lo informativo a Manuel Becerra Acosta Sr., al “Güero” Téllez Vargas, Agustín Barrios Gómez, Luis Spota, Armando Rivas Torres, Adrián Villalta, Víctor Manuel Jurado, “el Bobo” Lozano, “la Vaca” Domínguez, Demetrio Bolaños, Clemente Cámara, Salvador y Armando Borrego, Rogelio Cárdenas, Leopoldo y Roberto Ramírez Cárdenas, Gonzalo Chapela, Cirino Pérez Aguirre, Julio Scherer, Becerra Acosta Jr., Alberto Ramírez de Aguilar, Alejandro Avilés y Manuel Buendía. 

Ellos y muchos que escapan me motivaron a superarme en la brega diaria, pues los leía, acompañé en giras de trabajo y entrevistas de prensa y les aprendí a desempeñar mejor la hermosa tarea que escogí y me enorgullece.

En el aula aprendí a distinguir entre periodismo informativo y de opinión y, como la materia prima es la noticia, dividí a los esforzados en reportearla y presentarla –para mí los periodistas genuinos- de quienes la comentan: articulistas, columnistas o especialistas en materias diversas, merecedores todos de admiración, si cumplen responsablemente su función.     

Van algunas anécdotas. Un día el señor De llano, director general de Excélsior, envió al “Bobo” Lozano a cubrir la botadura de un barco, que haría el secretario de Marina, general Heriberto Jara, en el Lago de Chapultepec.

Ye era muy noche y la nota no estaba. D. Rodrigo preguntó al “Bobo” por qué no la había escrito,  y respondió: “Es que no hubo nota, porque el casco del barco era de cemento, y se hundió”. “Ésa es la noticia precisamente: el barco se fue a pique porque era de cemento”, dijo el prestigiado periodista.  

Durante la disputa entre “Novedades” y “Excélsior”  sobre cuál era el diario más importante, llegó a éste por cable la noticia: D. Rómulo O’Farrill Sr., dueño de “Novedades”, sufrió un accidente en Europa. El reportero de guardia de “Excélsior” la aderezó, y al otro día el cintillo del diario dio por muerto al Sr. O’Farrill, lo que conmocionó al periodismo y la política.

No tardó en llegar la reclamación de un ejecutivo de “Novedades”, pues D. Rómulo no falleció, sólo sufrió un accidente, que ameritó le amputaran una pierna, que, por cierto, le indujo a abrir un hospital especializado en tratar a víctimas de accidentes similares y a ser un gran filántropo.

Contaba Horacio “la Vaca” Domínguez que le ordenaron en “El Universal” cubrir la primera transmisión de radio en México, que fue de Xochimilco al Hotel Regis, y él tenía que ir hasta aquel lejano sitio del sur de la ciudad.

Jovenazo, creyó que aquello era una vacilada: ¿cómo iba a oírse a través del aire la voz humana de un lugar distante a otro? Olvidó la orden de trabajo y se fue con sus amigos y sus novias a remar a Chapultepec.

Al pedirle por la tarde la nota en la redacción, explicó que él no cubría vaciladas; lo suspendieron y el reportero de guardia tuvo que conseguir la información con los colegas.

Había hermandad entre los reporteros de guardia, que cubrían en las noches por teléfono las noticias destacadas de última hora, sobre todo policíacas. Sólo cuando eran muy fuertes iban al lugar de los hechos. Por eso, se ayudaban a conseguir las notas y las intercambiaban; siempre que no fueran exclusivas de su diario.

Cuando Jacobo Zabludovsky trabajó en “Novedades”, lo enviaron a cubrir un parto múltiple a Milpa Alta. Ya noche, “El Universal” recibió el pitazo de que esa exclusiva iría a ocho columnas en aquel diario; el jefe de redacción ordenó al reportero de guardia la consiguiera a como diera lugar.

Hubo en el periodismo de los años 50 a los 90, un personaje muy estimado, Toribio Orejón “Chichuiguillas”, conocido en las redacciones, sobre todo en las de y en torno a Bucareli. El colega del problema le llamó por teléfono e invitó a verse en un sitio cercano, y allí le planteó su problema.

“Chichihuillas” le dijo que no se preocupara, y al rato llego a la propia redacción de “El Universal” y entregó a su amigo la copia de la nota; fue “la de 8” de este diario, pero sin firma. En “Novedades” hicieron gran coraje y Jacobo su entripado, pero no supieron quién la filtró.

También había compañerismo entre quienes cubrían la misma fuente. La tarde del asesinato de Buendía, llamó a “Ovaciones” un colega de fuente y me preguntó si era cierto que eso había ocurrido. No había en la redacción ningún reportero policíaco y los jefes no sabían nada. Así que mi amigo nos dio la nota, que de inmediato me ordenaron fuera a cubrirla.

En las giras pasaron mil anécdotas.

Una tarde en la gira de López Portillo por Japón, llegó a la sala de prensa don Fernando Garza, jefe de prensa presidencial, y al ver que a un colega se le habían pasado las copas, le dijo irónicamente: “Caray, mano, ahora sí se te juntaron las notas.”

Sin entender el sarcasmo, el reportero le contestó: “D. Fer, hoy se me amontonaron”. Y Garza ripostó: “Sí, pero las notas del bar”, y provocó las carcajadas de los empeñosos periodistas que estaban cerca. 

Era sabida la predilección de López Portillo por López Dóriga. Al terminar un acto en el Salón Carranza, de Los Pinos, pasaba el Presidente y al ver en la valla a Joaquín, le fintó un golpe al estómago; el reportero lo esquivó echándose hacia atrás, pero volteó y dijo al colega que estaba atrás de él: “Perdona, hermano, que casi te atropellara, pues aunque era un golpe presidencial, también duele”.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: