En México, interés por el pasado desde la era prehispánica, Por Norma. L. Vázquez Alanís. Y Diez millonarios; y pobres, cuatro de cada diez. Por Teresa Gurza

(Artículos proporcionados por Salvador Flores LLamas)

 

  En México, interés por el pasado desde la era prehispánica

 

Por Norma L. Vázquez Alanís

 

 

 

Afuera de la casona del barrio de Chimalistac que alberga al Centro de Estudios de Historia de México Carso, de la Fundación Carlos Slim, había una larga fila de personas aguardando que se abrieran las puertas; eran casi las cinco de una tarde cálida… iban a escuchar la conferencia que sobre ‘Maximiliano y el Museo Nacional’ ofrecería el doctor Eduardo Matos Moctezuma.

 

El pequeño salón de eventos, cuyo ventanal da hacia el frondoso jardín y que alberga enormes vitrinas con cientos de libros antiguos que forman parte del acervo del Centro, comenzó a llenarse. Al poco rato llegó el doctor Matos y ocupó el estrado; algunos asistentes se acercaron a saludarlo y amablemente conversó con varios de ellos antes de iniciar su exposición.

 

A las seis en punto, la historiadora Josefina Moguel Flores -jefa del archivo histórico del Centro- dio la bienvenida a los asistentes y presentó al arqueólogo de amplia trayectoria, reconocido internacionalmente por su trabajo en las excavaciones del Templo Mayor, quien hablaría sobre los inicios del Museo Nacional como parte del ciclo de conferencias de primavera 2014: “Esplendor y ocaso del segundo imperio mexicano”, que tienen lugar todos los lunes desde el pasado febrero y hasta junio de este año.

 

En su ponencia, Matos Moctezuma apuntó que los museos surgen del interés del hombre en su propio pasado, en el de otros pueblos o en las obras del hombre mismo. Luego se remontó a la época prehispánica, para dar al público una perspectiva más amplia sobre el nacimiento del Museo Nacional.

 

La mirada al pasado no es reciente y tiene diferentes perspectivas, no sólo de coleccionismo y es interesante, porque nos hace ver la manera en que ese pasado va a tener repercusiones a lo largo de la historia. Por ejemplo, Roma retomó los conceptos etruscos y griegos para incorporarlos a su cultura.

 

En el mundo prehispánico ya existía ese interés por el pasado, dijo Matos Moctezuma. Explicó que en el caso mesoamericano, en la cosmogonía el hombre fue hecho de maíz, y a los habitantes de esta parte del planeta les surgió la pregunta: ¿qué hacemos aquí? Al llegar la conquista, los hombres que arribaron a tierras nuevas se preguntaron a su vez ¿qué hacen estos hombres aquí?

 

Así, los conquistadores hicieron su versión de acuerdo con sus creencias, es decir con la Biblia, y pensaron que Quetzalcóatl era un apóstol de Cristo que vino a evangelizar a los pobladores de estas tierras y dedujeron que se trató de Santo Tomás porque encontraron cruces aquí, pero que en el México prehispánico tenían una connotación distinta a la del cristianismo.

 

Luego refirió que en el Templo Mayor –“que excavamos desde hace 36 años”, recordó- había objetos teotihuacanos seguramente pertenecientes a los coleccionistas de aquella época. Los mexicas quisieron saber qué había en Teotihuacan, donde fincaron uno de sus mitos, el del quinto sol; iban ahí, excavaban y encontraban piezas que traían al Templo Mayor.

 

Los mexicas imitaron las máscaras teotihuacanas por el deseo de creerse dueños de todo lo que había en su tierra; tenían interés en un pasado que querían hacer suyo. También se apoderaron de mitos de los toltecas para decirse herederos de esas culturas, puntualizó el arqueólogo.

 

Hizo un recuento de los intentos de sabios e intelectuales llegados con la conquista por recolectar información y objetos de las nuevas tierras. Francisco Hernández de Toledo estuvo en Nueva España de 1570 a 1577 y escribió cuatro libros sobre flora y fauna halladas en América.

 

Posteriormente, entre 1736 y 1743 Lorenzo Boturini coleccionó diversos manuscritos indígenas para su museo de historia o Museo de Indias, que incluía códices como el Boturini y el mapa de Sigüenza, pero fue Francisco Xavier Clavijero quien lanzó la idea de crear aquí un museo, en un texto al inicio de su obra ‘Storia Antica del Messico’, en el cual pedía que se resguardaran los manuscritos y muestras de cultura de la Nueva España.

 

Fue Longinos Martínez quien montó el primer gabinete de historia natural en la calle de Plateros y en 1792 se estableció el Real Seminario de Minería en la calle de Guatemala; durante el gobierno de Juan Vicente Güemes y Pacheco, Conde de Revillagigedo, se hicieron excavaciones para emparejar el suelo de la Plaza Mayor y entonces aparecieron la deidad Coatlicue y la Piedra del Sol o Calendario Azteca.

 

Como también hubo hallazgos en la Isla de Sacrificios, todos los objetos fueron enviados a la Real y Pontificia Universidad de México, que se volvió una especie de museo, relató el doctor Matos Moctezuma.

 

En 1825 Guadalupe Victoria creó el Museo Nacional Mexicano y lo ubicó en los salones de la Universidad; en 1865 Maximiliano decretó la creación del Museo Nacional de historia natural, arqueología e historia, y biblioteca, que se situó en la calle de Moneda, donde estuvo hasta 1964, cuando fue llevado a Chapultepec.

 

El decreto de Maximiliano indicaba que la dirección general del museo estaría a cargo de una persona nombrada por el emperador. Fue el ministro de Instrucción Pública y Cultos quien ocupó el cargo. Además, el documento prohibía sacar del país los objetos que habría en el museo.

 

En 1913 el acervo de flora y fauna del Museo Nacional pasó a integrar el museo de historia natural que se estableció en El Chopo y ahora está en la tercera sección de Chapultepec, dijo el arqueólogo para concluir su conferencia, que ilustró con la proyección de imágenes y documentos históricos.

 

 

DIEZ MILLONARIOS; Y POBRES, CUATRO DE CADA DIEZ.
¡Felicidades Lorenzo!                                                                 Teresa Gurza. Acabar con la desigualdad además de un imperativo ético, es la única forma que tiene México de ser una economía competitiva internacionalmente, destacó el doctor José Narro Robles rector de la UNAM. Nuestro país es una de las naciones más desiguales del mundo; y esto se comprobó una vez más con la reciente información de que diez mexicanos acaparan 133 mil millones de dólares; mientras que cuatro de cada diez compatriotas, no tienen para comida suficiente y de calidad. Pero pese a las evidencias, nuestro gasto social sigue siendo menor que en muchos otros países de menos carencias y no ha servido de gran cosa para combatir la pobreza. Al inaugurar el congreso Política social y sociedad civil: retos para alcanzar la equidad y la justicia social,  el doctor Narro indicó que en los últimos 15 años los gobiernos han destinado casi tres billones de pesos a programas sociales; pero siguen sin resolverse los problemas de pobreza, injusticia, exclusión y desigualdad. Y cuestionó si esa acción “desintegrada y parcelada”, es la adecuada para atender situaciones que llevan a que más de cinco millones de mexicanos no sepan leer ni escribir, once millones vivan en pobreza extrema y más de 50 millones sufran carencias básicas. Alertó sobre lo mismo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); que esta semana destacó en su informe “Panorama de la Sociedad 2014” que en México no mejoran el nivel de pobreza y los indicadores de bienestar. Y precisó que nuestro país tiene el ingreso nacional más bajo entre todos los países miembros y ocupa el segundo lugar en desigualdad. Al evaluar el comportamiento de la economía regional a más de cinco años de la crisis financiera de 2008, la OCDE señaló que debido a los recortes hechos en México al gasto social, aumentaron las dificultades de los grupos vulnerables. Y que actualmente se invierte en ellos menos de siete y medio por ciento del PIB, cuando el promedio en la OCDE llega a casi 22 puntos porcentuales. El documento añade que en ningún otro país, la gente tiene la percepción de no poder comprar comida suficiente; que el nivel de pobreza relativa es el segundo más elevado en el área, “uno  de cada 5 mexicanos es pobre, en comparación con uno de cada 10 que corresponde al promedio de la OCDE”; y que en empleo, México sigue muy por debajo del resto. De más está reconocer, que el doctor Narro y la OCDE tienen toda la razón; y que sus diagnósticos debieran obligar a tomar medidas urgentes y a cambiar el sentido de la economía. Porque será imposible lograr que el crecimiento llegue en igual proporción a todos los mexicanos, si seguimos como vamos; gastando a lo tonto y despilfarrando entre otras muchísimas cosas, en pésimos partidos políticos que se agandallan dinerales. Es absurdo y desproporcionado, que el IFE-INE goce de un presupuesto elevadísimo mientras haya mexicanos con hambre. Que los legisladores dilapiden, como acaban de hacerlo al alquilar computadoras que no necesitaban, solo para no devolver recursos a la Tesorería; y que tras de todo, se llenen la boca alardeando que autorizaron pensiones de 580 pesos mensuales para los adultos mayores; y aportaciones gubernamentales de ¡¡¡20 CENTAVOS!!! por cada peso que los trabajadores metan al ahorro voluntario para su retiro. Pero dejan impunes los mochesy los fraudes en Oceanografía, Sedesol, IMSS, Infonavit y PEMEX; solapan la corrupción en estados y municipios; y en sindicatos como el SNTE, que paga 333 millones al mes a más de 200 mil maestros que no existen, en tanto que la mitad de las escuelas del país carecen de agua, luz, mesabancos y hasta de pizarrones.La injusticia causa ya irritación, que se expresa de muchas maneras y se incrementa porque no hay semana sin denuncias  sobre los gastos que hacen los del poder con dinero ajeno. ¿Qué ha pasado por ejemplo, con lo afirmado por la Auditoria Superior de la Federación (ASF) de que en el último año de Calderón, hubo “quebranto y desvío de fondos”; que su cuenta pública revela un sobreprecio de 200 por ciento en obra carretera; pérdidas de 228 millones de pesos en el programa Ciudades Mexicanas Patrimonio Mundial;  y “opacidad” en el manejo de los dineros del Seguro Popular?  Xxxxxxxxxxxxxx FIN DEL ARTICULO.  720 PALABRAS.

2 Responses

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: