OTRA DE MAMÁ ROSA. Salvador Flores Llamas

OTRA DE MAMÁ ROSA

Salvador  Flores  Llamas

Con el escandaloso operativo militar-policíaco con que atacaron la casa de “La Gran Familia “ de Mamá Rosa quedaron mal gobiernos federal, estatal y el procurador de la República, y se mostró que el embate a la delincuencia organizada es más que todo mediático y no a fondo, por el gran aparato de reporteros, cámaras y micrófonos que llegó al orfanato de Zamora.

No sería raro que saliera otro escándalo –de tráfico de personas, drogas y secuestrados en la Gran Jerusalén, municipio michoacano de Puruarán- sólo que a ése no le darán despliegue, por ser reserva de votos priísta y hasta le instalan casillas especiales.

Como periodista michoacano, algunos gobernadores me invitaron a visitar ese reducto, con todo tipo de garantías y hasta entrevista con el fundador, Papá Nabor Cárdenas; pero no me presté a una maniobra publicitaria de ese apéndice criminal.

Que desde este viernes hayan otorgado la libertad a Mamá Rosa y retirado la guardia judicial del hospital San José, de Zamora, donde está internada, es un reconocimiento de la metida de choclo oficial contra ella, y de que en adelante la autoridad hará lo indecible para quedar bien, pues se le vino la andanada de críticas por el operativo con que la aprehendieron, peor que si hubiera sido máxima perturbadora del orden social en el sufrido Michoacán

Mientras hay políticos, funcionarios y gobernadores priístas y perredistas coludidos con las mafias, a las que le otorgan plena inmunidad y garantías para sus trafiques y asesinatos; pero con Mamá Rosa no había mordidas ni bellaquerías.

Rosa del Carmen Verduzco Verduzco de 83 años, viene de familia zamorana acomodada, sus ancestros fueron dueños de la Hacienda de Chaparaco, y dejaban gran parte de sus cosechas para que los pobres fueran a pepenar los frutos. Trae, pues, la caridad en las venas.

(Descendiente de los dueños de Chaparaco, fue pariente de los destacados periodistas y amigos, Guillermo (“Toby”) y Héctor (mi compañero en ”Ovaciones”) Héctor Pérez Verduzco).

Eso la movió a que como a los 18 años decidiera recoger a dos huérfanos y empezara a buscar sitio para acoger a más, porque ya entonces había niños de la calle, que no eran atendidos por los gobiernos, como vemos hoy en el DF, porque no dan votos o tardan mucho para hacerlo (y ¿quién sabe se los den al partido en turno?) y deambulan hambrientos por las calles, pasto de delincuentes que los hacen víctimas de todo tipo de vicios y abusos.

Dizque ahora el gobernador interino Salvador Jara va a inspeccionar todos los albergues de infantes en Michoacán. ¿Por qué sus antecesores no lo hicieron, y sobre todo, no se atienden sus necesidades de subsistencia?

De seguro ahora darán campanazos publicitarios a tal o cual ayuda, por mínima que sea.

Humanamente es imposible que una anciana de 83 años (y aunque no lo fuera) pueda vigilar a 746 personas que el operativo encontró en su casa, entre huérfanos, recogidos y colaboradores; muchos de éstos traicionaron su confianza y abusaron, en formas diversas, de los primeros.

Cuando la Casa de Rosa tenía unos 40 recogidos, preguntó a un prestigiado abogado zamorano cómo le haría para que el IMSS atendiera “a mis hijos, porque apenas me doy abasto, con  la ayuda de la Providencia, para darles de comer”.

Él le simplificó: necesitas adoptarlos, y no eres casada, y que alguien los dé de alta en el Seguro, pues no eres empresaria. Se dio a la tarea: enamoró un ricachón, que se casó por el civil con ella y empezó a adoptar y a hacerlos figurar como empleados suyos, y otras personas también harían esto.

Pero el entonces director del IMSS, Arsenio Farell descubrió el registro de 20 asegurados, hijos de un solo matrimonio zamorano; ordenó investigar y que se suspendiera toda afiliación similar.

Cuando Rosa supo que negaron atención a uno de sus hijos y descubrió la orden de Farell, se plantó ante el IMSS (en Paseo de la Reforma) como 50 de sus niños en protesta permanente. El inflexible Farell tuvo sensibilidad,  dio contraorden y donó personalmente a los niños uniformes del Atlante, cuando éste era propiedad del IMSS.

Mas no todas las autoridades mostraron idéntica conducta. Rosa repitió su “operativo”; luego desistió de él, convencida de la insensibilidad de los gobernantes, incluso algunos panistas zamoranos; no así el presidente Fox, pues Marta lo indujo, ya que su familia es de las protectoras, y su tío, el P. Salvador Sahagún entrega la ayuda económica de la curia de Zamora, y el albergue tiene las simpatías de la sociedad local.

La propia Reina Isabel de Inglaterra, cuando visitó en los 70 una isla del Caribe, invitó a Rosa para conocerla y mandó instalarle un sistema de lavado de ropa de última generación y a la altura de sus necesidades.

El historiador michoacano Luis González y González admiraba esa obra e invitó a visitarla a prestigiados intelectuales cuando fundó, el Colegio de Michoacán, precisamente en Zamora, en 1979. De ahí la defensa que han hecho de Mamá Rosa, entre otros, Enrique Krause, Jean Meyer y  el Premio Nobel de Literatura francés, Jean-Marie Gustave Le Clezio, quien estudió algunos años en el Colegio de Michoacán.

Al preguntar hace años al Dr. Manuel Sahagún, padre de Martha Sahagún, prestigiado profesionista y humanitario, su opinión de Rosa Verduzco, dijo: “Es la peor hija de la chingada que conozco, porque no repara en los medios para sostener a sus huérfanos”.

Gobernantes han sobrado en Michoacán que fueron lo primero, y sólo se dedicaron a engordar sus alforjas. Todos los recordamos.

One Response

  1. […] OTRA DE MAMÁ ROSA. Salvador Flores Llamas. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: