MOSAICO, 29-V-014

(Amanecer)

(Los Armadillos)

Martínez Campos, 29/V/014
GUIA

MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 29 de Mayo.- PUES NO, “AMANDA”, el huracán, no llegó aquí con la fuerza nubosa que se temía, y al debilitarse y terminar en sólo tormenta, regó su lluvia benefactora por otras regiones. Las lloviznas ya propias de la temporada, son beneficiosas y es de esperarse que no hayan afectado ya, aquí, las cosechas aún no levantadas. Eso de los huracanes tiene su qué ver y algún funcionario de administración anterior los calificó de bendición, y no es para menos, sobre todo si bendicen con su riego las regiones nuestras, norteñas, “castigadas” por las sequías. Aun cuando en muchos casos a la forzada, ante los embates de los temporales ya estamos aprendiendo a ser previsores. Cierto que los cantos a la hermana agua siempre son vigentes, pero sus enojos en forma de inundaciones también están al día, en nuestro Sureste y en otras regiones terráqueas, según nos dice la tele. DE TODAS MANERAS, los otros huracanes, no por metafóricos menos reales, nos castigan con todo su rigor y la violencia social en todas sus manifestaciones, tal parece llegó para quedarse en este convulsionado México. Y eso en forma de secuestros, extorsiones, vendettas entre bandas, explosiones de rencor o desquite a golpes (algunos reales y otros metafóricos) contra toda clase de autoridad. Y no es consuelo que, en otras regiones terráqueas, estén peor. POR LO DEMÁS, estamos aprendiendo por la tele, la Internet y redes asociadas, que lo sucedido en un rincón terráqueo, repercute pues en todos y, a la inversa, los grandes aconteceres tienen sus réplicas en las remotas regiones, donde quiera que haya seres humanos, o sus compañeros yerbas y bichos. Y no sólo en negativo con mensaje de tragedia, sino lo positivo, con mensaje de Esperanza. EN ESTOS NIVELES, y en interés de todo lo que se mueve en la Tierra, tal vez dé igual comenzar a construir o reconstruir la casa, desde lo pequeño, los cimientos, o desde lo grande, el techo. Desde la organización social fincada en la justicia, o de la promoción de valores dando pautas para poder convivir en la nueva era que aun cuando incipiente, ya nos envuelve. ALECCIONADORES, Y OJALÁ lleguen hasta los últimos rincones parroquiales, los gestos y acciones de líderes de las religiones monoteístas, en sus encuentros con motivo de la visita del Papa Francisco, a tierras de Jordania, Israel y Palestina. A Tierra Santa, pues, para los creyentes. Indudablemente, también, los abiertos, civilizados encuentros con las autoridades civiles de los respectivos territorios. MENSAJES ENVUELTOS EN los valores proclamados y aceptados, siempre vigentes, de la Justicia y la Paz concretas, vividas…” Reconocemos que el hambre, la pobreza, el analfabetismo, la injusta distribución de los recursos son un desafío constante. Es nuestro deber intentar construir juntos una sociedad justa y humana en la que nadie se sienta excluido o marginado”, expresaron en su declaración conjunta Francisco y el patriarca ecuménico Bartolomé. Y con visión universal, planetaria, situada en el trágico momento ambiental que vivimos: “6.- Estamos profundamente convencidos de que el futuro de la familia humana depende también de cómo salvaguardemos –con prudencia y compasión, a la vez que con justicia y rectitud– el don de la creación, que nuestro Creador nos ha confiado. Por eso, constatamos con dolor el ilícito maltrato de nuestro planeta, que constituye un pecado a los ojos de Dios. Reafirmamos nuestra responsabilidad y obligación de cultivar un espíritu de humildad y moderación de modo que todos puedan sentir la necesidad de respetar y preservar la creación. Juntos, nos comprometemos a crear una mayor conciencia del cuidado de la creación; hacemos un llamamiento a todos los hombres de buena voluntad a buscar formas de vida con menos derroche y más austeras, que no sean tanto expresión de codicia cuanto de generosidad para la protección del mundo creado por Dios y el bien de su pueblo”. SÍ, FENECIERON LAS utopías totalizadoras diseñadas para su tiempo. Pero no fenecieron muchos de sus promotores amantes del ser humano, luchadores sociales, políticos que en medio de la contradicción optaban por la vida y por la comunidad, pensadores que nos regalaron grandiosos sueños que no se perdieron en la bruma de los conflictos, santos clérigos o laicos que se donaron para que otros vivieran: Gandhis, Mandelas, Teresas de Calcuta, Martin Luther Kings, Ches Guevara, indígenas enamorados de su terruño y ahora maestros para el hombre industrializado, empresarios que no idolizaron al dio$ de este mundo sino lo instrumentaron como servicio al desvalido, altruistas que renunciaron a idolizar su clase y pusieron su valer y su valor al servicio de las mejores causas, artistas que con su obra azas artesanal o con su obra maestra, recrearon al mundo. De ellos y de los héroes de la virtud (del bien vivir) nos valemos ahora para regenerar nuestro Planetita extraviado. (www.losnuevostiempos.wordpress.com )

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: