EL PEOR AÑO PARA EL PAN. Salvador Flores LLamas

A c e n t o

El peor año para el PAN

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Al prepararse a celebrar sus 75 años en septiembre próximo, una vista hacia atrás dice que el peor año para el PAN en las últimas décadas fue, sin duda, 2012, cuando perdió la Presidencia de la República, cayó al tercer lugar electoral y lo sacude una reñidísima pugna por el poder interno entre Calderón y Madero, que se intensifica al estar próxima la elección del jefe nacional.

Que perdiera el poder federal no fue casual, sino culminó una cadena de errores iniciada desde que un empresario mediocre, pero con arrastre electoral, le arrebató la candidatura presidencial para el 2000 y sacó al PRI de Los Pinos, fue un extraordinario candidato y dejó prácticamente a los panistas fuera del gabinete, salvo en unos puestos de menor relieve.

Ya sin el poder, el PAN cargó con los errores de Fox: impreparación para gobernar, eludir los problemas y dejar que lo dominara Marta Sahagún, al grado de exaltar a la pareja presidencial para indicar que ambos mandaban, y ella cobró gran fama de hacer con sus hijos múltiples  negocios, contra la ética proverbial panista.

Felipe Calderón, un panista de nacimiento y convicción, cometió errores en su gobierno: permitir el nepotismo de su parentela política con Mariana Gómez del Campo, quien controló el PAN del DF: lo presidió, lideró su fracción en la Asamblea Legislativa y atrajo a oportunistas que buscaban hueso, a fin de controlarlos para imponer a sus candidatos a cargos de elección.

Pisotear los principios democráticos y éticos de los fundadores fue práctica normal en el PAN y surgieron mapaches electorales, tipo Jorge Manzaneras, que apoyaron a Ernesto Cordero, el delfín de Calderón para sucederlo, y al perder, heredaron enorme desprestigio al partido de Gómez Morín.

Felipe no sólo saboteó la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota, propició su derrota y caída al tercer sitio; sino hay panistas que sospechan de un acuerdo subterráneo con Peña Nieto para entregarle el poder en vez de promover que el PAN continuara en Los Pinos.

De ser esto cierto, sería más grave que el apoyo público de Fox a Peña, para que le sostuviera el subsidio al Centro Fox, sin importar el desprestigio que cosechó, el repudio mayoritario y que los panistas lo llamen traidor.

En contraste, participar en el Pacto por México trajo recuperación político-electoral a Acción Nacional en 2013 y conservó el único gobierno disputado ese año, el de Baja California, pese a la guerra interna que desató Calderón contra Madero, que le había sido obsecuente; pero sacó las uñas y desea relegirse como jefe del partido, contra  Cordero el gallo de Felipe.

Quitar a Ernesto de coordinador senatorial trajo fuertes ataques a Gustavo y el pleito ha llegado a los extremos, con ataques innobles de Cordero, sin importar el desprestigio que causa al panismo.

Estas diatribas afectan al PAN y la democracia y alientan el abstencionismo.

En la elección del pasado 7 de julio, cuando estuvieron en juego más de mil cargos en 14 estados, el PAN retuvo el gobierno de Baja California y las alcaldías de Oaxaca y Puebla, le quitó al PRI otras 4 capitales estatales: Aguascalientes, Mexicali, Saltillo y Tlaxcala y pasó de 267 a 294 municipios bajo su control, con incremento del 10.1% de votos en ese nivel.

En las 14 entidades que celebraron comicios el PAN pasó de 52 diputados locales a 82, con un fuerte contraste, pues mientras en Durango e Hidalgo no logró triunfo alguno, en Quintana Roo sólo ganó uno y 4 en Chihuahua, Sinaloa, Veracruz y Zacatecas; tuvo victorias contundentes en Puebla (con 88.5% de eficacia) Baja California (con 58.8%) Oaxaca (con 56%); recuperar Aguascalientes y Tlaxcala significó el 33.3% y 31.6 de las curules respectivas

En total los votos panistas crecieron de 9 millones 190 mil 334 a 12 millones 797 mil 321 (un avance del 39.2%), que pone a Madero en la antesala de la reelección, si sus 3 oponentes (Cordero, Vázquez Mota y Oliva) no se alían, lo que se antoja imposible, sobre todo por las fuertes discrepancias que la lid presidencial sembró entre Cordero y Josefina.

Otro gran acierto fue participar en el Pacto por México, pues no sólo ayudó a sacar al país del bache legislativo, también influyó notablemente en el contenido de unas de las reformas estructurales, como la energética, y en la fiscal impidió gravámenes excesivos para los mexicanos en colegiaturas, arrendamiento y compraventa de inmuebles.

No pudo parar el alza del IVA fronterizo, pero denunció a los responsables e interpuso una controversia constitucional en la Suprema Corte.

Para terminar la tarea debe insistir en que se promulgue la reforma política y cuidar que las leyes secundarias de ésta, la de telecomunicaciones y energética no incluyan matices contrarios a su espíritu.

Reto muy importante para el PAN es volver a acercarse a los ciudadanos, de quienes se alejó por veleidades del poder, si desea volver a abanderarlos en serio y escoger a sus candidatos, sin compadrazgo ni nepotismo, nombrar la Comisión de Elecciones y el Consejo Nacional aprobar las reglas respectivas.

Error básico de este partido es no difundir atinadamente los logros de sus 12 años en el gobierno federal; pero no supo cacarear el huevo, y  en ello el PRI es maestro. 

One Response

  1. […] vía EL PEOR AÑO PARA EL PAN. Salvador Flores LLamas. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: