ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. CONTRATOS, CLAVE DE LA PRIVATIZACIÓN; ¡AHÍ VIENE EL COCO! ; OTRA VEZ SE ATORAN LAS REFORMAS PEÑISTAS; SE ESFUMÓ EL MEXICO’S MOMENT

Jue 05-06-14
Francisco Gómez Maza
Análisis a Fondo: Contratos, clave de la privatización
• El marco legal del nuevo Pemex marcha en las cámaras
• Arranca ronda de comparecencias en la de diputados
Aquí y en China, en Cuba o en la Rusia de Putin, contratos de utilidad compartida y contratos de utilidad y producción compartidas quieren decir privatización. Por qué entonces tenerle miedo a las palabras. Éstas son la expresión del ser, del pensar y del hacer. Punto.
Por qué insistir en que Petróleos Mexicanos no se vende. Claro que se vende. Es una mercancía como los conceptos de dios son para las grandes religiones. Como lo es la virgen de Guadalupe o san Judas Tadeo para la arquidiócesis primada. Una mercancía.
Y si dios es una mercancía, cuantimás el petróleo, una herencia que le escrituró el diablo a los mexicanos y a todos los pueblos petroleros del mundo. Y los de la izquierda lo tienen que aceptar, aunque hagan todas las consultas populares que no les autorice la Suprema. Así de crudo es el negocio del crudo.
En estos tiempos, en los que reina el poder del libre mercado hasta en la China “comunista” o en la Cuba socialista, nadie, ni el más reaccionario “revolucionario” de cualquier resabio comunista, puede llamarse a engaño.
Lo que prima en las relaciones de producción en el mundo, y por qué no en México, son las leyes del mercado. La oferta y la demanda. Que les llame yo “las leyes de la necesidad y del abuso” es otro cantar. Es mi problema y el de los que ponen por delante la necesidad. Es como organizar una gran manifestación en las avenidas que confluyen al centro histórico de ciudad de México. Pueden los descontentos desgañitarse, parar el tránsito de vehículos, que los únicos afectados son los ciudadanos que van a su trabajo, o que andan en la calle por equis o zeta motivos, inclusive pajareando. Al gobierno le importan un bledo las tales manifestaciones.
De que el entramado legal quedará listo pronto – antes de que se oculte la última luna de junio – para que inversionistas particulares, locales y extraños (estos segundos son los más codiciados por el gobierno mexicano), puedan ser socios en Petróleos Mexicanos, en la exploración, extracción, producción, transformación y distribución del petróleo, no hay la menor duda. Toda la actividad legislativa que se está bordando en torno al asunto es sólo el adorno.
Por lo menos eso es lo que indica la seguridad con la que el subsecretario de ingresos, Miguel Messmacher, manejó su intervención al comparecer, este jueves, ante las comisiones unidas de Energía y de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados. Los diputados le plantearon infinidad de interrogantes, pero sólo para que quedara constancia en la Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputados. Lo demás es lo de menos.
Messmacher habló alto y claro. Como canta el gallo que me despierta todos los días al despuntar el alba. La suerte está echada. La Constitución está reformada en lo que a los negocios que se pueden hacer con los bienes del subsuelo de esta lopezvelardiana suave patria se trata.
No lo dijo con las palabras adecuadas. Pero eso es: Se privatizará Pemex mediante la participación de los inversionistas particulares en esas dos figuras, sinónimos de privatización: contratos de utilidad compartida y contratos de utilidad y producción compartida. Que eso es lo que hace el gobierno de Cuba, por ejemplo, o el de Dilma Russeff en el futbolero y mundialista Brasil. De lo que se está hablando ahora es del cómo y en qué condiciones participarán los nuevos socios del hasta ahora monopolio estatal.
Y qué más da que el joven funcionario, que ya pinta canas, haya aclarado que los tales contratos se firmarán mediante licitación pública y con transmisiones en vivo a través del Canal del Congreso. La verdad es que sería más económico y más productivo, y más competitivo, que se expusiera la propiedad de la petrolera al juego de la oferta y la demanda del mercado bursátil, tanto aquí como en todas las bolsas de valores del mundo.
La comparecencia, tanto de Messmacher como el procurador fiscal, Javier Laynez Potisek, fue organizada por la Cámara de Diputados dentro de un calendario de consultas que se repetirá el 12, 17, 18 y 19 de este junio en el Palacio Legislativo, sesiones a las que está programado que asistan funcionarios y expertos en materia hacendaria que mucho tiene de fiscal la operación petróleo.
En el Senado, por cierto a propuesta del PAN (que dicen que no condicionó esta reforma a la electoral), las mesas directivas de las comisiones de Energía y Estudios Legislativos Primera aprobaron modificar el calendario para discutir las leyes secundarias de esta reforma energética, del 10 al 23 de junio, en lugar del 6 al 17, como se aprobó la semana pasada.
Así, tenga seguro que las leyes secundarias serán aprobadas antes del 30 de junio, como lo tienen previsto los líderes del Congreso.
fgomezmaza@analisisafondo.com
http://www.analisisafondo.com
++++++++++
Mie 04-06-14
Francisco Gómez Maza
Análisis a Fondo: ¡Ahí viene el Coco!
• En recesión inflacionaria
• Llovería sobre mojado
Este desgarriate económico, político y social puede devenir en una tragicomedia. De la recesión, negada y renegada por don Luis, estamos a punto de traspasar los linderos de la inflación, el perverso aumento elevado y sostenido de los precios de los productos y servicios que la población necesita consumir para vivir más o menos, y sobre todo de los alimentos básicos.
Lo más grave sería, y no estamos lejos de ello, que se diera la mezcla diabólica de estancamiento de la producción con carestía. Entonces estaríamos en lo que los economistas denominan estanflación (estancamiento con inflación).
Claro que este punto de vista es totalmente rechazado por los sabiondos economistas de Chicago, del Instituto Tecnológico Autónomo de México, de la Universidad Anáhuac, del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas y de los mismísimos economistas inspirados por san José Escrivá de Balaguer.
Un reporte divulgado este miércoles desde París dio la voz de alarma: La economía mexicana registró una inflación de 3.5% durante el pasado abril, hecho que la colocó como la tercera más alta entre las 34 naciones miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). (La inflación mide el aumento elevado y sostenido de los precios en una economía. Es cuando usted va al mercado y lo que ayer costaba un peso, hoy vale 1.10, así hasta que la pare la misma demanda de bienes y servicios).
La inflación nacional se ubicó por encima del promedio de los países de la OCDE, que durante el cuarto mes del año reportó un nivel de 2%. Los países que tuvieron los mayores incrementos de precios a abril del presente año fueron Turquía, con 9.4%; es decir, casi cinco veces mayor al promedio de la OCDE, seguida de Chile, con 5%; México, con 3.5%, y Japón, que registró una tasa de 3.4%. Ya en estos niveles por arriba del 3 por ciento la inflación está muy alta, sobre todo en economías como la mexicana en donde el poder de compra de los consumidores se ha deteriorado de manera exponencial en las últimas tres décadas. Y el mismo Banco Central lo confirma pues los economistas del instituto mantienen ese objetivo.
Sin embargo, a principios del presente año la inflación se elevó por encima del 4%, en gran medida por el impacto inflacionario de la entrada en vigor de las medidas tributarias aprobadas por el Congreso en la reforma hacendaria. Y el propio Agustín Carstens, gobernador del banco central, ha reconocido que en los meses venideros la inflación, medida por el índice de precios al consumidor, podría repuntar nuevamente y ubicarse por arriba de 4%.
Entre tanto, la recesión está pegando duro al pequeño comercio de la Ciudad de México, que también se encuentra en recesión, con ventas a la baja de un 8% y pérdida de empleos, de acuerdo con los economistas de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope). Más de 50% de negocios populares, menudistas, se encuentra en situación de sobrevivencia y, con ello, el impacto negativo en los empleos. Aunque no existen por el momento cifras precisas, buena parte de los trabajadores que laboran en los más de 320 mil pequeños comercios, han quedado sin empleo.
En promedio, esos establecimientos tienen entre uno y cinco empleados, algunos de los cuales han prescindido de sus servicios, principalmente en restaurantes.
Con el crecimiento económico de 2.7% calculado por la Secretaría de Hacienda y analistas del sector privado, la generación de empleo formal llegaría a 600 mil empleos en toda la economía, como lo plantea el secretario del Trabajo Alfonso Navarrete; sin embargo, esta cifra parece optimista ante los 611 mil nuevos puestos de trabajo que se generaron en 2011 con un crecimiento anual de 4%.
Pero ojo. El crear 600 mil nuevos empleos no significa mucho. No agrega nada significativo a la vida de los mexicanos, pues puede usted jurar que la inmensa mayoría, sino es que todos, son de ingresos muy raquíticos para los trabajadores. Y no se justifica con decir que “por lo menos, o de perdida, tienen un empleo”.
El año anterior el incremento anual de la Población Económicamente Activa (PEA) fue de poco más de un millón de personas; sin embargo, tan sólo se registraron 463 mil nuevos afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en todo 2013, cuando la economía sólo creció en 1.1% en todo el año.
Lo interesante y preocupante es que, a pesar del estancamiento salarial, de la muy débil capacidad de compra de la clase trabajadora, la inflación viene creciendo, lo que aparentemente estaría rompiendo con las leyes de la oferta y la demanda. Pero es que la producción de bienes está alicaída.
Y no se ve ninguna luz al final del túnel.
fgomezmaza@analisisafondo.com
http://www.analisisafondo.com
++++++++++
Mar 03-06-14
Francisco Gómez Maza
Análisis a Fondo: Otra vez se atoran las reformas peñistas
• Los panistas vuelven a poner condiciones
• Mientras, la economía nacional, en picada
Los trabajos para aprobar las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones y privatización del sector energético vuelven a atorarse en la cámara de senadores.
El coordinador panista, senador Jorge Luis Preciado, advirtió que el PAN no va a debate de las iniciativas en materia energética, en tanto los congresos estatales no aprueben las leyes secundarias de la reforma político electoral.
E poder ejecutivo ya publico la legislación secundaria y ahora corresponde a los congresos locales ajustar las leyes estatales al nuevo esquema que crea los Órganos Públicos Electorales Locales (OPLEs). Los congresos locales ya deberían de haber cumplido con ese trámite legislativo. Ya está corriendo junio y los procesos electorales venideros deben de iniciarse en septiembre próximo para que culminen con las elecciones federales, estatales y municipales de julio del 2015.
En condiciones democráticas, los trabajos del Senado para sacar las leyes y reglamentos que normarán los planes de negocios en el mercado de las telecomunicaciones, la energía eléctrica y las condiciones en que se dará la asociación de Petróleos Mexicanos con inversionistas particulares, tan importantes para el presidente Enrique Peña Nieto, no tendrían por qué estar condicionados a nada.
Qué pretenden los panistas. El trabajo de los congresos locales de todos modos tiene que darse y ya porque presuntamente deben de haber ajustado sus leyes estatales a la reforma general ya, en este junio, porque los procesos electorales se deben de iniciarse el septiembre, para culminar con las elecciones de julio del 2015.
Y la decisión del PAN frena la discusión de las veintitantas (27) iniciativas energéticas, que abriría el próximo viernes 6 de junio en comisiones unidas del Senado, y los dictámenes serían discutidos y aprobados en periodo extraordinario en las dos últimas semanas del mes. Y en la cámara de diputados todos están con las manos atadas mientras el senado no dictamine y envíe el dictamen a San Lázaro.
Vuelve a reinar la incertidumbre cuando ya faltan sólo dos grandes paquetes de leyes secundarias por aprobar y echar a andar. Las dos son fundamentales en momentos en que sobre la economía nacional hay graves amenazas. La planta productiva está en problemas. Y al presidente de la república le urge presentar reglas claras y sencillas para que los inversionistas, sobre todo los extranjeros, vuelvan sus ojos hacia las ventajas que les daría traer su dinero a invertirlo en el petróleo, en la generación y distribución de electricidad.
En telecomunicaciones, el Senado organizará, a partir del lunes venidero, audiencias con organizaciones especializadas antes de la dictaminación de las secundarias. La presidenta de la comisión de telecom, Alejandra Barrales (PRD), dijo que la decisión fue tomada en acuerdo por los integrantes de la Mesa Directiva de la comisión, la senadora Itzel Ríos (PRI) y Javier Corral (PAN). Estas audiencias podrían ocurrir los días 10, 11 y 12 de junio. En principio, el dictamen de telecomunicaciones debía quedar aprobado la próxima semana, entre 11 y 13 de junio. Pero el anuncio del PAN retrasa todo.
Los priístas andan preocupados. Tanto que el presidente del CEN tricolor, el mexiquense César Camacho, hizo un llamado para “terminar este mes el periodo reformador, pasar al implementador y que se multipliquen los avances en el país.”
fgomezmaza@analisisafondo.com
http://www.analisisafondo.com
++++++++++
Luna 02-06-14
Francisco Gómez Maza
Análisis a Fondo: Se esfumó el Mexico’s Moment
• Datos contradictorios desde el corazón del gran mercado
• México cayó tres lugares en el interés de los inversionistas
Qué nos pasó a los mexicanos; en qué se equivocaron los dirigentes de la nación, los encargados de “mover a México”; de impulsar a los agentes económicos.
Qué mal fario cargamos los hombres de maíz; qué demonio diabólico se nos metió en el alma:
En un solo día, en menos de 24 horas se acabó el encanto.
Dedicados a “mover a México”, reformamos la Constitución para dar cabida a los grandes capitales extranjeros para modernizarnos, para entrar en el círculo de las economías emergentes, para sentar las bases de un modelo que daría empleo pleno y bien pagado, y dinero contante y sonante en los bolsillos de todos, de repente nos dimos cuenta de que no crecemos, de que la economía está cesante, como muchos trabajadores.
Nos dimos cuenta de que los inversionistas extranjeros no estaban tan interesados en México como nosotros imaginábamos.
Se esfumó aquel entusiasta “Momento mexicano” alimentado por el cambio del primero de diciembre de 2012, luego de la “Docena Trágica” de dos gobiernos que no supieron gobernar.
Este dos de junio fue una jornada de informes contradictorios.
Por un lado, el periódico The New York Times informó que compañías estadounidenses habían optado por expandir sus operaciones en México en vez de China, como tradicionalmente ocurría en los últimos años, ante el incremento de los costos de mano de obra en el país asiático.
Desde ciudades fronterizas como Tijuana a las llanuras centrales, los trabajadores mexicanos están cada vez más en la demanda, indicó el influyente rotativo estadounidense. Y daba datos duros: El comercio estadounidense con México creció en casi 30% desde 2010, a 507 mil millones de dólares, de forma anual, y la inversión extranjera directa en México, el año pasado, alcanzó un récord de 35 mil millones de dólares.
En los últimos años, los productos manufacturados de México cobraron una mayor participación en el mercado de importación estadunidense, alcanzando un máximo de alrededor de 14%, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, mientras que la participación de China disminuyó.
Sin embargo, este mismo lunes no todo fue miel sobre hojuelas para los mexicanos. Nubarrones en el horizonte de esta gran geografía abrazada por los océanos. Tierra de volcanes. Campo de promesas y vergüenzas:
La consultora AT Kearney informó, al alimón con el TNYT, que el país pasó del lugar nueve a la posición 12 en el interés de los inversionistas. Estados Unidos se ubicó como el principal mercado para las inversiones, seguido de China, Canadá, Reino Unido, Brasil y Alemania.
A pesar de la serie de reformas estructurales que se aprobaron el año pasado, México perdió tres posiciones en el índice de confianza de inversión extranjera directa, lo que le hizo salir del top ten que registró el año.
De acuerdo con la consultora, México es el segundo país, tanto a nivel mundial, como en América Latina, para la atracción de capitales en el sector primario, en gran medida por las expectativas generadas por la reforma energética.
Pero a casi un año y medio de que el actual gobierno lo pusiera de moda, el llamado “Momento Mexicano” se encuentra estancado, al igual que la economía del país. Empresarios e inversionistas, nacionales y extranjeros, están a la espera de que las reformas estructurales aterricen a través de sus leyes secundarias y adecuarse a las nuevas condiciones tributarias que generó la reforma fiscal, de acuerdo con analistas consultados por el diario mexicano El Universal.
En noviembre de 2012 el semanario británico The Economist publicó un artículo del entonces presidente electo, Enrique Peña Nieto, al cual titularon Mexico’s Moment, donde se destacaban las ventajas del nuevo modelo económico, político y social que pondría en marcha el gobierno entrante.
En aquel entonces, las autoridades auguraban un crecimiento de 3.5% para 2013, con la generación de más de 600 mil empleos en el sector formal.
La historia del primer año de gobierno fue diferente.
El hecho de que el gasto público se rezagara por el cambio de sexenio, en un contexto internacional especialmente adverso, trajo como consecuencia que la economía entrara en un profundo proceso de desaceleración para cerrar el año pasado con un crecimiento de apenas 1.1%, la tasa más baja desde la crisis financiera de 2009. Con ello, apenas se generaron 463 mil plazas formales nuevas y una creciente desconfianza de las familias sobre su futuro económico y del país.
El gobierno justificó el descalabro calificando al año 2013 como un año de transición donde se presentaron y aprobaron una serie de reformas de “gran calado”, como no se había logrado en muchos años, por lo que se esperaba que 2014 sería el año del despegue económico con un crecimiento proyectado por las autoridades de 3.9%.
Sin embargo, la desaceleración se extendió a los primeros meses del año, resultado del menor dinamismo de la economía estadounidense, así como por un mercado interno deprimido.
Durante el primer trimestre del año la economía apenas alcanzó un crecimiento de 1.8%, por lo que las autoridades se vieron obligadas a reducir su proyección para este año a una tasa de 2.7%, que en opinión de algunos especialistas se antoja difícil de alcanzar.
Después de la desaceleración del año pasado, la economía mexicana entró en una fase de virtual estancamiento, porque si bien no cae como ha dicho el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, tampoco repunta con la fuerza necesaria para salir del alertargamiento que vive el país, lo que ha puesto en entredicho aquél optimismo que generó el “Momento Mexicano”.
fgomezmaza@analisisafondo.com
http://www.analisisafondo.com
++++++++++

 

One Response

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: