Jungapeo, ¿Pueblo Mágico?. Por Silvio Maldonado Bautista

JUNGAPEO, ¿PUEBLO MÁGICO?
Por Silvio Maldonado Bautista

(Tomado de GUIA, Semanario Regional Independiente,
Zamora, Mich., México. http://www.semanarioguia.com.mx )
+++++++
Jungapeo…¿pueblo mágico?. I
Silvio Maldonado Bautista
-Morelia
Adquirir la categoría de pueblo mágico requiere poseer un importante grupo de características o cualidades poblacionales que Jungapeo tiene sin lugar a dudas. (Hablaré de ellas más delante). Claro que el lograr ese calificativo le significa al pueblo en cuestión recibir numerosos apoyos, entre ellos los económicos, que llevan la finalidad de conservar sus mejores atractivos el mayor tiempo posible; como quien dice conservarse bello y atractivo y atraer nuevos visitantes.
Hasta antes de la integración p´urhépecha, en esta región oriental del estado de Michoacán donde se localiza el actual pueblo de Jungapeo, habitaba un grupo étnico muy peculiar. Se decían matlalzinca, matlazingos y otras curiosas denominaciones cuya grafía es naturalmente caprichosa y variable si se tiene en cuenta que los grupos indígenas del México prehispánico no poseían escritura. Los que dicen que saben, o que presumen de sabiondos, los señalaban como de estirpe desconocida; en tanto que otros acaso menos sabiondos referían que estaban emparentados con los aztecas.
Lo cierto es que habitaban principalmente el valle de Toluca, sur y poniente del Estado de México, la faja oriental del actual Michoacán, y el norte de Guerrero. Hablaban el matlazinca, según señalan esos que escriben y cuentan de ellos, y eran expertos tejedores de redes para pescar, por lo que gustaban de vivir cerca de los cuerpos de agua.
A la par de los matlazinca, y particularmente, en las zonas áridas del norte y occidente de México existían otros grupos muy primitivos a los que genéricamente los aztecas les llamaban chichimecas, que en su significado de perros sucios los nahoaparlantes querían calificarlos de bárbaros. Eran conglomerados humanos muy primitivos, cazadores-recolectores y los que conocían la agricultura vivían cerca de ríos o en áreas donde había fuentes de agua, manantiales, ríos. Al correr de los años, ya con la llegada de los españoles, aparecerían como pames, guamares, zacatecos y guachichiles.Tal vez por la presencia cercana de los chichimecas, fue que se ligó el nombre de Jungapeo con ellos. Por eso es que no falta quien diga que Xungapeti es palabra chichimeca que quiere decir lugar amarillo. No obstante, el eminente Dr. Ireneo Rojas, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, especializado en el estudio de indigenismo y pueblos prehispánicos, señala que su significado es lugar de verdes (comunicación personal), característica que alude a la abundante flora que priva no solamente en la cabecera municipal, Jungapeo de Juárez, sino en todo el territorio del actual municipio de Jungapeo.
Y ya que menciono Jungapeo de Juárez, he de decir que esta denominación viene de finales del siglo XIX o principios del XX, aunque oficialmente fue designada para la cabecera del pueblo por el H. Congreso del estado de Michoacán, apenas en 1959. Por otra parte no hay que olvidar que Jungapeo fue erigido como municipio libre y soberano en 1868, después de navegar como tenencia de Zitácuaro y de Tuxpan.
Sigue…
Recelosos los mexica de posibles alianzas entre matlazincas y p´urhépecha, intentaron su conquista total, pero solamente lograron hacerlo con los que radicaban en el amplio valle tolucense. El otro grupo más numeroso buscó alianzas con los michoacanos, ofreciendo a cambio convertirse en sus celosos guardianes en esa región oriente y formar con ellos para combatir a los mexica, si se llegare el caso. Es importante señalar que en esta región oriente anidaban otras etnias, entre ellas otomíes, tlahuicas, mazahuas y los propios nahoas.También cabe decir que fue en tiempos de Tzictzicpandacuri (entre 1470 y 1480), de la etnia michoacana, cuando la tan temida alianza matlazingos– p´urhépechase consolidó. Finalmente, los matlazinca estaban integrados totalmente al señorío michoacano. A cambio de ello, el rey niño –el characu-, les permitió vivir en el territorio oriental del señorío, en donde más tarde surgirían las actuales poblaciones de Zitácuaro, Jungapeo, Benito Juárez, Susupuato, Tuzantla, Tiquicheo, Huetamo, Tuxpan, Ciudad Hidalgo, Zinapécuaro, Indaparapeo y Charo, entre muchas más. Agradecidos los matlazincas habían nominado a su ciudad principal Charo, en honor del characú -rey niño-, Tziczicpandacuri, gran señor de los michoacanos.

Autor:
Silvio Maldonado Bautista
+++++

Jungapeo… ¿pueblo mágico? II
-Morelia
Debe tenerse en cuenta que en el amplio territorio de los que hoy son las entidades federativas, Colima, Jalisco, Guerrero, Edo de México, Guanajuato y Querétaro, Tariácuri, el gran señor de Michoacán, había hecho la integración de un gran señorío o imperio cuya lengua oficial era el phoré, mal llamado tarasco. En otras palabras, el señorío o imperio tenía como idioma oficial el de sus dominadores de la meseta, pero sus integrantes no dejaban de hablarse en el idioma de su etnia.
Por el occidente del imperio la lengua dominante era el náhuatl en pueblos como Haramútaro (La Piedad), Sahuayo, Jiquilpan, Ocotlán, Jocotepec, Chapala, Soyatlán, Zapotlán; los colimotes del reino de Colimán tenían la suya propia. Hablaban el náhuatl también los jaliscas; el nayarita, los indios nayaritas; el chichimeca, los de Guanajuato y así. En el Poniente varias lenguas subsistieron hasta la casi desaparición del tarasco; tales fueron el matlazinca, otomí y mazahua. Tristemente en la actualidad hay apenas unos cuantos hablantes de los dos últimos; el primero ya ha desaparecido.
De lo anterior se desprende que en el territorio de Jungapeo tuvo que hablarse el matlazinca, pues fueron ellos los pobladores de las grandes y hermosas vegas, sierras y montañas del municipio.
Caminar entre los actuales conglomerados Las Anonas, El Arenal, El Barro, Las Canoas, El Carrizal, Cóporo, La Mora, La Florida, Las Escobas, La Mesa del Campo, Púcuaro, Pueblo Viejo y muchos otros que constituyen el municipio de Jungapeo en busca de huellas de sus primeros habitantes matlazincas no es tarea fácil. Si acaso en el casi desaparecido predio de La Vega, a las orillas del actual río Tuxpan o Jungapeo, se llegaron a encontrar entierros que albergaron esqueletos nunca estudiados y figurillas y vasijas de barro cocido que con toda seguridad se conservaron solamente por los grandes viejos del siglo anterior, ahora ya también casi desaparecidos. No obstante, se debe mencionar que en algunos sitios al sur de La Florida se encuentran primitivas y muy mal conservadas pinturas rupestres que claramente corresponden a tiempos más lejanos. Ahora bien, en Pueblo Viejo hay pequeñas elevaciones de terreno, o dunas, que apenas una excavación ligera permite colectar figurillas de barro y puntas de flecha de obsidiana. En La Mesa del Campo y Cóporo están a la vista grandes petroglifos que denotan círculos concéntricos o en caracol muy semejantes a los que lucen las pirámides de Ziráhuato en el municipio vecino de Zitácuaro.
De todo lo anterior se desprende que Jungapeo fue habitado desde tiempos prehistóricos por etnias muy primitivas, eminentemente nómadas -siglos 13 a 14-; posteriormente llegarían los chichimecas (mazahuas y otomíes entre otros); finalmente habitarían los matlazincas o pirindas, que al ser conquistados e integrados por los p´urhépecha llegarían a formar parte del reino o imperio tarasco.
También que los sitios habitados por los matlazinca estarían en los actualmente poblados de Pueblo Viejo, Cóporo y La Mesa del Campo, lugares ideales para servir de atalayas y centros de avistamiento del gran enemigo de los tarascos, el poderoso imperio mexica.
Con la conquista asesina, genocida, de los iberos, los indígenas habitantes de estas latitudes emigraron hacia las montañas en las que casi perecieron quedando escasos reductos que dieron origen a los actuales pobladores en la parte norte (Ziráhuato y Ocurio del municipio de Zitácuaro). Las crónicas españolas señalan la muerte de más de siete millones de indígenas en el territorio mexicano: algunos, en manos de soldados españoles que los despedazaron con sus espadas; otros acabaron en las fauces de los feroces perros ibéricos; otros más, atravesados por las flechas de los indígenas traidores; y la gran mayoría extinguidos por la viruela y el sarampión.
Después, lentamente, los españoles se fueron apoderando del otrora imperio tarasco para constituir el Obispado de Valladolid, del que obviamente Jungapeo formó parte. Jungapeo resurgió como notoria y notable población en la época de las haciendas cuando creció la producción de caña de azúcar y derivados. En este territorio predominaron por muchos años las haciendas de Púcuaro, La Florida, La Mora y San José Purúa, por citar las más patentes. Fue en ese tiempo cuando se inició el surgimiento del actual pueblo de Jungapeo de Juárez, cabecera del municipio del mismo nombre. Y también en esta época cuando aparecieron los primeros apellidos que dominaron el panorama, entre ellos el más viejo, los Miravalle de Púcuaro, los Vélez de Purúa y seguramente el actualmente más numeroso: los Natera (que derivaron en Nateras) Sigue…

Autor: Silvio Maldonado Bautista
+++++
Jungapeo… ¿pueblo mágico? (III)

-Morelia
En el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Michoacán (*), del 24 de junio de 2005, se encuentran importantes datos relativos a Jungapeo, como ubicación geográfica y región…
“Se localiza al este del Estado, en las coordenadas 19º 27”, de latitud Norte y 100º 30” de longitud Oeste, a una altura de 1,300 metros sobre el nivel del mar…
“La región a la que pertenece el municipio, es la región del oriente de Michoacán y está integrada por los siguientes municipios: Angangueo, Áporo, Contepec, Epitacio Huerta, Hidalgo, Juárez, Maravatío, Ocampo, Senguio, Susupuato, Tiquicheo, Tlalpujahua, Tzitzio, Tuxpan, Tuzantla y Zitácuaro”.
División política…
“El Municipio se compone por una Cabecera Municipal que es Jungapeo de Juárez, una Tenencia, 38 Encargaturas del Orden y 16 Ejidos, así como otras comunidades y centros de población menores con únicamente jefes de manzana”.
Nomenclatura…
“Jungapeo se deriva de la palabra chichimeca Xungapety, que significa lugar amarillo”.
“Escudo… (**)
La descripción del Escudo del Municipio de Jungapeo es como sigue: se encuentra enmarcada dentro de un rectángulo con cuatro cuadrantes en su interior, la parte superior se encuentra coronada por una serie de curvaturas y elongaciones que terminan en forma de punta chata. En el pebetero con una llama de fuego eterno en el centro superior que significa libertad, así como homenaje póstumo a todos los héroes caídos en defensa de nuestra patria, se encuentra también inscrito el año de 1868 en el cual fue fundado el Municipio de Jungapeo, de igual manera el numero romano XLVII que representa el número del municipio con respecto a los municipios del estado. En el primer cuartel izquierdo superior se encuentra en fondo de sinople que demuestra la esperanza, abundancia y libertad, un municipio eminentemente agrícola, el sistema de montañas del eje volcánico transversal, en el cual se encuentra enclavado el Municipio de Jungapeo, se encuentra representada una mazorca de maíz, alimento que desde tiempos prehispánicos ha sido fundamental en la alimentación y sustento del pueblo. En el cuartel derecho superior en campo de azul que representa al realismo, majestuosidad y hermosura, se encuentra al fondo el cerro del Fuerte de Cóporo con una luna, un fusil y un sable que son representativas de los movimientos revolucionarios que se llevaron acabo en este lugar. Lugar donde se fortaleció Don Ramón López Rayón con su Ejército Insurgente contra los ataques del Ejército Realista comandado por Agustín de Iturbide donde después de varios meses que estuvieron fortificados, tuvieron que abandonar el lugar en la noche para pasar desapercibidos porque se les sitió por el Ejército Realista y no podían pasar alimentos ni agua, el hambre y la desesperación fuesen factor principal siendo derrotado el Ejército Insurgente. En el Cuartel Izquierdo inferior está el glifo que representa las costumbres típicas de la región, cuenta con la figura de un gabán, un sombrero, un machete depositados sobre una silla. En el cuartel derecho inferior esta representado por el río Tuxpan, arroyos y manantiales, así como el puente antiguo de Capirio donde se manifiesta la gran riqueza que este río aporta al municipio, en parte en la fruticultura, siendo hoy en día fuente de trabajo en muchos de sus habitantes. Se encuentra la bordadura del escudo iluminada de color amarillo la leyenda de “LIBERTAD PATRIA Y HONOR” siendo los ideales legados y conservados de sus habitantes hoy en día. En la parte inferior se encuentra la leyenda “LUGAR AMARILLO” que es el significado de la palabra Chichimeca Xungapety nombre inicial con que sus pobladores nombraran a Jungapeo. Después de consumada la conquista española, el pueblo de Jungapeo formó parte del extenso territorio entregado en encomienda a Don Juan Velásquez y años más tarde, se integró a los dominios de la poderosa familia de los Condes de Miravalles, que solventó económicamente la construcción de la parroquia del pueblo”.
Extensión…
“Su superficie es de 265.98 km2 y representa un 0.45 por ciento del total del Estado”. Sigue…

(*) Nota: transcribo fielmente lo que se asienta en el “periódico oficial del estado” y respeto sus faltas de ortografía.
(**) Muestro mi “desinorancia” (Cantinflas), pues el nacimiento del escudo pasó como de noche.

Autor:
Silvio Maldonado Bautista
+++++

Jungapeo… ¿pueblo mágico? IV

-Morelia
El territorio que ocupa Jungapeo alguna vez fue mar; mejor dicho océano. Cuentan los físicogeógrafos verdaderamente sabihondos y estudiosos de los fenómenos relativos a la naturaleza del planeta que hace un poco más de sesenta y cinco millones de años –como quien dice apenas ayer-, se sucedieron varios levantamientos volcánicos en serie, nacidos en el fondo de aquel inmenso cuerpo de agua salada. Como consecuencia de ellos surgió la hermosa cadena de montañas y volcanes, hoy denominada Eje Volcánico Transversal, o Neovolcánico Transversal de 300 km de largo y 150 km de ancho, que atraviesa la geografía mexicana empezando con los volcanes de Colima, el Nevado y el Volcán de Fuego al poniente (en realidad, aunque son llamadas de Colima, éstas elevaciones están ubicadas en el estado de Jalisco), y terminando con el Pico de Orizaba (Citlaltépetl), la montaña más alta de nuestro país (5747 msnm) al oriente. Este eje volcánico se despachó con la cuchara grande a la hora de acaparar riquezas de todo tipo (aguas termales y naturales, ríos, valles y lagos, abundantes y variadas flora y fauna, minerales y muchas otras más; y ha sido asiento de numerosas formaciones volcánicas de variadas alturas, entre las que se encuentran el Tancítaro (3857 msnm), el San Andrés (3600 msnm), el Cerro Pelón (3500 msnm), el Tzirate (3300 msnm), el Jorullo (1320 msnm) y el Paricutin (2800 msnm); el Nevado de Toluca (4680 msnm), el Popocatépetl (5610 msnm), el Ixtacíhuatl (5500), La Malinche (4420 msnm) y el mencionado Citlaltépetl (Montaña de la Estrella).
Jungapeo se encuentra en la vertiente sur de ese eje y acaparó por ello un buen caudal de estas riquezas, en las que sobresalen el clima (entre los cuatro mejores del mundo); aguas corrientes (Río Jungapeo afluente del Cutzamala) y aguas termales (Varelas, San José Purúa, El Aguacate, Agua Blanca, Agua Amarilla, El Tular); abundante flora y fauna, por desgracia cada día más disminuidas. En este territorio jungapense aún se pueden ver árboles primitivos como los anonos, zapote blanco, guayabos (desde luego no se refiere a las plantas actuales sino a las que aparecen en escritos antiguos de los siglos más allá del siglo XVIII).
Por sus riquezas naturales Jungapeo ha sido escenario de diversos filmes cinematográficos como “El tesoro de la sierra Madre”, protagonizado por Humprey D. Bogart, estrella norteamericana consentida de los cinéfilos del siglo anterior; “Un capitán de Castilla” en el que lució su cara bonita Tyrone Power (el más bonito del cine norteamericano); “The Bravades”. (Los Bravados con Gregory Peck y Ada Carrasco, entre otros); “Nido de Águilas”. Igualmente por sus balnearios llegó a tener el cuarto lugar nacional en turismo internacional.
Al hurgar en los anales de los primeros años de la Colonia, Jungapeo adquiere notoriedad por medio de los condes de Miravalles (Miravalle es más utilizado). Los escritores Roberto López Maya y Josep Zalez nos transportan a esos años para decirnos que Ma. Isabel Tecuichpo Moctezuma Ixcazochitzin, hija del emperador Moctezuma Xocoyotzin se casó con un español, el cual fue designado por los reyes católicos Isabel y Fernando como conde de Miravalles. En el estudio de los descendientes de esta unión apareció un personaje que tuvo importante relación con la región oriental de Michoacán y específicamente con Irimbo, Senguio, Hidalgo, Tuxpan, Jungapeo, Benito Juárez, Zitácuaro y Tuzantla. Ella fue María Magdalena Catharina Dávalos y Orozco, conocida como la tercera condesa de Miravalle, personaje que repito fue vuelto a la vida por medio de los documentos nacidos de la investigación de Roberto López Maya y Josep Zalez.
Uno de esos documentos señala que… “La tercera Condesa de Miravalle hija de Pedro Alonso Dávalos Bracamontes Espinoza de los Monteros, habiendo quedado huérfana es llevada por su albacea, el cura Lorenzo de Ovando, al convento de nuestra señora de la Encarnación en Puebla de donde sale para casarse el 28 de enero de 1720, con Don Pedro Antonio Trebuesto Alvarado y Velazco, Caballeros de la orden de Alcántara. El matrimonio pasó su luna de miel en Tuxpan. Con esta boda se unieron sangres de los Orozco, Dávalos, Bracamontes, Rivadeneira, Castilla, Tovar, Cervantes, Espinoza de los Monteros, Cerecéndiz, Peralta, Mellado, Arias, Villalobos, Salazar y Urdiñola”.
Entre los descendientes de esta condesa de Miravalles –tercera generación- se encuentra una hija que se casó con el conde de Regla Pedro Romero de Terreros, fundador del Nacional Monte de Piedad. Sigue…
Autor:
Silvio Maldonado Bautista
+++++

Jungapeo, ¿Pueblo mágico?. V
-Morelia
Es indudable que en muchas ocasiones la vecina población de Zitácuaro, centro de la vida política, económica y comercial de la región oriental michoacana, precisamente por esas características se lleva los honores en cuanta acción importante se mencione, sea histórica, documental pasada o contemporánea, en detrimento o perjuicio de la municipalidad jungapense. Varios casos sirven para ilustrar lo anterior:
Poco se ha investigado sobre la presencia de los matlazincas en la región de Jungapeo. Más se habla de Coanicuti, héroe legendario prehispánico a quien le dan el honor –zitacuarense desde luego-, de parlamentar con Tzictzicpandacure, el señor de Michoacán, para que los deje vivir en la zitacua, muy a pesar de que los matlazincas habitaron toda la zona oriental michoacana, incluyendo el Valle de Guyangareo, hoy Morelia…
.. En el siglo pasado, tiempos de la independencia, es bien sabido que en el Fuerte de Cóporo,-es decir Jungapeo-, los insurgentes al mando de Benedicto López, Nicolás Bravo, Ramón e Ignacio Rayón, hicieron tenaz resistencia a los realistas españoles. Con mucha frecuencia la mención de Jungapeo brilla por su ausencia…“La Batalla del Cerro de Cóporo fue una acción militar de la Guerra de Independencia de México, efectuada el 1 de septiembre de 1817, en las faldas del Cerro de Cóporo, en el actual municipio de Zitácuaro, Michoacán. Los insurgentes comandados por el general Nicolás Bravo derrotaron a las fuerzas realistas del coronel Ignacio Mora…
“Durante los últimos días del mes de agosto de 1817, una expedición novohispana comandada por el coronel realista Ignacio Mora y conformada por el Batallón de Santo Domingo, el Regimiento Fijo de México y un Escuadrón, avanzó desde Ixtlahuaca y el 1 de septiembre de 1817 sitió el Cerro de Cóporo. Ignacio Mora, quien era un comandante sin experiencia en combate, ordenó el asalto de las fortificaciones que se encontraban en su mayor parte ya reconstruidas, formando 1a columna compuesta de hombres de las compañías del Fijo y del Santo Domingo a las órdenes del teniente Félix Merino. La batalla se libró el 1 de septiembre y resultó en un fracaso realista pues estos perdieron 5 oficiales y 100 hombres.Con motivo de la derrota, Mora fue relevado del mando, entregándosele al coronel Barradas, que no obtuvo de igual forma los objetivos de campaña. El gobierno virreinal optó entonces por enviar al Batallón de Lovera comandado por el coronel Márquez Donayo, que estableció de nueva cuenta el sitio con más hombres e impidió comunicación alguna con los insurgentes del exterior. Los víveres insurgentes escaseaban y el hambre y las enfermedades se apoderaron del lugar. Benedicto López logró salir del cerro e intentó llevar provisiones a los insurgentes, sin embargo el 29 de noviembre fue hecho prisionero y después fusilado. El 1 de diciembre, Márquez Donayo atacó de nueva cuenta el Fuerte de Cóporo, tomando prisioneros a 277 insurgentes. Nicolás Bravo, Ramón López Rayón e Ignacio López Rayón lograron escapar y reunirse en Huetamo con los insurgentes que no habían sido tomados prisioneros para organizar de nueva cuenta las tropas. Nicolás Bravo después de este hecho de armas se unió a las fuerzas de Vicente Guerrero, continuando los dos la lucha por la independencia mexicana”…
… En la Revolución de 1910 hubo participación de algunos jungapenses: Erón Gallegos, entre ellos, del que algunos libros relatan hechos de alta valentía. No obstante los sinarquistas y cristeros de la región esparcieron el embuste de que había entrado a la iglesia con todo y caballo; todo con la intención de borrarlo del mapa de los recuerdos bonitos y nada más recordar las hazañas nefastas de sinarquistas y cristeros que transformaron el juarismo de Jungapeo en fiel seguidor de la doctrina católica.
…. Entre los libros que relatan episodios de la vida regional, está Astucia de Luis del Valle Inclán. Las referencias publicitarias se hacen en Zitácuaro, aunque Jungapeo es el sitio en el que transcurren las peripecias y aventuras de Los hermanos de la hoja, personajes principales de la trama.
….. Algo parecido ha ocurrido con la legendaria –al mismo tiempo que real-, tercera Condesa de Miravalle, hija de Pedro Alonso Dávalos Bracamontes Espinoza de los Monteros, y descendiente de Moctezuma Xocoyotzin. Sin embargo, el médico y escritor Josep Zalez y los videos, entrevistas y documentos emanados del grupo Mijungapeo.com.mx (Fernando Solís e Isaac Grajeda, le han dado notoriedad y fuerte presencia actual a la hacienda de San Miguel Púcuaro, que es decir Jungapeo.)
.….. En la época actual, entre noviembre y marzo de cada año, hace su arribo y estancia en las montañas de Angangueo –pueblo mágico 2006- y Ocampo, la increíble mariposa monarca. Estos dos municipios deberían llevarse las mejores menciones publicitarias; Jungapeo casi nunca, solamente Zitácuaro. Hay que decir para dar fuerza a este señalamiento que las dos cabeceras municipales, zitacuarense y jungapense, están a la misma distancia -aprox. 35 km-, del centro de la zona de la mariposa. No sólo eso; Jungapeo ofrece mejor clima para no exponerse a los rudos fríos matinales de Ocampo y Angangueo.
……. En la actualidad, Michoacán es el número uno en producción de fruta; entre ellas: guayaba, aguacate, fresa, amaranto y frambuesa. La región oriental luce el primer lugar en cultivo de Guayaba; cultivo que se inició en la comunidad de Enandio (lugar de guayabas) y se continuó en Jungapeo, Benito Juárez, Tuxpan, Susupuato y Tuzantla. De estas entidades municipales, Zitácuaro y Tuxpan producen la menor cantidad de guayaba y Jungapeo está a la cabeza en tal fruto. La llamada Feria de la guayaba y los arreglos comerciales están más identificados con Zitácuaro que con los demás municipios. Sigue…

Autor:
Silvio Maldonado Bautista
+++++
Jungapeo, ¿pueblo mágico? VI
-Morelia
Como se podrá ver en estos cinco escritos de la serie “Jungapeo, ¿pueblo mágico?”, que Guía ha mostrado por medio de sus páginas hebdomadarias, esta población reúne muchos de los requisitos necesarios para incorporarse al programa Pueblos Mágicos de la Secretaría de Turismo (SECTUR). Claro que con ellos y sin ellos, si los habitantes de Jungapeo encuentran un poderoso funcionario que los apadrine, téngalo por seguro que pronto más que aprisa, Jungapeo de Juárez formará entre los casi noventa pueblos mexicanos designados. En los documentos proporcionados por la mencionada Secretaría se puede leer…
“Pueblos Mágicos, es un programa desarrollado por la Secretaría de Turismo (SECTUR) de México en el 2001, en conjunto con diversas instancias gubernamentales y gobiernos estatales y municipales, y reconoce a quienes habitan estas ciudades y el trabajo que han desarrollado para proteger y guardar su riqueza cultural; este destino debe resaltar su valor turístico para mantener su permanencia en las localidades que participan en el programa.
“La SECTUR ha nombrado Pueblo Mágico a varias poblaciones en todo el territorio mexicano. El entorno de cada uno de ellos varía desde la fuerte influencia del pasado indígena, el gran legado del antiguo imperio colonial español, la preservación de tradiciones seculares y ancestrales, e importantes lugares de acontecimientos históricos en la vida de México.
“Para poder pertenecer al programa, las localidades deben contar con una población de 20 mil habitantes, y deben ubicarse en una distancia no superior a los 200 km o el equivalente a dos horas de distancia vía terrestre, a partir de un destino turístico. Además de solicitar la incorporación por parte de las autoridades municipales y estatales a SECTUR, para que estos realicen una visita de valoración para evaluar la potencialidad del sitio”.
Los criterios a considerar para que una comunidad tenga la designación de “Pueblo Mágico” son:
Pueblos muy antiguos por historia y cultura.
Son protagonistas de hechos trascendentales y leyendas.
Conservan atributos simbólicos y una bella arquitectura.
Una cotidianeidad intacta.
Sus habitantes mantienen sus costumbres y tradiciones.
Si el dictamen es favorable, una vez incorporada al programa, la localidad solicitante deberá iniciar el proceso de integración, según los lineamientos del programa. Para mantener su nombramiento debe obtener la renovación cada año y cumplir con los criterios de certificación del programa.

“Por otra parte, sigue la SECTUR, Pueblos Mágicos, contribuye a revalorar a un conjunto de poblaciones del país que siempre han estado en el imaginario colectivo de la nación en conjunto y que representan alternativas frescas y diferentes para los visitantes nacionales y extranjeros. Más que rescate, es un reconocimiento a quienes habitan esos hermosos lugares de la geografía mexicana y han sabido guardar para todos, la riqueza cultural e histórica que encierran…
“Los objetivos del Programa Pueblos Mágicos tienen alcances muy amplios, entre otros: resaltar el valor turístico de localidades en el interior del país, para estructurar una oferta turística innovadora y original, que atienda una demanda naciente de cultura, tradiciones, aventura y deporte extremo en escenarios naturales o la simple, pero única cotidianeidad de la vida rural…
“Un Pueblo Mágico es una localidad que tiene atributos simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianidad, en fin MAGIA que emana en cada una de sus manifestaciones socio-culturales, y que significan hoy día una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico”.
La SECTUR espera a las autoridades gubernamentales del municipio para darle una visita de valoración a Jungapeo de Juárez… ¿será?
Autor:
Silvio Maldonado Bautista
+++++

 

 

2 Responses

  1. […] Jungapeo, ¿Pueblo Mágico?. Por Silvio Maldonado Bautista. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: