ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. EL OGRO FILANTRÓPICO Y AHORA CENTENARIO

                                                         Octavio Paz

Jue 20-03-14

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: El ogro filantrópico y ahora centenario

 ·        Octavio Paz, un hombre como usted y como yo

·        Ícono de rebeldía ante la intolerancia del poder

Este jueves, los diputados de la LXII Legislatura celebraron, con una sesión solemne, el centenario del nacimiento de Octavio Paz, uno de los más preclaros literatos, poetas, ensayistas, y pensadores del siglo XX.

Cuánto le recuerdo en Plural, la revista de cultura que dirigía en Excélsior, y, posteriormente, en la diáspora, en la fundación de la revista Proceso y en la Vuelta, una vez que fuimos echados de nuestra casa por el prócer de infeliz memoria, Luis Echeverría Álvarez.

Recuerdo al Paz ensayista – me gusta más como poeta; era poeta, pero cuando se ponía a escribir de filosofía política se quedaba del lado derecho, lo que nos trababa a los jóvenes reporteros, siempre en rebeldía.

Años maravillosos en los que algunos periodistas privilegiados vivimos de cerca – y fuimos protagonistas – en esa batalla cotidiana por la libertad de prensa y por la libertad de expresión del pensamiento democrático, en tiempos de tlatoanis fundamentalistas, defensores del poder que enriquece las cuentas bancarias; en tiempos de una absurda intolerancia que ensangrentó calles y plazas de la ciudad que fue la región más transparente, como la bautizara otro profeta, Carlos Fuentes.

Tiempos en los que el periodismo libre, profundo, de investigación, rayano en lo bello de la narrativa literaria, ocupó la Plaza Pública (Cómo recuerdo al agudo y profundo Miguel Ángel Granados Chapa, que hasta gobernador quiso ser, cansado de que su palabra se quedara en el viento), y se daba la confrontación amistosa de las ideas y las tácticas y estrategias del espíritu entre el conservador  Ogro Filantrópico y el liberal Carlitos Monsiváis.

Una praxis de democracia verdadera en ese pequeño mundo de la filosofía, la literatura y el periodismo, que desgraciadamente, como ahora, como en toda la  historia de este país de caricatura, no permeaba  en la gente mexicana común, en la inmensa mayoría de los estudiantes, y menos entre los trabajadores que los poderosos mantenían en el analfabetismo funcional. Se quedaba como un espléndido ejercicio de libertad, en una elite de periodistas e intelectuales.

Grande entre los grandes por su inteligencia, por su perspicacia, por su osadía en plasmar sus ideas, sus descubrimientos, en una cuartilla en aquellas adorables máquinas mecánicas que volaban al golpeteo de los dedos callosos de tanto madrear las teclas.

Octavio Paz, sin embargo, no pudo resistir a los cantos de las sirenas del poder. Todo estamos propensos a ello. Pero a los jóvenes reporteros de Excélsior nos chocaban esas aparentes contradicciones de un personaje que considerábamos nuestro y con quien nos identificábamos por su manejo del idioma, por su limpieza en la escritura, por sus profundas figuras poéticas.

No sé si el Premio Nobel fue el mejor reconocimiento al pensador, filósofo, intelectual, poeta, trabajador de la cultura, metido a diplomático, muy digno diplomático. Lo probó en el 68, cuando la mano de un ogro bestial mascaró a estudiantes y gente del pueblo en la Plaza de las Tres Culturas. Pero no le perdonábamos su coqueteo con la televisión comercial, siempre de dudosa honestidad. Aquella, la del Tigre.

Fue un grande. Un referente de buena educación. Algunos diputados no tienen ni idea de quién fue el hombre. Lo califican de universal, de demócrata, de revolucionario, y hasta de socialista. Cuán lejos están de conocer la identidad y la obra de Octavio Paz. Fue un ser humano como usted o como yo., que hizo en el mundo lo que creyó que tenía que hacer y eso basta. Con sólo que usted hiciera lo que cree que es justo, verdadero, bastaría.

De otra suerte, ya en la vida cotidiana, nadie recuerda a ese tipo de seres humanos, de corazón grande e inteligencia visionaria. Sólo los recuerdan porque sus fechas están en el calendario cívico de los años litúrgicos de la política. Les dedican discursos tontos, huecos. El único que se salvó este jueves durante el homenaje fue el de Mari Paz, la viuda del poeta, leído por Rafael Tovar y de Teresa desde la tribuna del salón de plenos. Pero si Mari Paz lo conocía como la palma de su mano. Bien, inolvidable Octavio. Te acordarás de cuando nos fuimos de Reforma 18.

fgomezmaza@analisisafondo.com

www.analisisafondo.com @AFDiario @ANALISISAFONDO

One Response

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: