¿VA EL PAN AL DESPEÑADERO?. Salvador Flores LLamas

PAN

A c e n t o

¿Va  el PAN al despeñadero?

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Ninguna conmoción causó el anuncio de que la ex primera dama Margarita Zavala de Calderón va con Cordero para presidente nacional del PAN, pues  todo mundo sabe que Felipe es el verdadero jefe de Ernesto y lo utiliza para apoderarse del control del partido de Gómez Morín.

Ni modo, y ojalá el alto prestigio atesorado por Margarita, no se desdore.

Como ninguna mella causa en el ánimo de los panistas que Luis H. Álvarez y su esposa Blanca Magrassi apoyen al candidato del expresidente, por la liga especial que existe entre Felipe y D. Luis; nadie discute el prestigio de éste, aunque tampoco arrastra multitudes.

Los asesores de Cordero están dando palos desesperados y no hallan que inventar, porque su gallo está abajo en las preferencias, por más que se esfuercen en engañar con encuestas falaces.

Fue demasiado burdo que, apenas concluido el debate Madero-Cordero salieran con encuestas que daban la victoria a éste, pues la gente no pudo seguir el debate por fallas de la transmisión y, por tanto, no pudo opinar.

Y mandar soltar su propaganda en los actos de Madero es vil golpe bajo, que se añade a otros y hacen recordar el sello de Cordero, quien cuando contendió por la candidatura presidencial con Vázquez Mota, la llenó de dicterios, y ni así se le ganó, pero sí enlodó al partido.

No vayan a ponerle a Ernesto el mote de “nacido para perder”, pues nunca ha ganado una elección y es senador de lista, o plurinominal; esto es sin haber dado pelea.

Todavía mayor golpe bajo fue enviar a su gente a apoderarse del control de la campaña de la candidata presidencial; en vez de apoyarla y que ganara el PAN. Mas pudo más en Ernesto su derrota, que desprestigiar al partido, al que ahora dizque quiere liderar.

Que no nieguen los corderistas que coparon la campaña de Josefina; baste decir que su coordinador fue Roberto Gil Suhartz, indiscutible partidario de Ernesto, y el asesor non fue el cuñado de Felipe, Juan Ignacio Zavala.

Además, por tantas críticas que Cordero lanzó a Madero-líder nacional del PAN, como coordinador de sus senadores, se ve que no respeta jerarquías y sólo le interesa obedecer a su verdadero jefe.

Causó mucha mella en núcleos panistas saber que Ernesto quiso tumbar a Madero de interlocutor ante el gobierno; pero Peña Nieto lo rechazó, pues sabe bien que Calderón sería el verdadero interlocutor, y ya tiene suficiente con tratarlo como expresidente.

Después de eso arreciaron las puyas de Cordero contra Madero, y lo llamó entreguista a Peña Nieto; pero mucha gente se dio cuenta que lo hacía por despecho, porque Peña rechazó su entreguismo, no por defender al PAN.

Bueno, hasta ratero le ha dicho a Gustavo Enrique Madero Muñoz.

El colmo fue que 5 corderistas presentaron una denuncia sobre presuntos actos de extorsión y tráfico de influencias, imputados públicamente a un legislador federal maderista; mas no pusieron sus firmas sobre sus nombres escritos.

En síntesis, sólo lanzaron un anónimo para ensuciar más el proceso en que por vez primera sufragarán los 217 mil 563 militantes del partido, para después objetar “una campaña plagada de irregularidades”.

Cordero y fans acusan que Madero rechazó más debates; pero privó el sentido común, pues Gustavo rehusó darle más ocasión para que lo rocíe de suciedad, como lo ha hacho insistentemente.

En cambio, Madero frenó los ataques que ya circulaban contra Juan Manuel Oliva, segundo en la planilla de Cordero, a quien achacan malos manejos en la compra de terrenos para la refinería que se pensó erigir en Guanajuato cuando lo gobernó. Así Gustavo evitó que se enlodara al PAN, lo que no le importa a Ernesto

Los corderistas se han cansado de atacar a sus oponentes con todo, de la mano de los asesores españoles Antonio Solá y Alexi Sanmartín, a quienes nada les interesa el prestigio o desprestigio del PAN. Y de acuerdo con su libreto, Cordero y Cía. acusan a Madero y socios de desatar la guerra sucia, cuando es al contrario.

Será, pues, muy difícil la reconciliación de los panistas tras de la contienda. Los asesores extranjeros se irán con los bolsillos repletos, y que al PAN se lo lleve el diablo. 

En tales condiciones, fácil es prever el escenario poselectoral: rechazará su derrota Ernesto; arguirá fraude y se irá al Tribunal Federal Electoral, como el Peje, a presionar y que le regalen un triunfo que los panistas le negarán democráticamente. 

Eso, sin importarle el desprestigio consiguiente para el PAN y ahondar su división en vez de sumarse al victorioso y llamar a sus partidarios a unírsele para fortalecer al partido, que lo más seguro es que llegue más escindido a sus 75 años en septiembre próximo, y a la elección de medio sexenio, que será crucial para el país y, desde luego, para Acción Nacional.  

Lo que sí es de dudar es la especie que ha circulado: que Calderón intentará como López Obrador, fundar otro partido, si Cordero no gana y le entrega la jefatura panista. 

 

2 Responses

  1. […] ¿VA EL PAN AL DESPEÑADERO?. Salvador Flores LLamas. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: