EL PROTAGONISMO DE LOS “EX”. Salvador Flores LLamas

A c e n t o

El protagonismo de los “Ex”

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Por casualidad tres expresidentes de la República  acaban de reaparecer, el priísta Salinas de Gortari, el panista Calderón y el yoyista Fox, y sólo faltaron los otros dos sobrevivientes, Echeverría y Zedillo para completar la constelación.

Salinas, como se comentó ampliamente, resucitó sus fobias y mentiras, las primeras sobe todo contra su examigo de juventud Camacho Solís, quien no iba a desperdiciar el caso para saltar y refutarle, con todo el rencor que le guarda por no haberlo nombrado sucesor y por su afán de estar siempre en las 8 columnas.

Carlos volvió a intentar erigirse en árbitro  y gran jefe, aunque no le queda, y dio otra vez blanco para recordarle los asesinatos políticos ocurridos en su sexenio, de los que no sale indemne.  

Calderón, so pretexto de revivir su fundación Desarrollo Humano Integral, lo que hizo con éxito de audiencia, vino a dirigir in situ en la campaña  electoral para jefe nacional del PAN y couchar a su gallo Ernesto Cordero, que ni por esas da el do de pecho, pues lo que natura non da, Salamanca non prestat.

Fox quiso reunir a su gabinetazo en su rancho San Cristóbal, pero de 53 que confirmaron su asistencia, fueron 28 con las ausencias sensibles de Santiago Creel, Javier Uzabiaga, Eduardo Sojo, Rafael Macedo de la Concha, Ernesto Derbez, Jorge Castañeda, Francisco Gil Díaz y Josefina Vázquez Mota.

Desde luego que influyó en la mediana respuesta su salida del PAN y apoyo al presidente Peña Nieto desde la campaña electoral, que volvió a reiterar con el anexo de que hay que olvidarse de ideologías y partidarismos, por ser cosas del pasado.

Y no dejó de darle un pazón al Peje, quien le hizo la vida de cuadritos en su sexenio, al declarar que ya se dejara de buscar otra vez la Presidencia, porque ya no está para esos trotes por su maltrecha salud.   

Eso retrata al guanajuatense, quien en realidad nunca fue panista, pero sí oportunista y se alineó con el nuevo inquilino de Los Pinos para que le mantenga el gran subsidio para su Centro Fox, donde construyó una réplica del despacho presidencial, para arropar su nostalgia.

Y no dejó de darle un pazón al Peje, quien le hizo la vida de cuadritos en su sexenio, al declarar que ya se dejara de buscar otra vez la Presidencia, porque ya no está para esos trotes por su maltrecha salud.

Se dice que entre Fox y Calderón ni a cual irle, pues el guanajuatense le dio la espalda al partido que lo llevó al poder, y el segundo saboteó a la candidata presidencial de su partido, pese a ser panista de nacencia¸ pero también prefirió quedar bien con su sucesor.   

Esos hitos revelan que los” ex” añoran el protagonismo que cultivaron en su momento y del que es muy difícil despojarse, pese a la ley no escrita de nuestra tradición política de que deben guardar silencio.

De los otros dos vivos, no extraña el silencio: de Echeverría, simplemente por su avanzada edad (92 años) y el juicio a que fue sometido durante el foxiato para calmar a las izquierdas, del que el país no recibió beneficio alguno.

También se explica el silencio de Zedillo, a quien Salinas volvió a culpar del error de diciembre, cuando todos sabemos que Carlos fue responsable en gran parte, como Camacho Solís se lo restregó ahora.

Lo real es que Ernesto no ha querido reaparecer, y menos ahora, para que no le remuevan haber cerrado Ferrocarriles Nacionales de México en favor de la empresa Kansas City Southem, entre otras gringas, en cuyos consejos tiene sitiales, y no gratis ni por mera casualidad.

Es más, se sabe que mueve sus influencias en favor de esas trasnacionales para que el gobierno de Peña Nieto desista de su interés por impulsar de nuevo los ferrocarriles, medio de transporte indispensable en EU, Europa y muchos países, para que sus patrones actuales, encabezados por Ferromex, no resulten afectados. 

Esto desdibuja la imagen de seriedad y estima a México que teníamos muchos de Zedillo, quien no querrá se lo hagan público ni volver a picarles la cresta a los priístas que, al entregar el poder a Fox, lo tildaron de traidor por haber permitido su derrota; lo que contravino la añeja tradición de que el PRI, como Jalisco, nunca pierde y cuando pierde, arrebata. 

Quién viera a D. Ernesto, tan serio, pero con el pañal sucio.  

One Response

  1. […] EL PROTAGONISMO DE LOS “EX”. Salvador Flores LLamas. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: