ADIÓS AL PETRÓLEO. Salvador Flores Llamas

Mexico - Tlalpan cadets approaching palace  (LOC)

Mexico – Tlalpan cadets approaching palace (LOC) (Photo credit: The Library of Congress)

A c e n t o

Adiós al petróleo

 

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

 

La reforma energética, cuya aprobación en el Congreso se ha retardado por motivos varios, puede ser la última oportunidad de que México aproveche como debe su riqueza petrolera, y salte el mal fario que mencionó López Velarde cuando cantó en “Suave Patria” que a los veneros del hidrocarburo nos los “escrituró el diablo.”

 

Última ocasión, porque hemos dilapidado el dinero que genera ese recurso en gasto corriente, que sería lo menos malo; pero lo más censurable son las rapiñas, exportaciones y ventas clandestinas, robo a ductos que  trasladan crudo y gas por el territorio del país, con que se amasan grandes fortunas, y la enorme burocracia  que devora a Pemex.

 

También los líderes petroleros se llevan millonadas: Hernández Galicia o Romero Deschamps, con la complacencia del gobierno.

 

Famosa fue aquel dicho de López Portillo al inicio de su sexenio, cuando se dieron a conocer grandes yacimientos: “Vamos a aprender a administrar la abundancia”, y sucedió lo contrario, hubo devaluación tras  devaluación y una de las crisis económicas más severas que, por desgracia, volvieron a repetirse.

 

Acaban de firmar un acuerdo Irán, Estados Unidos, las potencias y la ONU, que finiquita el bloqueo económico y el embargo financiero a la antigua Persia, a cambio de cesar sus experimentos nucleares y aceptar la vigilancia de los organismos internacionales en ese renglón.

 

El país de los ayatolas –cuarto productor mundial de crudo– reanudará sus exportaciones tan pronto pase las pruebas y será en un gran competidor de México y las naciones petroleras.

 

Amén de que EU –nuestro principal cliente- disminuirá pronto sus compras-por estar  próximo a la autosuficiencia. Por todo eso pinta demasiado negro nuestro futuro petrolero, con grave el riesgo de quedarnos con los enormes yacimientos del Golfo y subsuelo, que exigen tecnología de punta y grandes recursos financieros, que México no tiene, para aprovecharlos.

 

Esto obliga a dejar atrás dogmatismos e intransigencias que frenan celebrar contratos con empresarios privados, nacionales y foráneos, que poseen esos recursos.

 

Si ha sido censurable no romper ese tabú; sería más que, ante el peligro de quedarnos lamentando haber desperdiciado esa riqueza no renovable.

 

Menos mal que todo indica que PRI, PAN y los partiditos sacarán a flote la reforma petrolera y sus enmiendas constitucionales, pues alcanzan las dos terceras partes de los votos en ambas cámaras del Congreso.

 

Ni falta hará el PRD, que se automarginó para no perder adeptos ante las poses demagógicas de López Obrador, que llama traidores a México, como es usual, a quienes no lo siguen. Los Chuchos y Zambrano mejor dejaron la negociación y perdieron oportunidad de incluir sus puntos en la reforma.

 

¿O qué los amagos de Silvano Aureoles de evitar como sea se apruebe la reforma petrolera incluirán tomas de tribuna y artimañas del Peje, con tal de que el PRD no se quede atrás en el circo contra ella?

 

No importa que el cerco al Senado contra la modificación a los artículos 27 y 28 de la Carta Magna, tenga muy poca concurrencia y diste de los miles de protestantes que anunció Andrés Manuel, quien sufrió una intervención quirúrgica por infarto al miocardio.

 

Bien que no prospere la protesta callejera por falta de fans, que ni saben en qué consiste la citada reforma, como comprobaron de sobra los medios.

 

De lo contrario México habrá de olvidarse del petróleo como impulsor de su progreso y ataque a las múltiples lacras sociales, según promete Peña Nieto y es lo que deben cuidar PRD, PAN y partidos con candados incluidos en esa reforma, que etiqueten todas las partidas y con sanciones severas contra los prevaricadores.

 

También debe exigirse al sindicato petrolero rendir cuentas  claras de todo el dinero que recibe de Pemex, para que ya no sea botín de líderes, como Romero Deschamps, cuyo junior presume ser dueño del petróleo mexicano, en Miami, donde vive como rey a costa de la desnutrición de millones de paisanos.

 

Sería criminal que por necedad o corrupción sigamos dándole el adiós al petróleo en vez de beneficiar a las grandes mayorías, por temor a políticos logreros  y a líderes despreciables.

 

 

 

 

One Response

  1. […] vía ADIÓS AL PETRÓLEO. Salvador Flores Llamas. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: