MOSAICO, 12-VI-014

 

Martínez Campos, 12/VI/014
GUIA

MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 12 de Mayo.- CUANDO EN AQUELLOS tiempos, hará más de medio siglo, joven y “aventado” y además en tiempos de búsqueda “de mí mismo”, como se dice, mi paso temporal por el valle de Mexicali, no fue precisamente muy gratificante. Porque no creo lo sea el aprender a pizcar algodón en medio del calorón, tomar agua salada y dormir dentro del saco de pizcar bajo techo de cabaña de maderos y suelo de tierra, atosigado por los moscos. Y además, sacar apenas para comer, por la impericia en el pizcar. Bastaron unas semanas para percatarme que la vida del campesino y del jornalero no es como la pintan en las películas. La benevolencia de Adrián Campos y José Arroyo, mis paisanos, me habría de facilitar las cosas luego para trabajar como obrero en una aceitera, por algunas temporadas. Cuando la pizca, no traía termómetro a la mano, pero creo ahora que el calorón estaba cercano a los 40 grados. Ahora tampoco traigo termómetro a la mano, pero desde La Piedad y en la tele, me informo que la temperatura en Mexicali llegó ayer a los 42 grados. Y en Hermosillo, Sonora, a 43, y en Chihuahua, la onda de calor es fuerte y ya cobró una víctima humana. DE TODAS MANERAS, por donde quiera le agarre uno, es muy complicado eso del clima, y más en estos tiempos. Porque no es lo mismo una temporada calurosa, tan normal en algunas latitudes, incluyo las norteñas nuestras, que una onda de calor como aquella del 2003, en Europa, que causó estragos y muertes, unas 30 mil, según se decía, y particularmente fue muy severa en Francia, cebándose sobre todo en los viejos, lo que fue muy criticado en el momento en cuanto a una respuesta inmediata a la contingencia. NO CABE DUDA que los jóvenes y los viejos, están ahora de moda. Unos protestando en todas partes, más bien con razón que sin ella, y otros tratando de enderezar al mundo, más bien con razón que sin ella. En cuanto a los jóvenes y en el terreno deportivo futbolístico, este mes harán de las suyas en los estadios brasileños y al final nos darán un nuevo campeón que ojalá sea México, o de perdida Brasil. Las canchas y el espectáculo, pues, será de los jóvenes. De los viejos zorros del negocio, serán las ganancias que en estos terrenos se cuentan por millones, y en dólares. DE LOS NO tan jóvenes pero no tan viejos, es la acción para el arreglo del mundo. Y de los viejos, y aquí el término adecuado es los ancianos, es la conducción del mundo. Desde la comunidad tradicional, donde aún es respetado y aceptado su consejo, hasta la comunidad mundial, donde aún es aceptado su ejemplo. Claro, de los muy jovencitos, muchachas y muchachos, es la calle. Lo vemos estos días en Brasil y se ve ya en todas partes. Bien que nos echen en cara, a los de las generaciones pasadas, las de sus padres, las de sus abuelos, lo “mal” que les dejamos el mundo. Y que derriben todas las barreras mentales que les cierran a ellos, los jóvenes, el gusto por la vida, que no es, como creen, el sólo echar relajo, como se decía antes, sino el construir o reconstruir festejando. Porque no se trata del derrumbe de la magnífica civilización que construyeron los mayores, ella se está derrumbando sola, sino de la conservación de lo bueno, positivo, funcional que les fue legado por la ciencia-técnica en los aparatitos que usan. Tampoco del derrumbe de los sueños del decantado mundo mejor, sino instrumentarlos para que en los tiempos difíciles que tal vez vengan, campee la solidaridad humana y los viejos, que abundarán entonces, sean aceptados como testimonio de que, a pesar de todo, la invención de la vida, por Quien la diseñó, valió la pena. LOS ANCIANOS, LOS mayores con investidura, nos dan el ejemplo. Ese magnífico, ejemplar acto en los jardines vaticanos, donde el Papa Francisco, los presidentes Shimon Peres y Mahmoud Abbas, de Israel y de Palestina, respectivamente, y el patriarca ecuménico, ortodoxo, Bartolomé, nos hicieron ver que la paz, vivida y no sólo predicada, es posible. Y no sólo en el Medio Oriente, sino en toda la Tierra. La paz planetaria, me atrevo a decir, condición sin la cual no podremos afrontar los graves, previsibles problemas que nos llegarán si antes no desactivamos las fuerzas mortíferas que amenazan nuestra civilización. Y esto no es invento ni dramatización catastrofista. Nos los dicen científicos tan enterados como James Lovelock, o los que integran el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, de la ONU. SE ANUNCIA LA posible visita, el año que viene, del Papa Francisco, a México. Viendo un poco el video sobre su última audiencia en la Plaza de San Pedro, ve uno cuánto es amado el dirigente de los católicos. Cuando venga aquí, tierra donde amamos a los Papas, a ver si aprendemos que lo más importante será seguir su ejemplo ecuménico y evangélico, desde cualquier rincón parroquial de nuestra geografía. ESPERO TERMINAR EL Mosaico a tiempo, para ver el comienzo del “mundial”. Le voy a Croacia, aunque creo va a ganar Brasil. (www.losnuevostiempos.wordpress.com ) .

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: