PRIORIDADES DEL PAPA FRANCISCO; EL ACTIVISTA CALDERÓN HINOJOSA; EL TAPADO FUMA ELEGANTES; DEBATE ECONÓMICO. Salvador Flores LLamas

A c e n t o
Prioridades del Papa Francisco
SALVADOR FLORES LLAMAS
Al denunciar la Iglesia al sacerdote pederasta Eduardo Córdova ante la Procuraduría de Justicia de San Luis Potosí corroboró la decisión del Papa Francisco de llevar ante la autoridad civil a los curas que cometen abusos sexuales con niños y desterrar la opacidad acostumbrada en esos casos.
Previamente, el 23 de abril la Santa Sede separó del sacerdocio a Córdova Bautista (suspensión ”a divinis”) tras investigar las quejas por abuso sexual contra muchos niños potosinos, recabadas desde 1998, y el presidente del Colegio de Abogados Católicos, Armando Martínez Gómez dijo que se pidió la acción penal contra el ex cura.
El tema es una de las prioridades que planteó Francisco en la entrevista que concedió a los enviados a su viaje a Tierra Santa, durante el vuelo de regreso a Roma el 26 de mayo.
Calificó de gravísima la pederastia de los curas a menores. “Los sacerdotes que hacen esto traicionan el cuerpo del Señor porque deben llevar a este niño o a esta niña a la santidad; los niños confían en ellos y en vez de llevarlos a la santidad, abusan de ellos”
Sobre la paz estable en Jerusalén, dijo que “La Iglesia Católica ya estableció su posición desde el punto de vista religioso: Ciudad de la paz y de las tres religiones”. Y recomendó una negociación total –incluidos el territorio y las relaciones—“con honestidad, fraternidad y mucha confianza”.
En cuanto al celibato sacerdotal, dejó la puerta abierta al cambio, y aclaró que no se trata de un dogma de fe, sino “de una regla de vida, que aprecio mucho y que es un don para la Iglesia”.
De la comunión a los divorciados que se vuelven a casar, expresó que le disgusta digan que el sínodo que se prepara será para dar tal paso, “como si todo se redujese a casuística”. Se inclina más bien por estudiar muy bien el punto, tomando en cuenta la crisis mundial de la familia y el matrimonio y que los jóvenes ya no quieren casarse sino sólo convivir.
Respecto a reformar la Curia Romana, Francisco expresó que estudia los posibles cambios la comisión consultiva de 8 cardenales que nombró y preside el Arzobispo de Honduras Andrés Rodríguez Madariaga, como englobar algunas de las congregaciones, comisiones, consejos o dicasterios para reducirlos y “aligerar las organización”.
Su Santidad ha señalado varias veces que debe estudiarse el lugar especial que la Iglesia debe dar a la mujer; pero no que pueda haber sacerdotisas, como en otras religiones. Las activistas sobre el particular no han armado manifestaciones ni escándalos.
Quizá sea porque ven en el Papa propósitos decididos de renovar la Iglesia, no modificarla de raíz, porque sería indebido, sino adaptarla lo más posible al mundo actual.
Debe tomarse en cuenta que hay muchas resistencias internas en la curia romana y en la Iglesia misma y diversidad de demandas al respecto y todo ha de ponderarse, sobre todo sin pisotear principios esenciales, porque se desea una apertura ante el indiferentismo religioso, el agnosticismo y el relativismo que cunden y que cada días los templos se ven más vacíos.
En su primera gran entrevista periodística –a la revista jesuita “La Civiltá Cattólica” en septiembre de 2013– Francisco advirtió que preferiría pensar bien las reformas que impulsará, pues cuando fue superior de la Compañía de Jesús en Argentina cometió unos errores por su precipitación, juventud e inmadurez.
Eso es plausible, pues es responsable de conducir la barca de Pedro, que según cálculos recientes tiene 1,190 millones de fieles en el orbe (el 17.18% de la población mundial (6,454 millones): 0.75% en Oceanía, 12 en Asia, 13.4 en África, 23.2 en Europa y 50.6 en América.
Como Francisco pide difundir mejor el Evangelio en los propios países y “en la periferia”, la Congregación para la Evangelización de los Pueblos atribuyó gran responsabilidad a los sacerdotes en preparar la catequesis y homilías dominicales para que inculquen a los fieles mensajes que inspiren su vida.
Los ministros han de imitar a los misioneros que difundieron el Evangelio en todo el mundo con grandes sacrificios, y defender la religión ante creencias equivocadas que se expanden con celeridad en nuestro tiempo.
O sea, ya no caben los curas comodinos, ni los “de misa y olla”, como dicen en mi pueblo.

+++++++++

El activista Calderón Hinojosa

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Si Felipe Calderón se hubiera preocupado tanto por el PAN de Presidente de la República como lo hace ahora, otro gallo les cantaría a él y a su partido.

Pero instalado en el poder olvidó aquel postulado: ganar el gobierno sin perder el partido, y no sólo llevó a éste al despeñadero electoral, sino lo perdió, y ahora que quiere recuperarlo se vale de Ernesto Cordero, que será estimable en varios aspectos, pero no es la carta indicada para dirigir el PAN, porque carece de feeling político.

¿O será que el mismo Felipe no lo tiene? Si eso parece absurdo, es posible: fue hijo de un “animal político”, en la acepción aristotélica del término, Luis Calderón Vega, que sudaba la política desde líder estudiantil (en la Unión Nacional de Estudiantes Católicos, UNEC).

Un apasionado del bien común, de servir a México, un panista que fundó, propagó y defendió su partido, y tal vez Felipe no aprovechó esa lección.

La verdad: Felipe como que no quería que lo identificaran con su padre, quien, por cierto, quiso que este hijo (tuvo otros dos varones) mamara la política en uno de sus cenáculos mayores, pues como diputado federal en la LI Legislatura (única vez que lo fue, tras ser 7 veces candidato) lo llevaba a aquellos debates que se prolongaban hasta el día siguiente y los vivimos quienes cubrimos esas sesiones maratónicas en San Lázaro, y desde luego sus compañeros de fracción.

Una anécdota pinta de cuerpo entero a Calderón Vega, “El Pildo”  (así lo apodaron al llegar a México a estudiar en la Universidad Nacional –aún no autónoma– porque tenía en Morelia un hermano médico con botica, de aquéllas que preparaban “píldoras”, unguentos, tónicos y demás).

Líder de la Legislatura fue Luis Marcelino Farías, que coincidió con su tocayo “el Pildo” en la Escuela Nacional de Jurisprudencia. Él era de “los Conejos” (grupo estudiantil que ocultaba su catolicismo en la batalla universitaria) y Calderón de la UNEC, que daba la cara.

Sabedor Farías de la estrechez económica en que vivía Calderón, al iniciar la Legislatura, lo citó a su oficina de presidente de la Gran Comisión de la Cámara (así se llamaba entonces al líder cameral) y le soltó el rollo: 

–Tocayo, ya llegamos, ¿en qué puedo ayudarte?

Sorprendido, Calderón Vega no acertó a descifrar lo que Farías le decía.

–¿Cómo que llegamos, tocayo? Llegarías tú de nuevo a líder de la Cámara (Farías ya lo había sido en la segunda legislatura de Díaz Ordaz, cuando lo de Tlatelolco. Ahora repetía en  la segunda de López Portillo).

–Bueno, quiero decir –repuso Luis Marcelino- que tras aquellas batallas que dimos por la autonomía universitaria, estamos en el Congreso, institución clave a la que entonces demandamos que votara por la autonomía.

–Qué bueno, Tocayo, repuso “el Pildo”, y con su buen humor habitual adujo: ”después de vejez, virhuelas”.

–Tocayo –volvió a la carga Farías- quiero pedirte que me des tu número de cuenta bancaria para depositarte una mensualidad que ayude tu economía, sin que eso comprometa tus convicciones políticas en lo más mínimo.

Jamás te pediré, a cambio, que votes en favor del PRI. Esto es de amigos y queda entre nos. Ya me conoces y sabes perfectamente que no te fallaré.

–Tocayo –replicó Calderón—te agradezco el gesto, pero no tengo cuenta de banco. Mas si se trata de votar por el bien de México no necesitarás buscarme. Cuando sea en contra, ni para qué intentarlo.

Ése era Calderón Vega, el papá de Calderón Hinojosa, y estuvo muy lejos de imaginar que llegaría a Primer magistrado su hijo, quien, hay que revelarlo, como Presidente comprendió la valía de su progenitor y puso su retrato en una sala de Los Pinos, donde iba a meditar cuando tenía graves problemas, como para pedirle asesoría.

Pero Felipe, lejos de llamar a su gabinete a los panistas más preparados y a mexicanos selectos, escogió a impreparados y gente de bajo perfil, o a sus allegados para que no le hicieran sombra, y desperdició la oportunidad de ser el mejor Presidente que México y los panistas esperaban y el PAN había prometido a lo largo de su historia, ya casi de 75 años.

Extraña que ahora su derrotado alfil, Cordero exigiera al triunfador Madero dividirse el PAN según los porcentajes de la votación, lo que en ninguna parte establecen los estatutos, y sí ahondaría la división interna.  

Sin pretender dar ninguna lección al ex Presidente, lo menos que él debería recordar es que el PAN siempre luchó contra los caciques, y precisamente él quiere serlo de su propio partido para manipularlo, proyectar a su esposa Margarita Zavala de candidata presidencial y recuperar el poder.  

Pero eso es faltarle al respeto a ella, por la imagen que se construyó como Primera Dama, una de las más apreciadas, pues a diferencia de otras, siendo política de cuerpo entero, no asumió protagonismos y sólo apareció como compañera del Primer Mandatario.

Vale precisar que “el Pildo” tuvo tal estatura en el PAN, que prologó los libros en que Gómez Morín y González Luna, los fundadores, plasmaron sus tesis humanistas.

Así pues, como que Felipe no tiene hacia donde hacerse y no se conformó con hacer trizas al PAN como Jefe del Ejecutivo; sino quiere rematar su obra.

 ++++++++++

A c e n t o

“El tapado fuma elegantes”

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

“El tapado fuma elegantes” fue el slogan publicitario que circuló al arreciar la carrera para suceder al presidente Ruiz Cortines; aunque el verdadero “tapado” (López Mateos) fumaba cigarros delicados.

 

El viejo PRI nos acostumbró al deporte del tapadismo. Al acercarse la elección presidencial crecían los rumores, cábalas y apuestas sobre quién sería el escogido por “el gran elector” para sucederlo.

 

Mucho antes que declinara el sexenio de Echeverría (LEA), Moya Palencia, secretario de Gobernación, tomó delantera: colocó a gobernadores amigos suyos, que se encargaron de ganarle adeptos, y medio mundo lo daba como “cincho” para relevar al jefe.

 

En maniobra para desviar la atención de Moya, Leandro Rovirosa, titular de Recursos Hidráulicos y gran amigo de LEA, destapó a 5: Muñoz Ledo, Moya, Gómez Villanueva, Cervantes del Río y López Portillo, todos del gabinete.

 

Bracamontes, secretario de Obras Públicas, se agregó: Rovirosa  lo aceptó, “porque es amigo mío”, y “si eso lo hace feliz, ay se va”. Surtió cierto efecto la maniobra distractora.

 

El “bueno” fue López Portillo, amigo de juventud de LEA, quien creyó poder manejarlo: lo nombró subsecretario de Patrimonio Nacional; luego director de la CFE y lo pasó a Hacienda para el destape.

 

El de Salinas de Gortari (CSG)  resultó conflictivo. Para calmar las ansias de quienes querían democratizar la nominación del candidato –Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, que luego se salieron del PRI- De la Madrid (MMH) instruyó a Jorge de la Vega, jefe del tricolor, realizar una pasarela con los prospectos.

 

Fueron Manuel Bartlett, Ramón Aguirre, Alfredo del Mazo, Sergio García Ramírez y Salinas. Se especuló mucho que Bartlett, de Gobernación, era el político más preparado; que Aguirre era el gran amigo de MMH; Del Mazo el “hermano que no tuvo”, y que Salinas estaba verde por ser el más joven. 

 

El domingo 4 de octubre de 1997, MMH reunió a desayunar en Los Pinos a los dirigentes del PRI y de los tres sectores. Se dijo que Fidel Velázquez, del obrero, estaba con Del Mazo. Al mediodía se fueron al PRI y en las tribunas montadas en el estacionamiento, los esperaba una multitud expectante.

 

Cuando De la Vega leyó que los tres sectores nominaban a Salinas; el líder petrolero “La Quina” Hernández Galicia se salió echando vituperios contra el destapado, porque lo consideraba su enemigo.

 

Se dijo que “La Quina” apoyó con dinero y el voto petrolero a Cuauhtémoc Cárdenas, lanzado por una coalición de izquierda. Eso le valió que el 10 de enero de 1989, a 40 días de gobierno de CSG, fuera encarcelado y se eclipsó su estrella.

 

Hubo otro incidente. Cuentan que Del Mazo, muy amigo de la familia de MMH, le pidió a Gerardo, uno de los hijos del Presidente, que le diera el pitazo de quién sería el afortunado. Y la noche anterior le dijo por teléfono que su nombre tenía dos letras S y G.

 

Al verse descartado y creyendo que el bueno era Sergio García (Ramírez), procurador de la República, Del Mazo ordeno a su jefe de prensa, David López, lanzara un boletín mañanero, el domingo 4, con la nota, que cundió de inmediato por radio y TV.  

 

Muchos políticos llegaron temprano al domicilio de García Ramírez (entre ellos, Ojeda Puallada y Rosell de la Lama) y metieron en aprietos a Sergio, quien tuvo que entrarle al toro y declarar que aún no recibía noticia alguna, pero en cuanto la recibiera, saldría a corroborarla. Lo que jamás ocurrió.

 

Ese fue el choteo político por muchos días, y los actores quedaron muy mal parados.

 

Por demás es sabido que tras el destape de Colosio para suceder a CSG, Camacho Solís hizo el gran berrinche porque se sentía el heredero natural por ser el más amigo del Presidente, y se dedicó a hostilizar a Luis Donaldo.

 

El asesinato de éste causó grave problema a CSG para encontrar sustituto. Pensó en Pedro Aspe, pero no cumplía el requisito constitucional de haber renunciado a Hacienda con antelación para ser candidato.

 

Salinas preguntó al líder del PAN, Castillo Peraza, si apoyaría reformar la Carta Magna, y el yucateco simplemente le dijo: creo que tú en mi caso no aceptarías. Y CSG hubo de pensar en otro candidato.

 

Esto desató una autopromoción de Ortiz Arana, líder del PRI, que enojó a Salinas, quien destapó a Ernesto Zedillo, ex jefe de la campaña de Donaldo, pues había renunciado a la SEP con oportunidad.

 

La afición del mexicano por especular sobre los “tapados” continúa con el retorno del PRI al poder, y aumentará al aproximarse  el relevo.

 

Ya se consideran fuertes suspirantes a Videgaray, secretario de Hacienda, y a Osorio Chong, de Gobernación, los más cercanos a Peña Nieto. El primero falla en conducir la economía; el otro cumple en buena parte.

 

Anotan también a Beltrones, líder de la Cámara de Diputados, el político actual más hábil. Y, sin duda, se acumularán.

 

Hay muchas anécdotas en torno al tapadismo. Una: para suceder a Ávila Camacho, Ezequiel Padilla, secretario de Relaciones Exteriores, disputó con Miguel Alemán, de Gobernación.

 

El gobernador de Sonora, expresidente de la República, general Abelardo R. Rodríguez, no quería a Alemán, que fue el agraciado. Ávila Camacho pidió al líder del PRI, Antonio I. Villalobos que lo persuadiera en favor del “bueno”.

 

Villalobos viajó a Hermosillo y al caer la plática en el tema, expresó: ¿Señor gobernador, cómo vería si el candidato fuera Alemán? Abelardo, avezado político, reviró: que sea alemán, japonés o italiano, con tal que sea buen Presidente. Había captado el mensaje del enviado presidencial.

+++++++++

A c e n t o

Debate económico

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

La izquierda aprovechará dos claroscuros del gobierno de Peña Nieto en la campaña electoral de 2015, cuando se elegirán 500 diputados federales, numerosos locales, 9 gobernadores, presidentes municipales y regidores.

Eso implicará un cambio en la geografía política del país.

El Peje y el PRD harán del estancamiento económico y reforma energética  el leitmotiv de su propaganda. Imaginemos a López Obrador pregonar que el gobierno despojó al pueblo de la gran riqueza petrolera y lo hundió más en la pobreza.

El PRD se jalonea con él por la reforma energética. Para ganarle la carrera Jesús Zambrano fue a Estados Unidos a tratar de hacer desistir ilusamente a los petroleros de invertir en México. No ponderó que el gobierno hizo allá gran publicidad y la reforzará una vez aprobadas las leyes secundarias.

Luis Videgaray, secretario de Hacienda, agravó la disputa, al bajar el cálculo de crecimiento del PIB este año del 3.9 al 2.7%, que rechaza la mayoría de organismos empresariales y expertos, porque los cambios estructurales que prometió el gobierno no se han visto.

 

Pues festinó por adelantado los posibles resultados de las reformas legales, cuyas leyes secundarias aún no acaba de procesar el Congreso.   

 

El sistema productivo no se ha transformado, faltan inversiones públicas y privadas, bajó el poder adquisitivo del obrero, la exportación no crece lo esperado y por ese camino sólo obtendremos un crecimiento mediocre.

 

Es paradójico que paralelamente salieran 30 mil millones de pesos a crear empresas en otros países, como si aquí sobraran, por el aumento del IVA en las fronteras y los impuestos, pues la reforma fiscal no se adaptó al paso de nuestra economía.

 

No basta que Hacienda prometa que no habrá IVA en alimentos ni crecerá la carga fiscal el resto del sexenio. El mal está hecho y no se quiso remediar, por más que los empresarios lo pidieron en varios foros y ante el presidente Peña Nieto.

 

Se logró que la calificadoraMerrill Lynch dijera que México no está aún en recesión, y también la descartara el INEGI, pero no el bajo crecimiento. La cruel realidad es que crecen desempleo y pobreza y ni el Programa Nacional contra el Hambre ha dado resultados tangibles, mientras el ama de casa no ve dinero en el bolsillo.

 

Ahí es donde hay que medir la eficacia de la política económica; no en discursos ni declaraciones, que los medios electrónicos le meten a la gente, que no ve justificación en su lucha por el pan nuestro de cada día.

No basta discutir o paliar la situación económica; hay que atacarla de raíz.

Ésta será la clave de la campaña de López Obrador en el ya cercano 2015 y, si no cambia la situación, de su campaña presidencial en 2018; entonces tirará a matar, pues le darían base para aparecer de nuevo como “defensor de los pobres”, aunque sólo defienda su ambición de poder y dinero.

Eso dará excelente caldo de cultivo a los grupos o tribus de la izquierda para alcanzar el poder, sobre todo si se unifican en torno al Peje así se antoje difícil. De lograrlo, hay que despedirnos de la democracia y el crecimiento económico y vernos al espejo de Cuba y Venezuela, sueños dorados del Peje, según lo ha exhibido repetidamente.

Porque el PAN no levantará cabeza por sus divisiones, y no sería raro que en 2015 pase por acólito del PRD con alianzas sin sentido que ya preparan en Nayarit, Oaxaca, Michoacán y Guerrero.

Pues el bando de Calderón y Cordero sólo admite la unidad si Madero le da el poder que los panistas le negaron, y sigue irreductible en defender sus intereses, sin importar el PAN, la democracia y la esperanza que pusieron los mexicanos en él hace 75 años.

En contados estados hay PAN unido: Puebla para maderistas y Guanajuato para corderistas; ni Sonora ni Baja California, donde Madero logró mayoría de votos, pues los gobernadores Vega y Padrés no tienen liderazgo panista.

El PAN carece de líderes, tipo sus fundadores Gómez Morín, González Luna y otros que se hicieron sobre la marcha. Fernández de Cevallos está en sus negocios, y D. Luis H. Álvarez resulta poca cosa para el desafío actual de su partido.

Ernesto Rufo, el primer gobernador panista, rehusó el liderato que tuvo, al alejarse un tiempo del PAN. Como senador no ha querido asumirlo, y tal vez ya sea tarde.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: