TRES ARTÍCULOS. Norma L. Vázquez Alanís; Antonio Aspiros Villagómez y Teresa Gurza

TRES ARTÍCULOS.

Constelación Andrómeda. El Cuervo: mucha sangre, pero gran calidad. Por Norma L. Vázquez Alanís.

El museo de Maximiliano y los dioses secuestrados. Por Antonio Aspiros Villagómez.

Pinguinos y  Percas. Por Teresa Gurza

(Proporcionados por Salvador Flores LLamas)

++++++++++++

 

Constelación Andrómeda

El Cuervo: mucha sangre, pero gran calidad

Por Norma L. Vázquez Alanís

Una serie de crímenes altera la tranquilidad de Baltimore a mediados del siglo XIX, pero el autor no es cualquier asesino; es alguien que ha tomado como inspiración las obras del escritor y poeta estadunidense Edgar Allan Poe, cuya existencia siempre estuvo signada por la muerte, el deterioro producido por el alcohol y su genio incomprendido en su época.

Tal es el leitmotiv de ‘El Cuervo: guía para un asesino’ (‘The Raven’, 2012) del director James McTeigue, una historia de ficción en la cual se mezcla el suspenso con el género policíaco, y que está basada en el misterio que envuelve el deceso de Poe en Baltimore, ya que cuatro días antes de su muerte fue encontrado en un estado de delirio y luego llevado a un hospital donde finalmente falleció.

Se trata de una muestra de cine inteligente -que destaca entre la vorágine de filmes intrascendentes o con altas dosis de violencia y de esas sagas artificialmente llevadas hasta el infinito- por la calidad de su argumento, una narración bien llevada, una producción muy cuidada en vestuario y ambientación de calles e interiores, así como por la excelente caracterización que de Poe hace el actor John Cusack.

El protagonista se vale de su habilidad actoral para cambiar de máscara en un instante, y así pasa de la ternura o la tranquilidad a la ira o violencia que caracterizaban  a Poe. Además se compenetra de la mística de este eximio escritor del siglo XIX, y se contagia de las atmósferas lúgubres descritas líricamente en cada uno de sus macabros relatos logrando realzar al personaje cuando lo confronta con el monstruo de su propia creación: un ávido lector y admirador secreto que lo desafía tanto intelectual como corporalmente a que lo atrape, a través de la recreación de asesinatos que copian escenas de sus cuentos.

El espectador encontrará referencias directas a obras reconocidas de Poe como ‘El pozo y el péndulo’‘El corazón delator’, ‘La muerte de la máscara roja’ y ‘Los crímenes de la calle Morgue’, entre otras.

La película toma como punto de partida los eventos desconocidos que antecedieron a la muerte prematura, cuyas causas permanecen inciertas hasta la fecha, del escritor estadunidense Edgar Allan Poe, quien fue encontrado sin vida en Baltimore diez días antes de casarse por segunda vez.

El misterio que rodeó el fallecimiento de Poe ha dado lugar a especulaciones, que van desde que se debió a los efectos del alcohol, a la sífilis o al asesinato, de manera que el argumento de ‘El Cuervo: guía para un asesino’ se posiciona en este desconocimiento para desarrollar una interesante teoría al respecto.

McTeigue construye desde lo imaginario y la ficción, con datos biográficos, el ocaso de un escritor maldito que gracias al sueño de la razón produjo historias macabras maravillosas, una trama que mantiene el suspenso hasta la última parte y a pesar de que el desenlace es previsible, no demerita en absoluto la impecable factura.

La película recorre un singular camino anacrónico. Principia mostrando al autor de ‘El Cuervo’ sentado en un banco de parque con la mirada hacia el cielo, ido, entonces el graznido del ave negra, que bordea la silueta circular de la luna, es el detonante de una aventura que descompone la personalidad de este escritor muerto a los 40 años… y cierra el círculo con la misma imagen de Poe antes de que sea ingresado en el hospital, donde pronuncia la palabra clave para desenmascarar al asesino.

La carrera contrarreloj de Poe y el detective Fields, interpretado por Luke Evans, para dar con el criminal, muestra lo más suculento del filme con señales imperceptibles que desanudarán, entre tinta y sangre, el enigma del asesino serial.

Hay que mencionar a los guionistas Ben Livingston y Hannah Shakespeare por su profesional trabajo; también destacar las actuaciones de Evans y Brendan Gleason como el capitán Hamilton, padre de Emily, la prometida de Poe, a quien da vida Alice Eve con una interpretación correcta.

James McTeigue se luce en la dirección, especialmente con un derroche generoso de sangre, pero sin caer en el morbo innecesario.

++++++++++++++

El museo de Maximiliano

y los dioses secuestrados

Antonio Aspiros Villagómez

 

Destacó el interés por proteger el patrimonio del país. El presidente

Valentín Gómez Farías creó la Biblioteca Nacional que hoy forma parte

de la UNAM, y el emperador Maximiliano fundó el Museo Nacional,

que hace medio siglo dio paso al de Antropología (MNA), que está en

Chapultepec con el monolito de Coatlinchán afuera.

En días recientes el investigador emérito Eduardo Matos Moctezuma

ofreció una charla sobre aquel Museo Nacional, surgido por

decreto del 4 de diciembre de 1865 y que duró 99 años en la calle

Moneda de la capital mexicana, hasta finales del sexenio de Adolfo

López Mateos.

Ya en el siglo XVIII Boturini había elaborado el catálogo del Museo

Histórico Indiano; el padre Clavijero proponía crear “un museo no menos

útil que curioso”, y Joseph Longines tenía un Gabinete de Historia.

En 1790, cuando el virrey Revillagigedo mandó empedrar la plaza

de armas (el Zócalo) como parte de una transformación de la ciudad

de México donde hasta limpió de vendedores ambulantes la sede de

gobierno -según relató Matos-, fueron encontrados el monolito de

Coatlicue y la Piedra del Sol, conocida como calendario azteca.

Durante el siglo XIX no todo fueron en México

matanzas entre buenos y malos o patriotas

y traidores, gobiernos derrocados, invasiones

extranjeras y cambios en el poder de federalistas

y centralistas. También hubo un gran desarrollo del

pensamiento, la enseñanza, la literatura, el periodismo,

los espectáculos, las artes y la ciencia.

Por instrucciones de Revillagigedo, esta última fue colocada

en un muro de la catedral para que se viera que los

españoles no habían conquistado a un pueblo bárbaro,

mientras que la diosa madre también llamada Tonantzin, estuvo

enterrada en la Universidad porque los frailes quisieron

acabar con el culto que aún le rendían los naturales. Sólo la

exhumaron temporalmente para que Humboldt la estudiara.

De lo expuesto por el conocido arqueólogo Matos Moctezuma,

que es parte de lo aquí relatado, quedó claro que

después de la Independencia, tanto gobiernos republicanos

como monárquicos se ocuparon de preservar el acervo patrimonial

de México.

Así, Iturbide creó un Conservatorio de Antigüedades, que

no llegó a funcionar, mientras que el presidente Guadalupe

Victoria fundó el Museo Nacional Mexicano. La escultura de

El Caballito (severamente dañada en 2013) fue enviada a la

Y Maximiliano se dio tiempo para establecer el Museo

Nacional y ponerlo “bajo nuestra inmediata protección”. Prohibió que

fueran sacados del país los objetos históricos y además creó la comisión

científica que hizo el primer levantamiento de la zona arqueológica

de Teotihuacán, cuyas pirámides comparó su esposa Carlota

con las que había conocido antes en Egipto.

En ese museo, objetos arqueológicos como una cabeza de Coyolxahuqui,

la propia Coatlicue y otras, fueron colocadas en el patio. Según

se ve en las fotos que proyectó el profesor Matos, en el interior estaba

todo amontonado. La vasija del mono, robada del MNA en 1985, estaba

en el suelo. No existían las técnicas expositivas.

La charla llegó a un punto de gran interés: en 1823 el inglés William

Bullock montó en su país la exposición Ancient and modern Mexico,

pero no todas las piezas que se llevó, regresaron. Y cuando Matos se

lo comentó al director del Museo Británico que custodia uno de esos

bienes, éste le contestó: “mi no entender”.

Matos explicó que, mientras en América los museos buscan

mostrar el pasado de sus pueblos, los europeos presentan otras historias

dada su condición colonialista, y tendrían que cerrar sus puertas si

devolvieran a sus países de origen los tesoros que exhiben.

El conferencista no habló de saqueo, pero muchos países siguen

exigiendo a los museos y bibliotecas de Europa la devolución de sus

antigüedades robadas, de sus “dioses secuestrados” como se titula un

libro al respecto, de este tecleador.

La conferencia del profesor Matos formó parte del ciclo Esplendor

y ocaso del Segundo Imperio Mexicano, organizado por el Centro de

Estudios de Historia de México Carso y que concluirá en junio próximo.

 ++++++++++++

 

PINGÜINOS Y PERCAS

Teresa Gurza.

¿Se imaginan que Peña Nieto aceptara las renuncias de los políticos que viven en el lujo, tal como lo acaba de hacer el Papa con el obispo de Limburgo, Franz Peter Tebartz van Elst, conocido por su afición a consentirse?

Nos quedaríamos casi sin nadie…¡¡¡que rico!!!… y todos los niños mexicanos podrían tener escuelas con drenaje, luz, baños, mesa-bancos y pizarrones, terminando con la vergüenza nacional por el estado de los planteles que hay ahora.

Pero como eso no va a suceder, y para no aguarles la Semana Santa, mejor escribiré de noticias relacionadas con animales.

Como las ballenas que cantan tan lindo cuando llegan a la Antártida y que ahora sonarán aún más felices, porque la Corte Internacional de Justicia prohibió a Japón cazarlas en esa zona.

Por fortuna ellas estarán más a salvo, pero es preocupante la situación de animales llevados a lugares que no les corresponden donde mueren luego de mucho sufrimiento; como le pasó a un oso polar que en el zoológico de Buenos Aires, no resistió el calor del verano argentino.

Y les está sucediendo a 12 ejemplares de los magníficos pingüinos de Humboldt, recluidos en un centro de vida marina ubicado en Scarborough al noreste de Inglaterra; y a los que tienen que darles antidepresivos para quitarles el estrés que el mal clima de ese lugar azotado por tormentas y vientos les provoca.

Por cierto que esta especie de pingüinos está amenazada por la extinción, porque la pesca indiscriminada acaba con los pececillos de su dieta o los mismos pingüinos terminan atrapados en las redes.

Hablando de pescaditos, un tiempo que viví en un departamento   tuve como mascota un pececito rojo tan inteligente y tierno, que se daba cuenta cuando llegaba yo de trabajar y subía a lo alto de la pecera colocándose de lomo para que le hiciera cariñitos; y viendo que expresaba su satisfacción con burbujitas, me convencí que como cualquier otro ser, mi pescadito pensaba y gozaba.

Eso es tan cierto, que un equipo de científicos de la Universidad de Saitama en Japón, capturó por primera vez el pensamiento de un pez; y logró captar sus movimientos neuronales al prepararse para cazar una presa.

Su descubrimiento podría llevar a una mejor comprensión del cerebro y a permitir el desarrollo de nuevos fármacos para las enfermedades siquiátricas de los humanos; que consumen ahora cantidades tan enormes de medicamentos contra la depresión y la ansiedad, que han llegado ya a las aguas residuales de muchas partes del mundo.

Y estarían provocando cambios en el comportamiento de la vida marina, que podrían tener graves consecuencias ecológicas para el medio ambiente.

Porque por ejemplo, cuando los peces perca que son de naturaleza tímida son expuestos al ansiolítico oxazepam, se vuelven osados y hasta se atreven a abandonar su cardumen; lo que en opinión del ecologista Tomas Brodin, no es la mejor estrategia para su sobrevivencia y crecimiento.

Brodin es parte de un grupo de investigadores de la Universidad de Umea en Suecia, que ha colocado percas en concentraciones de oxazepam similares a las dosis que hay en agua residuales de su país, encontrando que además de hacerlos más osados, los hace más comelones; por lo que se teme se conviertan en un quiebre para el balance ecológico.

Y en el Acuario de San Paulo, Brasil, vive un querido caimán albino llamado Bino, que como sufre de escoliosis está recibiendo sesiones semanales de acupuntura.

La información que leí en emol, afirma que la medicina tradicional china establece que esta técnica no es exclusivamente para humanos, sino también para los animales; porque las dolencias de unos y otros, son desencadenadas por los mismos patógenos.

Y como la naturaleza no deja de asombrarnos, los estudiosos han descubierto que las abejas tienen comunicación con las flores de las que se alimentan; y que una carga eléctrica que sale de ellas les indica la calidad y cantidad de su néctar.

Los hallazgos anteriores ayudarán en un futuro no lejano, a interpretar el comportamiento de los animales en su aprendizaje, memoria, miedo y alegría; lo que abrirá puertas a la posibilidad de acortar los largos procesos de los tratamientos siquiátricos, con nuevos y mejores fármacos

 

2 Responses

  1. […] TRES ARTÍCULOS. Norma L. Vázquez Alanís; Antonio Aspiros Villagómez y Teresa Gurza. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: