ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza.PAN, CIRCO Y…ENCABRITAMIENTO; LAS TASAS DE INTERÉS Y LA DEMANDA DE CRÉDITO

Mar 10-06-14

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: Pan, Circo y… encabritamiento

·         Metida en la bronca, Dilma da vueltas y vueltas en una vía rápida

·         No se le vaya a ocurrir parar las protestas con un baño de sangre

Como ante los XIX juegos olímpicos del 68 en México – cuando un gobierno represor apagó el fuego de la protesta, del descontento, de la ira popular con fuego asesino en la paradigmática Plaza de las Tres Culturas, el gobierno izquierdista de Dilma Russeff enfrenta el enojo social de cientos de miles de brasileños, que en lugar de futbol exigen – y eso que son religiosamente futboleros – pan, vivienda, alimentos, servicios de salud, educación. Todo lo que jamás han probado los magros habitantes de las favelas, las ciudades perdidas más vergonzantes del hemisferio occidental.

La prensa mexicana y la mundial han registrado y difundido, a escasas horas de la inauguración de la Copa del Mundo 2014, infinidad de protestas, huelgas, violencia, inseguridad… Brasil “arde” a horas de arrancar el Mundial de fútbol, tituló un medio mexicano.
La imagen de Dilma, de Lula, del Brasil globalizado, de la economía más pujante de América Latina está ya dañada debido a la violencia en sus estadios, los retrasos en los campos y las infraestructuras y las últimas críticas a la canción oficial. Pero cientos de miles de personas, desilusionadas de los gobiernos izquierdistas abanderados por el izquierdista Partido de los Trabajadores, están aprovechando el hecho de que el país es ahora el más luminoso foco de atención mundial para expresar el malestar social por la pobreza, el hambre, el desempleo, la inseguridad, la falta de escuelas, de servicios de salud. Igualito que en México, una economía que pretende superar lo logrado por los gobiernos brasileños y retomar el liderazgo en el subcontinente.

Un analista de la cadena de televisión estadounidense CNNMéxico expresó que en Brasil se disputarán, a partir del 12 de junio, dos mundiales: el que se escenificará en las canchas de futbol y el que está ya inaugurado en las calles, en las favelas, en las protestas crecientes de la gente que encuentra insatisfechas sus demandas sociales y que ve en la competencia deportiva una oportunidad para que el mundo sepa de su enojo.

Desde el año pasado, cuando las protestas sociales se iniciaron, en ocasión de la llamada Copa Confederaciones, Dilma Russeff no ha sabido cómo detenerlas. No le alcanza la imaginación ni a ella ni a Lula, su mecenas, ni a sus asesores medio marxistas para por lo menos paliar la situación de los pobres, de los desempleados, de los muertos de hambre que buscan cotidianamente residuos de comida en los basureros, porque como en México, en las ciudades brasileñas, aunque usted no lo crea, hay cientos de miles de personas que no comen bien tres veces al día.

Mientras, el gobierno trata de cumplir un compromiso firmado con la empresa privada llamada FIFA (Federación Internacional de Futbol Asociación) hace por lo menos una década, no tiene ni la menor idea de cómo lograr la paz social ante los ciudadanos enardecidos, muchos indudablemente impulsados por la oposición al gobierno laborista, pero cuyos motivos son reales. Se cuestiona en las calles los excesivos gastos a cargo del Erario para la organización del Mundial y a ello se han sumado las huelgas de transportistas y policías en varias ciudades.

El 72% de los brasileños, por lo menos, se muestra “insatisfecho con la marcha del país”, y 61% estima que fue mala idea albergar la Copa Mundial, ya que se llevó el dinero de las escuelas, la atención de la salud y otros servicios públicos, de acuerdo con una encuesta publicada muy recientemente por el Centro de Investigación Pew, con sede en Washington, D. C.

La cadena de la televisión estadounidense reportó que lagente que sale a las calles en Brasil critica que se hayan dedicado cerca de 11,360 millones de dólares a la organización del Mundial en lugar de invertir ese dinero en un mejor sistema educativo o sanitario.

Según un informe de la presidencia brasileña, el gobierno invirtió en infraestructura para la Copa 17,600 millones de reales (aproximadamente 7,800 millones de dólares) en obras de movilidad urbana, transporte público y modernización de los principales aeropuertos; mientras que en los estadios se invirtieron 8,000 millones de reales (3,560 millones de dólares), de los cuales la mitad son préstamos, según el reporte.

Peor tantito. En vez de endeudarse para paliar la miseria, la pobreza, el hambre…

Ay, México. No se les vaya a ocurrir la peregrina idea de pedir la sede de otra olimpiada u otro mundial, por piedad. Aquí tendremos que ir bien con la cruzada contra el hambre, por lo menos.

fgomezmaza@analisisafondo.com

www.analisisafondo.com

@AFDiario

@analisisafondo

++++++++++

Lun 09-06-14
Francisco Gómez Maza
Análisis a Fondo: Las tasas de interés y la demanda de crédito
 
·        Positiva, la decisión de bajar las tasas
·        Buen intento para reactivar la economía
El mismo banco central explica que la política monetaria es el conjunto de acciones que pone en práctica el instituto para influir sobre las tasas de interés y las expectativas inflacionarias del público, a fin de que la evolución de los precios sea congruente con el objetivo de mantener un entorno de inflación baja y estable.
Al procurar el objetivo de mantener un entorno de inflación baja y estable, el Banco de México dice contribuir a establecer condiciones propicias para el crecimiento económico sostenido y, por lo tanto, para la creación de empleos permanentes.
En este contexto doctrinal, el Banco de México anunció el pasado viernes una rebaja de 50 puntos base en la tasa de interés de referencia (la tasa de interés interbancaria, que precisamente sirve de referencia para el intercambio de dinero prestado entre los bancos y establecer así los tipos activos y pasivos) y la situó en un 3,0% anual, esperando que la inflación anual no rebase ese porcentaje.
Detrás de esta decisión de la junta de gobierno del banco central está lo que los economistas de la institución llaman conservadoramente “moderación” del crecimiento de la economía mundial y el “bajo ritmo” de la actividad económica en el país, que según nuestras cuentas es rayano en la recesión, aunque esta palabra asuste.
Es posible que el Banco recorte la TTI por las razones que expone: consideró “factible la convergencia eficiente de la inflación al 3 % con una tasa de interés de referencia menor”.
Pero también es posible, y esto es lo más probable, según nuestros cálculos, que lo haya decidido en un intento por contribuir a atacar la debilidad cada vez más pronunciada de la economía, mediante el impulso a un crédito más barato a fin de que los agentes económicos puedan financiar sus planes de producción y de negocios y tengan posibilidades así de que sus productos se abaraten y sean más atractivos para la alicaída demanda agregada.
Se intenta darle vigencia a la ya trasnochada ley de la oferta y la demanda, que bien puede funcionar en economías que no afrontan problemas de liquidez y que van marchando sin contratiempos.
Y aquí, en esta economía de jalones y estirones, de arrancones y frenadas, nada es previsible. Tan es así que el Banco de México advirtió que “no serían recomendables disminuciones adicionales en el objetivo para dicha tasa (la Tasa Interbancaria) en el futuro previsible”, por lo que se mantendrá atenta a la evolución de la actividad económica y su impacto en la inflación. O sea que el  horno no está para hornear cabrito y nada es miel sobre hojuelas para los barones del instituto bancario central, y menos para los agentes económicos, y menos para los empresarios y los trabajadores.La tasa de interés interbancaria a un día se mantenía en el 3,50 % desde el 25 de octubre pasado, cuando fue rebajada en 25 puntos base.
El “bajo ritmo de crecimiento” económico del último trimestre de 2013 persistió durante los primeros tres meses de 2014, el cual estuvo por debajo de lo previsto por el propio banco central.
En el primer trimestre de este año, la economía mexicana creció apenas el 1.8 %, lo que obligó al Gobierno a reducir su proyección de aumento del PIB del 3,9 al 2,7 % para el cierre de 2014.
“El débil desempeño de los componentes del gasto interno, como el consumo y la inversión privada, no ha sido compensado por un mayor dinamismo de las exportaciones al cierre del primer trimestre y comienzo del segundo”, de acuerdo con el banco central.
El Indicador Global de la Actividad Económica de marzo retrocedió en un 0.81 % en cifras desestacionalizadas, lo que hace prever que el crecimiento para este año “será menor al esperado hace apenas un par de semanas”.
Bueno. Estamos en el filo de la navaja. ¿No cree?
@AFDiario
@ANALISISAFONDO


+++++++++

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: