¿CAMINO LIBRE AL PRI?. Salvador Flores LLamas

A c e n t o

¿Camino libre al PRI?

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Si PAN y PRD no superan sus divisiones internas, le dejarán el camino libre al PRI y éste podría barrerlos en las elecciones de medio sexenio en julio de 2015 y obtener mayoría, quizá hasta aplastante en la Cámara de Diputados.

Intensa es la pugna interna panista entre Felipe Calderón y Gustavo Madero por el control del partido: uno quiere volver a mangonearlo  y reelegirse el  otro de jefe nacional, a como dé lugar en ambos campos.

Del lado del PRD la división es de toda la izquierda, porque López Obrador desea llevarse el mayor número de perredistas a su partido en formación, Morena e igual de los otros partiditos, PT y Convergencia, supuestamente también de izquierda.

¿Dónde está más dura la pugna, si en ambas partes predomina la ambición del poder y aun del dinero?

Cualquiera diría que Calderón, como Presidente de la República, perjudicó demasiado al PAN, pues cometió el error que su partido desde su fundación  tanto criticó al PRI: que lo dirigiera el llamado primer priísta y el presidente del CEN fuera un simple gerente.

Felipe puso en su sexenio a los dos primeros jefes nacionales panistas: a Germán Martínez y César Nava, ambos  pupilos suyos y michoacanos como él. Germán hundió al PAN en la elección de 2009 con imponer candidatos e inadecuados (como Manuel Clouthier Carrillo, hijo del Maquío, que ya era perredista y lo demostró ya en la curul) y perdió 57 diputados federales.

César, más verde que Germán, lejos de preocuparse por levantar al partido, lanzó una campaña de afiliación por teléfono e internet, sin requerir ningún conocimiento de los principios y estatutos partidistas, y así se colaron más  arribistas que los muchos que llegaron en busca de un hueso al triunfar Fox, y cuando vieron que el barco podía hundirse, miles mejor lo abandonaron.

La depuración del padrón que emprendió Madero después de la debacle de electoral de 2012, demostró esto con sobrada evidencia.

Los arribistas fueron fácilmente manejados por Ernesto Cordero en su lucha por la precandidatura presidencial con todo el apoyo de Calderón y no paró en detalles; como ni así ganó, Felipe se quedó con las ganas de imponer a su delfín, como sucedía en el viejo PRI.

Por eso Calderón ordenó copar la campaña de Josefina Vázquez Mota con corderistas señalados, incluido su cuñado Juan Ignacio Zavala, y cumplieron el objetivo de hundirla, con complacencia del jefe nacional Madero, que era entonces incondicional de Calderón.

Madero apoyó todas las triquiñuelas de éste; pero ahora que ya saboreó el poder partidista y Felipe salió de Los Pinos, decidió independizarse y tratar de brillar con luz propia.

A muchos panistas le escuece se diga esto porque no quisieron hacer una autoevaluación después de los fracasos electorales de 2009 y 2012, para que no salieran los trapitos al sol y prefirieron no menialle.

Por ese camino el PAN desperdiciará la oportunidad de volver a ser el gran partido de oposición que fue, ante las rivalidades, al parecer insalvables, de la izquierda.

En ésta la puga es más intensa, porque los subsidios a los partidos son un bocado muy peleado, como lo demostró el Peje cuando no quería soltar al PRD y se los disputó con todo a los Chuchos, que no son populacheros ni carismáticos, pero sí amos de la maniobra y la componenda políticas.

Todo indica que el jefe nacional del PRD será Carlos Navarrete y que Ebrard tendrá que desistir de buscar el puesto, al verse sin posibilidad alguna.

Andrés Manuel, sin duda, se llevará a muchos perredistas: algunos ya son suyos, otros están encubiertos o a punto de ser conquistados. Debilitará al PRD y los Chuchos se quedarán con los desechos, pero con un subsidio que este año será de 700 millones.

Ahora que si los Chuchos no reaccionan a tiempo, también quedarán fuera del Pacto por México, así presuman que son sus creadores, y el Peje puede arrebatarles ese privilegio; ya hizo un ensayo a través de Lola Padierna y él mismo abrió la puerta al entenderse con peñistas destacados para debilitar los bloqueos contra la reforma energética ante las cámaras del Congreso,  por lo que ya mucha gente cree que su enfermedad fue puro camuflaje.

No le preocupan los partiditos satélites ni que sus dueños, Alberto Anaya, del PT, y Dante Delgado, de Convergencia, tengan que cerrar sus negocios, con  tal de arrebatarles adeptos y aumentar el subsidio de su partido; amén de que ya deberán lograr más votos para conservar los registros, según la recién aprobada reforma política. 

Martí Batres, presidente de Morena, hace cuentas alegres: vaticina que PT, PRD y MC perderán mucha gente en sus bastiones, pues les quitará Oaxaca, Guerrero, Tabasco, DF, Durango, Zacatecas, Campeche y Edomex, donde Morena tiene más militantes.

Y se da el lujo de decir que Morena ya cumple los requisitos para su registro

Parece, pues, que PAN y PRD prefieren pavimentarle el sendero al PRI para que vuelva a ser el partido hegemónico de antes y para recrear la dictadura perfecta, de que habló Vargas Llosa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: