TEMPLARIOS EN EL SENADO. Salvador Flores LLamas

A c e n t o

 

 Templarios en el Senado
SALVADOR  FLORES  LLAMAS

 

La incursión de miembros de los Caballeros Templarios de Michoacán en el Senado recuerda cuando el PRD hizo diputado federal a Julio César Godoy,  hermano de Leonel, entonces gobernador del estado y acusado de mafioso, a quien los perredistas metieron a la cámara subrepticiamente a rendir protesta para cobijarlo con el fuero legislativo.

 

Lo ocultaron en la oficina de Alejandro Encinas, entonces líder cameral del PRD, senador hoy.  

 

Ahora la senadora también perredista Iris Vianey Mendoza pidió al Senado que recibiera a 10 jornaleros michoacanos, varios de ellos identificados por otra senadora michoacana, Luisa María Calderón (Cocoa) como parte de dicha mafia que asuela a Michoacán, incluidos 2 ex miembros del gabinete de Lázaro Cárdenas Batel, disfrazados de líderes de grupos y organizaciones empresariales y sociales.

 

Esto reafirma la complicidad de los perredistas con mafiosos y recuerda el famoso michoacanzo, cuando la PGR detuvo a 30 funcionarios del gobierno de Godoy, que protestó porque no le avisaron antes y, según él, se violó la soberanía del estado.

 

Cómo iban a hacerlo, si entre los detenidos iban el procurador de justicia, un ex procurador, la ex secretaria de Seguridad Pública (asesora y amante del gobernador, como se sabía) 11 alcaldes y miembros del gabinete.

 

El michoacanazo terminó porque Leonel logró amparos para los detenidos, de un juez federal a su servicio, que hizo lo mismo con Julio César para que pudiera protestar como diputado.

 

Godoy dejó un estado dominado por mafias, aparte de una deuda de 38 mil millones –la mayor de los estados- un déficit de 10 mil, y Los Chuchos lo protegieron con sus acuerdos con el gobierno mediante el Pacto por México y ahora fue de los protagonistas del XIV congreso perredista en Oaxtepec.

 

La hermana del expresidente Felipe Calderón acaba de revelar que el 17 de octubre (fecha de la presencia de esos sujetos en la cámara alta) avisó al presidente de la Comisión de Seguridad Omar Fayad, que encabezó la junta, que entre ellos estaban varios mafiosos templarios.

 

Calderón dijo que  pidió a Fayad no los recibiera, porque eran Templarios de seguro, si venían de Apatzingán. Uno de ellos reaccionó e insistió que los atendieran, “porque desde que el presidente Calderón nos declaró la guerra, nos han relegado”, y Cocoa relata: “yo voltee y dije: ¡Ay Dios!”.

 

Enterados los coordinadores de las fracciones senatoriales, ordenaron a Fayad suspender la junta y despedir a los intrusos, que ya llevaban 3 horas en el recinto senatorial.

 

La revelación de la “Cocoa” armó un follón, desató imputaciones, golpes de pecho y sácale vueltas, pues los protagonistas del hecho no querían verse como encubridores de los presuntos delincuentes.  

 

Lo menos que indica el incidente es la facilidad con que criminales pueden colarse o están en organismos gubernamentales, y la lista de “visitantes” al Senado incluyó a gentes señaladas por los medios como Templarios: Juan Pavlos Mancilla, director del Coanlep en Apatzingán.

 

También estuvieron Tito Fernández Torres, Luis Padrón Ramírez, Eman o Emma Vargas,  Juan Avilés, Ricardo Sánchez, Rigoberto Peláez Mendoza, Filiberto Vejar Pulido, y Alfonso Solórzano Fraga.

 

Fayad dice que todos se identificaron como miembros de la organización Michoacanos Paz y Dignidad, que periodistas michoacanos relacionan con el crimen organizado.

 

Ante reclamos de que el Senado debió informar rápido a Gobernación  y presentar una denuncia ante la PGR, empezaron las sacadas de bulto: Fayad el primer indicado, dice que la senadora Calderón debió hacerlo y explicar con fundamentos sus acusaciones; “ella tendrá que responder”.

 

Otros opinan que es el Senado el que debió hacer las denuncias del caso, y el presidente de la mesa directiva, Raúl Cervantes Andrade, aunque se negó a admitirlo, finalmente ordenó presentar denuncia de hechos ante la PGR.

 

Y ante exigencias de vigilar más el acceso de extraños al Senado, Cervantes dijo que no puede cerrar las puertas a ciudadanos; pero Emilio Gamboa, el coordinador priísta, estimó que habrá de cuidarse no se cuelen indeseables.

 

Algo que pasó desapercibido es que la información de la “Cocoa” debió cruzarse con la Plataforma México, programa de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, que tanto costó y se publicitó en el sexenio pasado, creado precisamente para ayudar a esclarecer casos como éstos.

 

Mientras, Michoacán continúa como estado sin ley y el gobernador redivivo Fausto Vallejo Figueroa carece de tamaños y hay indicios serios de que su hijo Rodrigo tiene relaciones mafiosas, que impiden emprender las acciones requeridas para frenar a los criminales. 

 

 

 

 

 

One Response

  1. […] TEMPLARIOS EN EL SENADO. Salvador Flores LLamas. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: