¿Y LA TRANSPARENCIA?. Salvador Flores LLamas

A c e n t o

¿Y la transparencia?

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Leyes van y leyes vienen sobre transparencia, y los mexicanos quedamos esperando nos rindan cuentas claras sobre el manejo del erario; alzan los impuestos, aunque antes prometieran que no habría más, y tampoco paran los dispendios o rapiña de los mismos.

A cambio, aparece que la deuda de estados y municipiosse duplicó en los últimos años: de 186 mil 470 millones de pesos en 2007, a 482 mil 807.2 millones al cierre de 2013, el mayor nivel de que se tiene registro.

El Congreso aprueba leyes para frenar esas deudas indebidas y excesivas, y se topa con influencias y complicidades a favor de los defraudadores, como ex gobernadores, cuya lista es bien conocida y de todos colores y sabores: Fidel Herrera, Humberto Moreira, Ulises Ruiz, Emilio González Márquez, Marcelo Ebrard, Leonel Godoy, Amalia García y pare de contar.

Mientras, el SAT actualizó la lista de causantes incumplidos por tercera vez e incluyó nombre, razón social y RFC de 465 más, sin que sepamos  que de los antes señalados alguno se inconformó, aclaró o, en el mejor de los casos, pagó sus adeudos.

Y en el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), medio que debería servir para transparentar los gastos o tomas indebidas de fondos públicos, el Senado no ratificará ningún comisionado por los pleitos que protagonizaron, y su presidente Gerardo Laveaga intenta un último albazo: hacer una serie de nombramientos y despidos de personal para cumplir compromisos que hizo para ser ratificado en el cargo.

Por otro lado, abundan denuncias contra delegados del DF en Coyoacán, Tlalpan, Álvaro Obregón e Iztapalapa: Mauricio Toledo, Marcela Contreras, Leonel Luna y Jesús Valencia, y no se ve ninguna acción del jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera ni de la Asamblea Legislativa para investigarlos, por ser protegidos de los jefes de las mafias perredistas, como René Bejarano.

En Coyoacán los ciudadanos rechazan los parquímetros; Toledo prometió no instalarlos sin consulta pública; luego decidió hacerlo por sus pistolas, y ni él ni sus jefes partidistas, los Chuchos, que fueron a su informe el sábado pasado, se dignaron atender las protestas; pero se llenan la boca con decir que defienden los intereses del pueblo.

Sabido es que los delegados prometen que una parte de lo recaudado por parquímetros será para beneficiar las colonias; pero  difícilmente lo hacen, cuando no ese dinero cae en manos de sus amigos o cómplices; de ahí el rechazo a tales artefactos.

Delegaciones hay como Gustavo A. Madero, donde la delegada Nora Arias se dedica a cuidar sus negocios o los de su antecesor Hugo Lobo sin evitar la corrupción que abunda en sus oficinas, donde piden moche por cualquier trámite.

Grandes tramos de la Avenida Lindavista, principal en la colonia del mismo nombre, carecen de alumbrado eléctrico, que favorece asaltos nocturnos, de los que se han presentado muchas quejas contra los policías que tiene su base en el Deportivo “Miguel Alemán”, duchos en extorsionar a vendedores callejeros y lavacoches, así tengan permiso de la delegación.

El colmo, exigieron a las monjas de un convento dejaran de dar desayuno a pordioseros, si no se lo sirven a ellos, y retiraron a fuerza a los pedigüeños.

Si el gobierno ejemplificara siquiera en casos con castigo a defraudadores, recibiría gran reconocimiento y disminuiría el rechazo a los impuestos, a propósito de los cuales resultó contraproducente el anuncio de Hacienda de que ya no se aumentarán el resto del sexenio, la víspera del gasolinazo del 1 de marzo.

No sólo faltó tacto político, sino elemental sentido común al funcionario que sugirió ese anuncio, que fue rechazado unánimemente como burla a los causantes cautivos.

Qué bien habría caído, en cambio, la noticia de la captura de un pez gordo de los defraudadores o consentidos del SAT; pero eso implicaría pisar cayos grandes, y al parecer no hay quien se eche ese trompo a la uña. 

MOSAICO, 27-II-014

DSCN2407

Martínez Campos, 27/II/014

GUIA

 

                                               MOSAICO

                                         Silviano Martínez Campos

       LA PIEDAD, 27  de Febrero.- COMO PERIODISTA MARGINAL, situado en la periferia social, se entiende, trato de ser crítico, pero incluyente. Y hasta donde me es posible, trato de ir al fondo y no a las  periferias en mis apreciaciones. Considero que nos estamos encaminando lenta, lenta  pero firmemente, a un modo de ser incluyente, con el ser humano y sus acompañantes vivos de estas tierras, animalitos y plantas, como centro, antes que las grandiosas ideologías por lo demás ahora en proceso de derrumbe total. Por eso que digo, en esta columna seré sumamente crítico, pero saludando con sombrero ajeno, con críticas desde luego más autorizadas. Y

qué mejor que citar (las citas) lo que dice el escritor José Antonio Pagola, en un informativo digital:  “No puede ser que no sea noticia que muera de frío un anciano en situación de la calle y que sí lo sea la caída de dos puntos en la bolsa. Eso es exclusión. No se puede tolerar que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es iniquidad”. Y Vivimos “en la dictadura de una economía sin rostro y sin un objetivo verdaderamente humano”…  “mientras las ganancias de unos pocos crecen exponencialmente, las de la mayoría se quedan cada vez más lejos del bienestar de esa minoría feliz”. Además, “La cultura del bienestar nos anestesia, y perdemos la calma si el mercado ofrece algo que todavía no hemos comprado, mientras todas esa vidas truncadas por falta de posibilidades nos parecen un espectáculo que de ninguna manera nos altera”. Y  . “este mensaje no es marxismo sino Evangelio puro”. Pues bien, las anteriores son citas de expresiones, nada menos que del Papa Francisco, en diferentes circunstancias. El artículo en mención, está en: http://blogs.periodistadigital.com/buenas-noticias.php/2014/02/24/no-a-la-idolatria-del-dinero. YA EN PLAN de citas, porque, esta mañanita, ya no doy para más, diré que la presidencia municipal piedadense, está según expresa, empeñada en promover entre la juventud, aún más, las actividades deportivas. Se trata de   insistir en aquello que siempre se afirma: mediante el deporte, se contribuye al sano desenvolvimiento humano de nuestra juventud.  Así, en la cancha empastada “Agustín Belmonte Munguía” de la escuela Mártires de la Reforma el Alcalde Hugo Anaya Ávila, dio la patada inicial de la edición número tres del “Torneo Intercolegial de futbol Copa Presidencia 2014”, en el que participaran nueve equipos en la categoría varonil y seis más en rama femenil, teniendo un aproximado de 324 jugadores en las dos categorías y quienes se disputaran el primer lugar durante siete jornadas en varonil y cinco en femenil, según se informó. El alcalde dijo a los jóvenes:  “Recuerden que lo más importante en este tipo de actividades es la participación, la convivencia entre cada uno de ustedes, sin importar quien gane siempre debe existir el juego limpio y que gane el mejor”. ENTRE LA MARAÑA de interpretaciones que circulan el mundo en torno a nuestra situación actual, que incluye todos los rincones del mundo, hay algunas que van a fondo, otras que se quedan en la superficie, en las manifestaciones de la crisis, y otras que de plano apuntan hacia la novedad radical en la historia de la especie, si acaso evitamos nuestra autodestrucción ecológica y moral. Una o dos de ellas me llaman la atención: promover en todas las instancias sociales la compasión y promover en todos los círculos el pensamiento positivo, o sea la afirmación, el valer de entre nosotros mismos. AFIRMARNOS, PUES, A través del deporte. Aún del deporte espectáculo, sorteando la maraña publicitaria, hasta donde se pueda. Y al respecto, para admirarlo, el próximo espectáculo del futbol universal, en Brasil. Acaba de pasar, hace meses, allá mismo, el espectáculo, y más que eso, del encuentro juvenil católico mundial, encabezado por el sorprendente y esperanzador, para todos, Papa Francisco, cuya palabra, bien que se hace eco de la Palabra, que para muchos es la clave para hacer esta vida más digna. Y para los jóvenes, una Palabra también de Esperanza, injertada en una cultura de la vida y no de la muerte; cultura también afirmativa, que nos muestre hasta nuestras mismas entrañas, la admiración y el gozo de vivir en este Universo que estamos descubriendo, al que el creyente, apoyado en la ciencia, puede también con toda confianza llamar el Proyecto Creador que satisfará, a plenitud, las ansias de coherencia y contento con nosotros mismos una vez sorteada la tragedia universal de las sinrazones, injusticias y desequilibrios que ahora nos atosigan. LAS AUTODEFENSAS SON algo más. Por todos lados cunden, y prenden.Y la materia defensiva es variada, inmensa, como inmensas son las agresiones de esta civilización desquiciada. Que derechos humanos, que defensa del suelo, que defensa de nuestras semillas naturales heredades por siglos y milenios, que defensas de nuestros patrimonios culturales, que defensa, en fin, de la vida en todas sus manifestaciones..(www.losnuevostiempos.wordpress.com )

 

La Vallija Informativa, 28-III-014

La Vallija Informativa, 28-III-014.

vía La Vallija Informativa, 28-III-014.

La filosofía china del cuidado: el Feng Shui. Leonardo Boff

La filosofía china del cuidado: el Feng Shui. Leonardo Boff.

vía La filosofía china del cuidado: el Feng Shui. Leonardo Boff.

La filosofía china del cuidado: el Feng Shui. Leonardo Boff

La filosofía china del cuidado: el Feng Shui

02/03/2014

Una de las ventajas de la globalización, que es no solo económico-financiera sino también cultural, está en permitirnos recoger valores poco desarrollados en nuestra cultura occidental. En esta ocasión, vamos a hablar del Feng-Shui chino. Literalmente significa viento (feng) y agua (shui). El viento lleva el Qi [se lee chi], la energía universal, y el agua la retiene. Personalizado significa “el maestro de las recetas”: el sabio que, a partir de su observación de la naturaleza y de una fina sintonía con el Qi, indicaba el rumbo de los vientos y los flujos de agua y, así, cómo montar bien la vivienda.

Beatriz Bartoly, en su brillante tesis de filosofía en la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ), de la cual fui orientador, escribe: «el Feng Shui nos remite a una forma de celo cariñoso» –nosotros diríamos cuidadoso y tierno– «con respecto a lo banal de nuestra existencia, que en Occidente ha sido desprestigiado y menospreciado durante mucho tiempo: cuidar las plantas, los animales, arreglar la casa, cuidar de la limpieza, del mantenimiento de los aposentos, preparar los alimentos, adornar lo cotidiano con la prosaica, y al mismo tiempo, majestuosa belleza de la naturaleza. Sin embargo, más que las construcciones y las obras humanas, es su conducta y su acción el objetivo principal de esta filosofía de vida, pues más que los resultados al Feng-Shui le interesa el proceso. Lo valioso está en la acción y no en su efecto, en la conducta y no en la obra».

Como se deduce, la filosofía Feng-Shui se centra más en el sujeto que en el objeto, más en la persona que en el ambiente y la casa en sí. La persona tiene que involucrarse en el proceso, desarrollar la percepción del ambiente, captar los flujos energéticos y los ritmos de la naturaleza. Debe asumir una conducta en armonía con los otros, con el cosmos y con los procesos rítmicos de la naturaleza. Cuando haya creado esa ecología interior, estará capacitada para organizar, con éxito, su ecología exterior.

Más que una ciencia y un arte, el Feng Shui es fundamentalmente una sabiduría, una ética ecológico-cósmica de cómo cuidar de la correcta distribución del Qi en todo nuestro ambiente.

En sus múltiples facetas el Feng Shui representa una síntesis acabada del cuidado en la forma como se organiza el jardín, la casa o el apartamento, con una integración armoniosa de los elementos presentes. Podemos incluso decir que los chinos, como los griegos clásicos, son los incansables buscadores del equilibrio dinámico en todas las cosas.

El supremo ideal de la tradición china que encontró en el budismo y en el taoísmo su mejor expresión, representada por Laozi (siglo VI-V a.C.) y por Zhuangzi (siglo V-IV a.C.), consiste en procurar la unidad mediante un proceso de integración de las diferencias, especialmente de las conocidas polaridades yin/yang, masculino/femenino, espacio/tiempo, celestial/terrenal entre otras. El Tao representa esa integración, la realidad inefable con la cual busca unirse la persona.

Tao significa camino y método, pero también la Energía misteriosa y secreta que produce todos los caminos y proyecta todos los métodos. Es inexpresable en palabras, ante ella solo cabe el respetuoso silencio. Subyace en la polaridad del yin y del yang y se manifiesta a través de ellos. El ideal humano es llegar a una unión tan profunda con el Tao que se produzca el satori, la iluminación. Para los taoístas el bien supremo no se da más allá de la muerte como para los cristianos, sino ya en el tiempo y en la historia, mediante una experiencia de no-dualidad y de integración en el Tao. Al morir la persona se sumerge en el Tao y se unifica con él.

Para alcanzar esta unión, es imprescindible la sintonía con la energía vital que atraviesa el cielo y la tierra, llamada Qi. Qi es intraducible, pero equivale a la ruah de los judíos, al pneuma de los griegos, al spiritus de los latinos, al axé de los yoruba/nagô, al vacío cuántico de los cosmólogos: expresiones que designan la Energía suprema y cósmica que subyace y sustenta a todos los seres.

Por la fuerza del Qi todas las cosas se transforman (véase el I Ching, el Libro de los Cambios) y se mantienen permanentemente en proceso. Fluye en el ser humano a través de los meridianos de la acupuntura. Circula en la Tierra por las venas telúricas subterráneas, compuestas por campos electromagnéticos distribuidos a lo largo de los meridianos de ecopuntura que entrecruzan la superficie terrestre. Cuando el Qi se expande significa vida, cuando se retrae, muerte. Cuando adquiere peso, se presenta como materia, cuando se torna sutil, como espíritu. La naturaleza es la combinación sabia de los distintos estados del Qi, desde los más pesados hasta los más ligeros.

Cuando el Qi emerge en un determinado lugar, surge un paisaje armonioso con brisas suaves y aguas cristalinas, montañas sinuosas y valles verdeantes. Es una invitación al ser humano para instalar allí su morada o encontrar un apartamento en el cual se sienta “en casa”.

La visión china del mundo privilegia el espacio, a diferencia de Occidente que privilegia el tiempo. El espacio para el taoísmo es el lugar de encuentro, de convivencia, de las interacciones de todos con todos, pues todos somos portadores de la energía Qi que empapa el espacio. La suprema expresión del espacio se realiza en la casa, en el jardín, en el apartamento bien cuidado.

Si el ser humano quiere ser feliz debe desarrollar la topofilia, amor al lugar donde vive y donde construye su casa y su jardín o donde monta su apartamento. El Feng Shui es el arte y la técnica de construir bien la casa, el jardín, y decorar el apartamento con sentido de armonía y belleza.

Frente al desmantelamiento del cuidado y a la grave crisis ecológica actual, la milenaria sabiduría del Feng-Shui nos ayuda a rehacer la alianza de simpatía y de amor con la naturaleza. Esa conducta reconstruye la morada humana (que los griegos llamaban ethos), asentada sobre el cuidado y sus múltiples resonancias como la ternura, la caricia y la cordialidad.

Leonardo Boff escribió: Virtudes para otro mundo posible, 3 vol., Sal Terrae 2007.

Traducción de María José Gavito Milan

Boat near Inverness