Lego dragon

Advertisements

Os aviões não pilotados: a violacão mais covarde dos direitos humanos

Leonardo Boff

Vivemos num mundo no qual os direitos humanos são  violados, praticamente em todos os níveis, familiar, local, nacional e planetário. O Relatório Anual da Anistia Internacional de 2013 com referência a 2012 cobrindo 159 países faz exatamente esta dolorosa constatação. Ao invés de avançarmos no respeito à dignidade humana e aos direitos das pessoas, dos povos e dos ecossistemas estamos regredindo a níveis de barbárie. As violações não conhececem fronteiras e as formas desta agressão se sofisticam cada vez mais.

 

A forma mais convarde é  a ação dos “drones”, aviões não pilotados que a partir de alguma base do Texas, dirigidos por um jovem militar diante de uma telinha de televisão, como se estivesse jogando, consegue identificar um  grupo de afegãos  celebrando um casamento e dentro do qual, presumivelmente deverá haver algum guerrilheiro da Al Qaeda. Basta esta suposição para com um pequeno clique lançar…

View original post 730 more words

Caring for the body vs the cult of the body

Leonardo Boff

Understanding human existence, starting from the theory of complexity, is enriching. It is worth noting that we are complex beings, endowed with a convergence of countless factors, material, biological, energized, spiritual, earthly and cosmic. We possess an outward appearance with which we make others aware we are one of them and that we belong to the universe of the bodies. And we have an interior inhabited by vigorous positive and negative energies that form our psychic individuality. We are carriers of the dimension of the profound where the most important questions exist about the meaning of our journey through this world. These dimensions constantly coexist and interact, influencing each other and molding that which we call the human being.

We must care for everything in us. Otherwise, we lose the equilibrium among the forces of which we are constructed and dehumanize ourselves. In dealing with the topic of caring for…

View original post 932 more words

Fried sourdough with lichen powder on branches at Kadeau

Cuidado del cuerpo versus culto del cuerpo. Leonardo Boff

Cuidado del cuerpo versus culto del cuerpo. Leonardo Boff.

vía Cuidado del cuerpo versus culto del cuerpo. Leonardo Boff.

Cuidado del cuerpo versus culto del cuerpo. Leonardo Boff

Español: El Peso de la Vida.

Español: El Peso de la Vida. (Photo credit: Wikipedia)

Cuidado del cuerpo versus culto del cuerpo

2013-12-13

Entender la existencia humana a partir de la teoría de la complejidad es enriquecedor. Somos seres complejos, vale decir, en los que se da la convergencia de un sinnúmero de factores, materiales, biológicos, energéticos, espirituales, terrenales y cósmicos. Poseemos una exterioridad con la cual nos hacemos presentes unos a otros y pertenecemos al universo de los cuerpos. Y tenemos una interioridad, habitada por vigorosas energías positivas y negativas que forman nuestra individualidad psíquica. Somos portadores de la dimensión de lo profundo por donde rondan las preguntas más significativas del sentido de nuestro paso por este mundo. Estas dimensiones conviven e interactúan permanentemente influenciándose unas a otras y moldean eso que llamamos el ser humano.

Todo en nosotros tiene que ser cuidado, si no, perdemos el equilibrio de las fuerzas que nos construyen y nos deshumanizamos. Al abordar el tema del cuidado del cuerpo es menester oponerse conscientemente a los dualismos que la cultura persiste en mantener: por un lado el «cuerpo», desvinculado del espíritu y por otro el «espíritu» desmaterializado de su cuerpo. Y así perdemos la unidad de la vida humana.

La propaganda comercial explota esta dualidad, presentando el cuerpo no como la totalidad de lo humano, sino parcializándolo, sus músculos, sus manos, sus pies, en fin, sus distintas partes. Las principales víctimas de esta fragmentación son las mujeres, pues la visión machista se refugió en el mundo mediático del marketing usando partes de la mujer, sus pechos, su sexo y otras partes, para seguir haciendo de la mujer un «objeto» de consumo de hombres machistas. Debemos oponernos firmemente a esta deformación cultural.

También es importante rechazar el «culto al cuerpo» promovido por la infinidad de gimnasios y otras forma de trabajo sobre la dimensión física, como si el hombre/mujer-cuerpo fuese una máquina desposeída de espíritu que busca desarrollos musculares cada vez mayores. Con esto no queremos de ninguna manera desmerecer los distintos tipos de ejercicios de gimnasia al servicio de la salud y de una mayor integración cuerpo-mente, los masajes que renuevan el vigor del cuerpo y hacen fluir las energías vitales, en particular las disciplinas orientales como el yoga, que favorece tanto una postura meditativa de la vida, o el incentivo a una alimentación equilibrada, incluyendo también el ayuno, bien como ascesis voluntaria o como forma de armonizar mejor las energías vitales.

El vestuario merece una consideración especial. No solo tiene una función utilitaria para protegernos de las intemperies. También tiene que ver con el cuidado del cuerpo, pues el vestuario representa un lenguaje, una forma de revelarse en el teatro de la vida. Es importante cuidar de que el vestuario sea expresión de un modo de ser y que muestre el perfil humano y estético de la persona. Es especialmente significativo en la mujer pues ella tiene una relación más íntima con su propio cuerpo y con su apariencia.

Nada más ridículo y demostrativo de anemia de espíritu que las bellezas construidas a base de botox y de cirugías plásticas innecesarias. Sobre este embellecimiento artificial hay montada toda una industria de
cosméticos y de prácticas de adelgazamiento en clínicas y spas que difícilmente sirven a una dimensión más integradora del cuerpo. Esto no quiere decir que haya que invalidar los masajes y los cosméticos importantes para la piel y para el justo embellecimiento de las personas. Pero hay una belleza propia de cada edad, un encanto que nace del trabajo de la vida y del espíritu en la expresión corporal del ser humano. No hay photoshop que sustituya la ruda belleza del rostro de un trabajador tallado por la dureza de la vida, los rasgos faciales modelados por el sufrimiento. La lucha de tantas mujeres trabajadoras en el campo, en las ciudades y en las fábricas dejó en sus cuerpos otro tipo de belleza, frecuentemente con una expresión de gran fuerza y energía. Hablan de la vida real y no de la vida artificial y construida. Por el contrario, las fotos trabajadas de los iconos de la belleza convencional, casi todos moldeados por tipos de belleza a la moda, mal disfrazan la artificialidad de la figura y la vanidad frívola que ahí se revela.

Tales personas son víctimas de una cultura que no cultiva el cuidado propio de cada fase de la vida, con su belleza y luminosidad, y también con las marcas de una vida vivida que dejó estampada en el rostro y en el cuerpo las luchas, los sufrimientos, las superaciones. Tales marcas crean una belleza singular y una luminosidad específica, en vez de fijar a las personas en un tipo de perfil de un pasado ya vivido.

Cuidamos positivamente del cuerpo regresando a la naturaleza y a la Tierra, de las cuales nos habíamos exiliado hace siglos, con una actitud de sinergia y de comunión con todas las cosas. Esto significa establecer una relación de biofilia, de amor y de sensibilización hacia los animales, las flores, las plantas, los climas, los paisajes y la Tierra. Cuando nos la muestran desde el espacio exterior –esas preciosas imágenes del globo terrestre trasmitidas por los telescopios o por las naves espaciales–, irrumpe en nosotros un sentido de reverencia, de respeto y de amor por nuestra Gran Madre, de cuyo útero venimos todos. Ella es pequeña, cosmológicamente ya envejecida, pero radiante y llena de vida.

Tal vez el mayor desafío para el ser humano-cuerpo consiste en lograr un equilibrio entre la autoafirmación sin caer en la arrogancia y el menosprecio de los otros, y la integración en un todo mayor, la familia, la comunidad, el grupo de trabajo y la sociedad, sin dejarse masificar y caer en una adhesión acrítica. La búsqueda de este equilibrio no se resuelve de una vez por todas, debe de ser trabajada diariamente, pues se nos pide en cada momento. Hay que encontrar el balance adecuado entre las dos fuerzas que nos pueden desgarrar o integrar.

El cuidado de nuestro estar-en-el-mundo incluye también nuestra dieta: lo que comemos y bebemos. Hacer del comer más que un acto de nutrición, un rito de celebración y de comunión con los otros comensales y con los frutos de la generosidad de la Tierra. Saber escoger los productos orgánicos o los menos quimicalizados. De ahí resulta una vida sana que asume el principio de precaución contra eventuales enfermedades que nos pueden sobrevenir por el ambiente degradado.

De esta manera el ser humano-cuerpo deja transparentar su armonía interior y exterior, como miembro de la gran comunidad de vida.

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. PEMEX, S. A DE R. L.

Español: Fuente de Petróleos Mexicanos, en Pas...

Español: Fuente de Petróleos Mexicanos, en Paseo de la Reforma y Anillo Periférico, Col. Lomas de Chapultepec, delegación Miguel Hidalgo de la Ciudad de México, D.F., México. (Photo credit: Wikipedia)

Jue 12-12-13

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: Pemex, S. A. de R. L.

·         Lista Pemex para dar el gran salto… 

·         Es lo que los mexicanos requieren…

Para modernizar a Petróleos Mexicanos y, obviamente, mover a México, los diputados priístas y panistas trabajaron durante 19 horas, igual tiempo que emplearon los “enemigos de la modernización”, los “enemigos de México” para intentar que la empresa de México siguiera siendo “de los mexicanos”, empresa pública – ¿era pública?, me inquirió Moisés Sánchez Limón -. Y todo se terminó. México está ya listo para recibir las toneladas de dólares de los nuevos socios de Pemex para engrandecer al país. De ahora en adelante, todos los mexicanos saldrán de la pobreza; todos tendrán dólares en la cartera. Muchos dólares.

Después de más de 19 horas de debate, que concluyó este jueves una hora después del medio día, el pleno de la Cámara de Diputados avaló la minuta constitucional en materia de reforma energética. Los próceres de la patria rechazaron las 400 reservas presentadas por 101 oradores por el Partido de la Revolución Democrática, el Partido del Trabajo, el Movimiento Ciudadano. Todas las inconformidades jurídicas eran la rinrazón misma, eran antipatrióticas; pretendían inmovilizar a México. Ilusos izquierdistas, que no se dan cuenta de que México tiene que entrar ya al concierto de las naciones occidentales para cooperar en el salvamento del capitalismo en decadencia de la economía de Los Estados Unidos.

Los legisladores del equipo triunfador del presidente Enrique Peña Nieto aprobaron en menos de un día la minuta, que apenas aprobó la madrugada del pasado miércoles el Senado de la República. Llevaban prisa. Pemex es una empresa en bancarrota. México es una economía en quiebra. Senadores y Diputados aprobaron la apertura de Pemex al capital de allende el Bravo, rapidito, rapidito, como decía Eulalia, la jovencita que me ayudaba en las labores de la cocina. Urge la carretada de billetes verdes porque si no vienen Pemex se desbarata, porque si no llegan a carretadas, México se paraliza. Y hay que mover a México.

Ahora, este dictamen de la reforma será enviado por la Cámara de Diputados a los congresos estatales para su ratificación y posteriormente su publicación en el Diario Oficial de la Federación. Y vaya que los congresitos la aprobarán si debatirla. Cómo que no. Si están al servicio de México. Están para mover a México. Se parecen a aquel terremoto que en 1985 vaya que movió a México.

Y todo terminó. Los morenos se retiraron a su casa ¿Y dónde está López Obrador? Buena pregunta que me hizo una persona mientras tomaba un cafecito chiapaneco en una mesa de arrinconada en la Mansión, la lujuria cárnica de los diputados. Buena pregunta. Dónde está el padre madre de los morenos. Se fueron de las afueras del complejo de San Lázaro menos indignados de cómo llegaron en la víspera. No pudieron entrar. Se quedaron muy lejos, detrás de las enormes y pesadas bardas de fierro que protegieron a los diputados priístas y panistas para que con la reforma energética estos sentaran las bases de la modernización de Petróleos Mexicanos. Cómo que no. No faltaba más.

Y ya con los párpados caídos por el cansancio, el trabajo agotador, el estar aguantando a esos miserables izquierdistas que pretendieron cambiar 101 aspectos de la minuta, el pleno eligió a los integrantes de la Comisión Permanente, que se inaugurará el miércoles venidero y así se cerró el periodo ordinario de sesiones.

Ricardo Anaya (PAN), el enjundioso líder de la asamblea, pidió a los diputados ponerse de pie para clausurar el periodo, el cual – dijo – fue histórico y extraordinariamente productivo.

Lo que no encajó fue la declaración del director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austín. Presumió de que con la reforma energética la industria petrolera volverá a ser motor del crecimiento económico del país (Qué ¿No lo era?), ya que permitirá la creación de medio millón de empleos adicionales en este sexenio. Medio millón de empleos… cuando la demanda anual es de 1.300,000 cuando menos.

Por qué los funcionarios insisten en que “Pemex no se privatizará. Seguirá siendo de todos los mexicanos”. Por qué. Si todo principiante de la ciencia económica del Ipade, de la Anáhuac, del Tec, está seguro de que la modernización de una economía sólo se logra con los capitales privados y más si participan los extranjeros. Qué más da que se privatice o no Petróleos Mexicanos. Qué más da que los nacionalistas digan que el “petróleo es nuestro”, cuando nunca ha sido nuestro. Y menos Pemex. Y en última instancia – y lo están demostrando los socialistas latinoamericanos, los gigantes – Brasil y Argentina – lo que menos importa es el régimen de propiedad. Lo que más importa es la eficiencia administrativa, la honestidad en el manejo de los dineros.

Yo diría que los funcionarios no deberían de tener miedo y llamar a las cosas por su nombre. Pemex, al dejar de ser una empresa paraestatal, una empresa pública, obviamente pasa a ser una empresa privada, con todas las obligaciones de una empresa privada. Y no hay por qué asustarse. Al fin de cuentos. Nunca ha sido de los mexicanos. Sí de políticos y sindicalistas corruptos.

fgomezmaza@analisisafondo.com

www.analisisafondo.com