La Valija Informativa, 30-VIII-014

La Valija Informativa, 30-VIII-014.

vía La Valija Informativa, 30-VIII-014.

Advertisements

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. ¿SERÁ, PRESIDENTE?

Mie 27-08-14

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: ¿Será, Presidente?

 

·         Entusiasta optimismo de que saldremos del hoyo 

·         Si es que Caperucita no se come primero al lobo

En los círculos gubernamentales campea el optimismo respecto de un futuro brillante de la economía mexicana.

El mismo presidente de la república, don Enrique Peña Nieto, se manifestó francamente entusiasmado por los números que del comportamiento de las principales variables económicas dio a conocer este miércoles el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

Pero… siempre hay un pero en este análisis: el entusiasmo aún no se ve reflejado en la fuerza de trabajo.

El espíritu de fiesta aún no inunda los hogares mexicanos, particularmente de las clases medias para abajo.

A los micro, pequeños y medianos empresarios los mató la reforma fiscal y tienen que hacer circo, maroma y teatro para pagar al SAT mensualmente el IVA y la parte proporcional del Impuesto Sobre la Renta. Esto los hace añicos. Y no se diga a las personas físicas con actividad empresarial.

En Monterrey, donde encabezó la presentación de una planta de ensamble automotriz de la coreana Kía Motors, Peña Nieto se ufanó de que, hoy por hoy, a economía mexicana es una de las más seguras y atractivas para los inversionistas extranjeros.

Y se basa el optimismo presidencial en el informe del INEGI: en julio las ventas totales de México al exterior crecieron 4.5 por ciento, muy por encima de los pronósticos que la misma Secretaría de Hacienda mantiene para el crecimiento de la economía total al término del año en curso.

Con todo el derecho del mundo. No faltaba más. El mandatario mexicano está muy optimista, pues está seguro de que las inversiones extranjeras – como las de diez mil millones de dólares registradas por la industria automotriz en lo que va del año – seguirán llegando “porque el país se está transformando en una de las economías más atractivas, seguras  y confiables para el mundo”. Dios le oiga, don Enrique. Eso, eso es lo que no tenemos los mexicanos. Confianza. Y menos hay confianza entre los pequeños, los de la miscelánea de la esquina, los de la talacha diaria, y menos entre los pobres legionarios que apenas ganan lo indispensable para medio comer, medio vestirse, medio cubrirse de la lluvia y del sol, medio curarse. Y menos para el descanso y el ocio.

Pero bueno. Es muy explicable el entusiasmo del señor presidente, Está comprometido a cumplir sus compromisos de campaña. Y uno de los compromisos asumidos es que llegue un momento, más temprano que tarde, que todos, todos, puedan disponer de un dinerito de sobra en la cartera.

Pero la realidad es aún triste. Es reaccionaria. Es pesimista. Es jodona. Inclusive en tratándose del comportamiento de las cuentas nacionales, como el rubro de la producción y exportaciones de la industria insigina de México en estos momentos: la automotriz, que es la que está deteniendo el cerro para que no se caiga; la que está comportándose extraordinariamente.

Y no lo dice este escribidor. Lo dicen los expertos de uno de los grupos financieros más importantes, envueltos en aquel escándalo de las tarjetas con las que presuntamente el PRI compró votos en las elecciones de hace dos años. El Grupo Financiero Monex señaló que, para el resto del año, la economía ciertamente registrará una ligera recuperación, pero la recuperación será frágil, además de que apenas habrá un crecimiento del producto interno bruto (la suma de todos los bienes y servicios producidos durante el año) estimado en 2.9 por ciento, 80 puntos base abajo de los cálculos de la misma Secretaría de Hacienda.

Y fíjese si no tiene razón Monex. Como lo explicó a periodistas su subdirector de análisis, Eduardo Ávila, la economía aún muestra signos de fragilidad principalmente en el llamado sector servicios. Este representa más de dos tercios del total de la economía. Los servicios están atorados por los efectos de la reforma fiscal, aprobada por el Congreso, tanto en el comportamiento del consumo como en los esquemas para las empresas, la homologación del IVA en la frontera y los incrementos en los precios de la gasolina. Ahí está el meollo de nuestros pesimismos.

Claro, La virtud de la esperanza es muy importante en estos momentos. No hay que olvidar que, como lo destaca Peña Nieto, seis de las once reformas estructurales aprobadas por el Congreso son de carácter económico, y él espera que habrán de elevar la productividad y el ritmo de crecimiento del país.

¿Será, don Enrique? Quiero estar plenamente con usted.

PERIODISTAS DESTACADOS. Salvador Flores LLamas

 

A c e n t o

Periodistas destacados

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

José Vasconcelos, Nemesio García Naranjo, Rodrigo de Llano, Regino Hernández Llergo, Jesús Guisa y Azevedo, Fernando Díez de Urdanivia, Mariano de Urdanivia, Carlos Septién García, Armando Chávez Camacho, Alejandro Quijano fueron nombres de destacados periodistas que me incitaron a estudiar periodismo en mis mocedades.

Al iniciarme en el ejercicio profesional, además de ellos, figuraban Carlos Denegri, Daniel Cosío Villegas, Rubén Salazar Mayén, Manuel de Ertze Garamendi, José Ma. Gallegos Rocafull, Antonio Brambila y muchos otros a quienes mi memoria no recuerda.

Ya como reportero conocí a “vacas sagradas” del oficio: Flavio Zavala Millet, Fray Nano, Antonio Huerta y Fernando Marcos, en lo deportivo; en lo informativo a Manuel Becerra Acosta Sr., al “Güero” Téllez Vargas, Agustín Barrios Gómez, Luis Spota, Armando Rivas Torres, Adrián Villalta, Víctor Manuel Jurado, “el Bobo” Lozano, “la Vaca” Domínguez, Demetrio Bolaños, Clemente Cámara, Salvador y Armando Borrego, Rogelio Cárdenas, Leopoldo y Roberto Ramírez Cárdenas, Gonzalo Chapela, Cirino Pérez Aguirre, Julio Scherer, Becerra Acosta Jr., Alberto Ramírez de Aguilar, Alejandro Avilés y Manuel Buendía. 

Ellos y muchos que escapan me motivaron a superarme en la brega diaria, pues los leía, acompañé en giras de trabajo y entrevistas de prensa y les aprendí a desempeñar mejor la hermosa tarea que escogí y me enorgullece.

En el aula aprendí a distinguir entre periodismo informativo y de opinión y, como la materia prima es la noticia, dividí a los esforzados en reportearla y presentarla –para mí los periodistas genuinos- de quienes la comentan: articulistas, columnistas o especialistas en materias diversas, merecedores todos de admiración, si cumplen responsablemente su función.     

Van algunas anécdotas. Un día el señor De llano, director general de Excélsior, envió al “Bobo” Lozano a cubrir la botadura de un barco, que haría el secretario de Marina, general Heriberto Jara, en el Lago de Chapultepec.

Ye era muy noche y la nota no estaba. D. Rodrigo preguntó al “Bobo” por qué no la había escrito,  y respondió: “Es que no hubo nota, porque el casco del barco era de cemento, y se hundió”. “Ésa es la noticia precisamente: el barco se fue a pique porque era de cemento”, dijo el prestigiado periodista.  

Durante la disputa entre “Novedades” y “Excélsior”  sobre cuál era el diario más importante, llegó a éste por cable la noticia: D. Rómulo O’Farrill Sr., dueño de “Novedades”, sufrió un accidente en Europa. El reportero de guardia de “Excélsior” la aderezó, y al otro día el cintillo del diario dio por muerto al Sr. O’Farrill, lo que conmocionó al periodismo y la política.

No tardó en llegar la reclamación de un ejecutivo de “Novedades”, pues D. Rómulo no falleció, sólo sufrió un accidente, que ameritó le amputaran una pierna, que, por cierto, le indujo a abrir un hospital especializado en tratar a víctimas de accidentes similares y a ser un gran filántropo.

Contaba Horacio “la Vaca” Domínguez que le ordenaron en “El Universal” cubrir la primera transmisión de radio en México, que fue de Xochimilco al Hotel Regis, y él tenía que ir hasta aquel lejano sitio del sur de la ciudad.

Jovenazo, creyó que aquello era una vacilada: ¿cómo iba a oírse a través del aire la voz humana de un lugar distante a otro? Olvidó la orden de trabajo y se fue con sus amigos y sus novias a remar a Chapultepec.

Al pedirle por la tarde la nota en la redacción, explicó que él no cubría vaciladas; lo suspendieron y el reportero de guardia tuvo que conseguir la información con los colegas.

Había hermandad entre los reporteros de guardia, que cubrían en las noches por teléfono las noticias destacadas de última hora, sobre todo policíacas. Sólo cuando eran muy fuertes iban al lugar de los hechos. Por eso, se ayudaban a conseguir las notas y las intercambiaban; siempre que no fueran exclusivas de su diario.

Cuando Jacobo Zabludovsky trabajó en “Novedades”, lo enviaron a cubrir un parto múltiple a Milpa Alta. Ya noche, “El Universal” recibió el pitazo de que esa exclusiva iría a ocho columnas en aquel diario; el jefe de redacción ordenó al reportero de guardia la consiguiera a como diera lugar.

Hubo en el periodismo de los años 50 a los 90, un personaje muy estimado, Toribio Orejón “Chichuiguillas”, conocido en las redacciones, sobre todo en las de y en torno a Bucareli. El colega del problema le llamó por teléfono e invitó a verse en un sitio cercano, y allí le planteó su problema.

“Chichihuillas” le dijo que no se preocupara, y al rato llego a la propia redacción de “El Universal” y entregó a su amigo la copia de la nota; fue “la de 8” de este diario, pero sin firma. En “Novedades” hicieron gran coraje y Jacobo su entripado, pero no supieron quién la filtró.

También había compañerismo entre quienes cubrían la misma fuente. La tarde del asesinato de Buendía, llamó a “Ovaciones” un colega de fuente y me preguntó si era cierto que eso había ocurrido. No había en la redacción ningún reportero policíaco y los jefes no sabían nada. Así que mi amigo nos dio la nota, que de inmediato me ordenaron fuera a cubrirla.

En las giras pasaron mil anécdotas.

Una tarde en la gira de López Portillo por Japón, llegó a la sala de prensa don Fernando Garza, jefe de prensa presidencial, y al ver que a un colega se le habían pasado las copas, le dijo irónicamente: “Caray, mano, ahora sí se te juntaron las notas.”

Sin entender el sarcasmo, el reportero le contestó: “D. Fer, hoy se me amontonaron”. Y Garza ripostó: “Sí, pero las notas del bar”, y provocó las carcajadas de los empeñosos periodistas que estaban cerca. 

Era sabida la predilección de López Portillo por López Dóriga. Al terminar un acto en el Salón Carranza, de Los Pinos, pasaba el Presidente y al ver en la valla a Joaquín, le fintó un golpe al estómago; el reportero lo esquivó echándose hacia atrás, pero volteó y dijo al colega que estaba atrás de él: “Perdona, hermano, que casi te atropellara, pues aunque era un golpe presidencial, también duele”.

 

 

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. ¿2014, AÑO DEL PRD?

Jue 28-08-14

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: ¿2014, año del PRD?

 

·         Senado y Diputados, con presidentes perredistas

·         Silvano, rumbo al palacio de gobierno de Michoacán

El último jalón de la LXII Legislatura de la Cámara de Diputados y el inicio de la ascensión de un perredista – hoy por hoy importantísimo para el sistema  político – para ser ungido virrey de Michoacán con todas las bendiciones divinas, en las elecciones del once de junio de 2015.

Un perredista orgánico para completar la cuestionada obra del comisionado Alfredo Castillo. Y si La Tuta no es eliminado este año, podría ser el primer encargo para Silvano Aureoles Conejo.

Meter en cintura a los capos del narco y del crimen organizado en la tierra de las familias se antoja una obra de Los Intocables, y el de Hidalgo tendría que asumir la responsabilidad. Mientras, tendrá que demostrar que es un dúctil conductor de los trabajos legislativos de la “Representación Nacional”.

2014, el año del PRD. Su líder en San Lázaro es ahora el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y Luis Miguel Barbosa Huerta, del Senado.

Pero como para que la cuña apriete ha de ser del mismo palo. Aureoles tendrá que bregar, durante su gestión, que tendría que abandonar a más tardar en noviembre venidero, por la campaña político electoral en Michoacán, bajo presión de Andrés Manuel López Obrador.

Diputados del Movimiento Ciudadano y del Partido del Trabajo, afines al tabasqueño, ya hacen cuentas alegres de que podrán tener una bancada para resucitar al ex candidato presidencial en una de las instituciones que en el 2006 mandó al diablo.

El diputado guerrero Manuel Huerta Ladrón de Guevara (PT) anda movido para integrar el grupo lopezobradorista. Confió a periodistas que un grupo de “representantes populares”, de la franquicias partidistas que detentan el veracruzano Dante Delgado Ranauro y Alberto Anaya, presentará ante la Secretaría de la Cámara y la Jucopo (Junta de coordinación Política, ahora en manos del PAN, la semana venidera, su solicitud para constituirse en el Grupo Parlamentario de Morena (Movimiento de Regeneración Nacional). Por supuesto que el líder máximo de ese grupo es el zacatecano Ricardo Monreal Ávila.

Los diputados abiertamente lopezobradoristas son Luisa Alcalde Luján, Alfonso Durazo, María Fernanda Romero, Gerardo Villanueva, Rodrigo Chávez Contreras, y Monreal Ávila, todos por Movimiento Ciudadano. Y Loretta Ortiz Ahlf, Jaime Bonilla Valdés  y Manuel Huerta Ladrón de Guevara, por el anayista Partido del Trabajo. Se perfila como coordinador de esa minibancada el ex gobernador de Zacatecas, aguerrido  colaborador personal de López Obrador.

Huerta Ladrón de Guevara lanzó un globo sonda en el intento por que la Secretaría y la Junta de Coordinación Política autoricen la formación de la bancada lopezobradorista. Dijo a periodistas que al grupo de legisladores no los mueve recibir recursos financieros, sino “que se garantice la libre expresión de las corrientes ideológicas representadas en San Lázaro”.

Claro que todo cuenta con la anuencia del amo y señor del Congreso. Manlio Fabio Beltrones Rivera, coordinador formal del la bancada del PRI en la de Diputados, y poder tras el trono, en el grupo de senadores priístas.

Por supuesto que Aureoles Conejo tiene que comportarte con mucha prudencia en lo que responde a los reporteros. Es pues institucional. Vale la pena. Por fin podría hacérsele realidad su sueño: gobernar a los michoacanos. ¿Y a La Tuta y al Americano?

Y los diputados del PRI y del Verde, concluida la sesión preparatoria para el último año de la actual legislatura, prácticamente salieron corriendo´, pues tenían que estar en Los Pinos, donde el presidente Peña Nieto les ofrecería una comida. Pero tenían que esperarlo porque don Enrique venía de Guadalajara, donde estuvo en visita de trabajo.

analisisafondo@gmail.com

www.analisisafondo.com

MOSAICO, 28-VIII-014

DSCN3151

Martínez Campos, 28-VIII-014

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 28 de Agosto.-  COMO PARA QUITARLE a uno lo sabiondo, si es que así lo pretende, recuerdo alguna vez, en un aula, un maestro (verdadero maestro de las sabidurías ancestrales) expuso un esquema que apenas recuerdo y si no lo digo exacto, no importa, no es examen. De lo que llamamos nuestra realidad, cada uno conoce algo que los demás no conocen. Los demás conocen de uno, algo que no conoce uno. Y, claro, uno conoce de los demás algo que no conocen de sí mismos. Y hay algo de los demás y de uno, que ninguno conoce. Y a esta dimensión es a la que debe llegar el mensaje de fondo (se refería al Evangelio, a la Buena Nueva). Y fuera de ese ámbito que refiero, alguna vez en una reunión amistosa, donde estaba un jesuita, don Luis del Valle, cuando era muy de moda la reflexión católica desde América Latina (y aún es vigente, aunque no se crea), a una afirmación de  él, hice la observación de que si eso no perturbaba conciencias. Y dijo: a quien no tiene conciencia, de las cosas, no se la perturba. Y su plática, siempre, matizada con una benevolente sonrisa. Digo esto, porque hablar uno de sí mismo, puede que a veces choque, pero pues de quién sabe uno un poco más, si no es de uno mismo. ESTO A PROPÓSITO y a manera de justificación, porque estoy viendo una nota de Carlos Ruvalcaba titulada “El arte de Raúl Anguiano en Zamora”, que aparece en la sección cultural del más reciente número de GUIA. Hace referencia la nota, a una exposición en dicha ciudad, con obra del pintor mexicano. Resulta que, hará ya 57 (cincuenta y siete años) durante mi paso efímero de unos meses por un diario capitalino, Zócalo, y dado que me defendía un poco en la redacción por mi brochazo de retórica en el internado, me  pusieron a entrevistar personalidades del arte. No debió estar tan mal lo que hice, puesto que me dieron una columnita titulada Semblanzas. Que recuerde, hice pequeñas semblanzas de su vida y obra, enfoque periodístico  pues, de Carlos Alvarado Lang, pintor  piedadense, Octaviano Valdés, académico de la lengua (me regaló un librito suyo) del poeta Alfonso Junco, a quien le pregunté cómo se aprendía a escribir y me dijo: echándose al agua, se aprende a nadar, escribiendo, se aprende a escribir. A un sacerdote marginal que no recuerdo el nombre, pero hacía buenos versos; a una pintora que me puso una avergonzada (acepto que a mis 22 años no tenía mucha experiencia de mundo en la gran ciudad de México), porque le pregunté su edad. Y a Raúl Anguiano, en su departamento por allá por la Avenida Alvaro Obregón, si mal no recuerdo. Me regaló una litografía suya, pero me apena decir que en mis andanzas descubriendo mundo y en busca de unos pesos para mí y  para mis padres, no supe ni dónde quedó la litografía. Y en ese periódico, seis años antes de meterme a estudiar periodismo y ocho antes de empezar a ejercerlo de manera profesional (ya casi cincuenta), también escribí artículos, comentarios, uno de ellos titulado “Historia del Pueblo Olvidado”, sobre Ziquítaro y sus conflictos. Muy retórico, claro, pero en el “hablé” de mi ronco pecho. Nadie es perfecto y menos si no calibra el aquí, y el ahora, a la hora de entrevistar a un amigo del mero mero. Así que hice mutis o me hicieron hacerlo. Pero fue para bien, porque desde entonces, y por nueve años más o menos, me lancé de plano al estudio en la benemérita Universidad de la Vida, lo que me ha servido de mucho a la hora de lanzarme al agua, como me dijo don Alfonso Junco. DESPUÉS DE LA matazón durante varias semanas, la diplomacia logró una tregua, que ojalá sea definitiva, entre palestinos e israelíes. Pues sí, ambas partes se atribuyen la victoria. Cuestión de propaganda. El hecho en sí, es que la diplomacia, el arte que sólo ellos conocen, desactiva un conflicto tan viejo y ojalá, ahora sí, se encuentren los caminos para desenredarlo. En nuestros tiempos cualquier conflicto donde entran las armas, pone tenso al mundo, literalmente. Hasta donde los muy marginales en el espacio y en el acontecer de aquellas tierras, percibimos que la presión en los medios fue inmensa. Afortunadamente abundan cada vez más las mentes lúcidas, y con una visión planetaria, que en esta como en otras muchas cuestiones ponen,  el interés general por encima del muy particular. Ambos intereses legítimos. Recuerdo haber visto en el Face una opinión en el sentido de que en este conflicto, sólo Dios nos salva. Me permití opinar: Dios y la ONU. LA TRAGEDIA EN Sonora, la contaminación de las aguas por productos contaminantes de lo que se responsabiliza a los de una mina, nos está obligando a que la autoridad, en sus ámbitos locales y nacionales, imponga un control más estricto en el manejo y traslado de los productos tóxicos. Día vendrá en que se irá más al fondo y se neutralice totalmente la química nociva. (www.losnuevostiempos.wordpress.com ).

El socialismo no se ha ido al limbo. Leonardo Boff

El socialismo no se ha ido al limbo

2014-08-29


En memoria de Eduardo Campos.

Nuestra generación ha visto caer dos muros aparentemente indestructibles: el muro de Berlín en 1989 y el muro de Wall Street en 2008. Con el muro de Berlín se derrumbó el socialismo que existía realmente, marcado por el estatismo, el autoritarismo y la violación de los derechos humanos. Con el muro de Wall Street, se deslegitimó el neoliberalismo como ideología política y el capitalismo como modo de producción, con su arrogancia, su acumulación ilimitada (greed ist good = la avaricia es buena), al precio de la devastación de la naturaleza y de la explotación de las personas.

Se presentaban como dos visiones de futuro y dos formas de habitar el planeta, incapaces ahora de darnos esperanza y de reorganizar una convivencia planetaria en la cual puedan caber todos y que asegure las bases naturales que sustentan la vida en grado avanzado de erosión.

En este contexto resurgen, ya sean las propuestas vencidas en el pasado pero que pueden tener ahora posibilidad de realización (Boaventura de Souza Santos), tales como la democracia comunitaria y el “buen vivir” de los andinos, ya sean las del socialismo originario, pensado como una forma avanzada de democracia.

El capitalismo realmente existente (la sociedad de mercado) lo descarto de antemano, porque es tan nefasto que de continuar con su lógica devastadora puede liquidar la vida humana sobre el planeta. Hoy funciona solo para una pequeña minoría: 737 grupos económico-financieros controlan el 80% de las corporaciones transnacionales y, dentro de ellos, 147 grupos controlan el 40% de la economía mundial (según datos del famoso Instituto Tecnológico Suizo), o los 85 más ricos que acumulan el equivalente de lo que ganan 3.057 millones de pobres del mundo (Informe de Oxfam Intermón de 2014). Tal perversidad no puede prometer nada para la humanidad sino depauperación creciente, hambre crónica, sufrimiento atroz, muerte prematura y, en el límite, el armagedón de la especie humana.

El socialismo, asumido en Brasil por varios partidos, particularmente el PSB del lamentado Eduardo Campos, tiene algunas oportunidades. Sabemos que su nacimiento se encuentra entre activistas cristianos, críticos de los excesos del capitalismo salvaje, como Saint-Simon, Proudon y Fourier, que se inspiraron en los valores evangélicos y en lo que se llamó «La Gran Experiencia» que fueron los 150 años de la república comunista cristiana de los guaranís (1610-1768). La economía era colectivista, primero para las necesidades presentes y futuras y el resto para la comercialización.

Un jesuita suizo Clovis Lugon (1907-1991) expuso apasionadamente el intento en su famoso libro: “La república guaraní: los jesuitas en el poder” (Paz e Terra 1968). Un procurador de la república, el brasilero Luiz Francisco Fernandez de Souza (*1962) escribió un libro de mil páginas: “El socialismo: una utopía cristiana”. Personalmente vive los ideales que predica: hizo voto de pobreza, se viste sencillísimamente y va al trabajo en un viejo Volkswagen escarabajo.

Los fundadores del socialismo (Marx pretendió darles un carácter científico contra los otros a los que llamaba utópicos) nunca entendieron el socialismo como simple contraposición al capitalismo, sino como la realización de los ideales proclamados por la revolución burguesa: la libertad, la dignidad del ciudadano, su derecho al libre desarrollo y la participación en la construcción de la vida colectiva y democrática. Gramsci y Rosa de Luxemburgo veían el socialismo como la realización plena de la democracia.

La pregunta básica de Marx (abstrayendo la construcción teórico-ideológica discutible que creó alrededor de eso) era: ¿por qué la sociedad burguesa no consigue realizar para todos los ideales que proclama? Produce lo contrario de lo que quiere. La economía política debería satisfacer las demandas humanas (comer, vestir, vivir, instruirse, comunicarse, etc.), pero en realidad atiende a las necesidades del mercado, en gran parte inducidas artificialmente y su objetivo es el lucro creciente.

Para Marx la no consecución de los ideales de la revolución burguesa no se debe a la mala voluntad de los individuos o de los grupos sociales. Es consecuencia inevitable del modo de producción capitalista. Este se basa en la apropiación privada de los medios de producción (capital tierras, tecnología, etc.) y en la subordinación del trabajo a los intereses del capital. Tal lógica desgarra la sociedad en clases, con intereses antagónicos, repercutiendo en todo: en la política, en el derecho, en la educación etc.

En el orden capitalista, las personas tienden fácilmente, lo quieran o no, a volverse inhumanas y estructuralmente «egoístas», pues cada cual se siente urgido a cuidar primero de sus intereses y solamente después de los intereses colectivos.

¿Cual es la salida pensada por Marx y seguidores? Vamos a cambiar de modo de producción. En lugar de la propiedad privada, vamos a introducir la propiedad social. Pero cuidado, advierte Marx, el cambio del modo de producción todavía no es la solución. No garantiza la nueva sociedad, solo ofrece posibilidades de desarrollo de los individuos, que ya no serían medios y objetos sino fines y sujetos solidarios en la construcción de un mundo con verdadero rostro humano. Incluso con estas condiciones previas, las personas tienen que querer vivir según las nuevas relaciones, de lo contrario, no surgirá la nueva sociedad. Dice todavía más: «la historia no hace nada; es el ser humano concreto y vivo el que hace todo…; la historia no es otra cosa que la actividad de los seres humanos buscando sus propios objetivos».

Mi valoración es: iremos hacia una crisis ecológico-social de tal magnitud que, o asumimos el socialismo con modo humanístico o no tendremos cómo sobrevivir.

 

Leonardo Boff


Sergio Ramírez: ‘Alguien que anduvo por ahí’