Joaquín Miramón, el general desconocido; Lecciones de las elecciones chilenas.

English: General Miguel Miramón, former presid...

English: General Miguel Miramón, former president of Mexico. (Photo credit: Wikipedia)

Benito Juárez with his sister Nela (left) and ...

Benito Juárez with his sister Nela (left) and his wife Margarita (right), 1843 (Photo credit: Wikipedia)

Benito Juárez

Benito Juárez (Photo credit: Wikipedia)

(Joaquín Miramón, el general desconocido, por José Antonio Aspiros Villagómez; y Lecciones de las elecciones chilenas, por Teresa Gurza. Proporcionados por Salvador Flores LLamas)

Lecturas con pátina

Joaquín Miramón, el general desconocido

José Antonio Aspiros Villagómez

Luis Reed Torres, quien estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, es un periodista e historiador empeñado en dar visibilidad a personajes mexicanos del siglo XIX que estuvieron en el lado conservador, y de paso cuestionar a los liberales. Una especie de nueva ‘visión de los vencidos’.

 

Para ello ha realizado exhaustivas investigaciones documentales en fuentes primarias y obras de la época, muchas de ellas inéditas, y con ese ánimo y esmero escribió el libro Joaquín Miramón, el general olvidado, acerca de un protagonista poco conocido de las luchas decimonónicas en México.

 

El autor -también catedrático- hurgó en los Miramon Family Papers que resguarda la Universidad de Berkeley, California; en el Centro de Estudios de Historia de México Carso, la Biblioteca de la UNAM, el Instituto Mora, el Archivo General de la Nación y el de la Secretaría de la Defensa Nacional, además de sus consultas bibliográficas y hemerográficas, de manera que cuanto dice su libro parece incontestable.

 

En las 250 páginas de la obra -edición de autor, 2013-, Reed narra con abundantes citas textuales la vida familiar y militar del hermano mayor de Miguel Miramón, aquel general que fue ejecutado junto con Maximiliano, y desde la portada pone énfasis en el hecho de que el presidente Benito Juárez ordenó que fusilaran a Joaquín, a pesar de haber sido herido en batalla y estar prisionero, una acción que el historiador califica como “asesinato”.

 

De hecho, Reed reconoce que había entonces la “odiosa” costumbre de fusilar a los prisioneros, iniciada por los liberales aunque “después se extendió lastimosamente en ambos bandos”.

 

Joaquín fue uno de los cinco hermanos y ocho hermanas de la familia Miramón, cuyo patriarca editaba un periódico y en la que el más destacado fue Miguel, pero todos actuaron política o militarmente en el partido conservador. En Joaquín Miramón, el general olvidado, Reed narra las victorias y derrotas del personaje durante su participación en los combates contra los invasores estadunidenses en Churubusco, Chapultepec y Molino del Rey, y contra el ejército liberal.

 

Entre los asertos del historiador, están que mientras los conservadores se opusieron al intervencionismo, los liberales hasta “demandaron la anexión de todo el país a la Unión Americana”, y que hubo oficiales de Estados Unidos al mando de tropas juaristas. Es de acotarse que, por su parte, los conservadores buscaron el apoyo europeo.

 

Ubicado en la corriente llamada “revisionismo histórico”, Luis Reed consigna que los conservadores calificaban a los liberales como “trastornadores del orden”, “bando demagogo” y “hordas miserables que infestan la sociedad”, y que tanto Ignacio Manuel Altamirano como Ignacio Ramírez ‘El Nigromante’ eran críticos de don Benito Juárez, al grado que el segundo lo comparaba con Huichilobos, como llamaban los españoles a Huitzilopochtli, la deidad a la que rendían culto los mexicas con la sangre humana de los sacrificados en el Templo Mayor.

 

Nada de esto, que a muchos parecerá polémico o condenable y a otros plausible, registra la condensada historia oficial que a todos nos enseñaron en la escuela, por lo que resulta importante la lectura no sólo de este valioso ensayo sobre Joaquín Miramón -un general más bien desconocido que olvidado-, sino además los de otros destacados autores, ya sean proclives a un bando u otro, para ampliar nuestro horizonte crítico.

 

Porque, en esto de la historia, parece que el análisis y el razonamiento aún están supeditados a las pasiones y ello impide ver en su contexto y con equilibrio a los protagonistas, sin satanizarlos ni endiosarlos. Aunque hasta la muy popular pero quizás no tanto leída obra México a través de los siglos (1884), que coordinó Vicente Riva Palacio, ha sido señalada como parcial.

 

En la historia de México no hay santos de un lado y demonios del otro, sino seres con lo mismo aciertos que errores (a juzgar por sus consecuencias); personas “de carne y hueso”, como reza la frase que tanto empleó en sus relatos históricos el recién fallecido periodista Armando Ayala Anguiano, quien fue director de la revista Contenido y escribió varios libros, uno de ellos titulado El día que perdió el PRI.

 

En Joaquín Miramón, el general olvidado, Luis Reed presenta a un personaje de carne y hueso, sin ocultar su admiración por él.

 

 

LECCIONES DE LAS ELECCIONES CHILENAS

 

                                                     Teresa Gurza.

 

Las recientes elecciones para la presidencia en Chile, nación con 17 millones y medio millones de habitantes que pasó 17 años bajo la dictadura pinochetista  y ya en democracia fue gobernado 20 años por la centroizquierda y los últimos cuatro por la derecha, dejan algunas lecciones que podrían ser aprovechadas por los políticos mexicanos.

 

UNA.- Sólo votó el 47 por ciento de más de los 13 y medio millones del padrón, pese a que por primera vez en la historia chilena el voto fue voluntario y no obligatorio y a que se elegía de entre nueve opciones al futuro presidente– que ya vimos será presidenta–  a la totalidad de diputados y regidores y a 20 de los 38 senadores; la abstención indica molestia hacía los políticos y desinterés por los candidatos.

 

 DOS.-  Casi 180 mil extranjeros con más de cinco años de residencia en Chile, pudieron votar; porque la ley considera que los actos de presidentes y legisladores les atañen y afectan igual que a los chilenos.

 

TRES.-Algunos entre los nueve candidatos presidenciales tendrán ahora que ver como pagan lo que pidieron prestado a los bancos para sus campañas. En Chile, las campañas pueden financiarse con aportes privados y públicos. El aporte público lo reembolsa el fisco, después de realizada la elección. Para determinar la cantidad a reembolsar cada candidato presenta facturas y si califican como gastos de campaña, los votos que obtuvieron se multiplican por poco más de un dólar; y esa cantidad es la que el fisco paga directamente a los bancos acreedores y no a los candidatos deudores.

 

Si un candidato gastó poco, pero tuvo muchos votos no recibe la diferencia; y si sacó pocos votos y gastó mucho, lástima Margarito.

 

Por ejemplo Michelle Bachelet, se endeudó con dos mil 506 millones de pesos chilenos; pero sus votos no alcanzaron para que el Estado le regrese todo; así que deberá pagar de su dinero 397 millones.

 

CUATRO.- Bachelet no ganó en primera vuelta en parte por la división de la izquierda, ya que sumándole el 11 por ciento de votación obtenido por el otro candidato de esta tendencia, sería ya hoy presidenta electa.

 

CINCO.- Los electores están aburridos de los candidatos de siempre; políticos considerados iconos de izquierda y derecha, perdieron. Y en cambio lograron altísimas votaciones, los cuatro ex dirigentes estudiantiles Camila Vallejo, Giorgio Jackson, Gabriel Boric y Karol Cariola; quienes a partir de mediados del próximo marzo, podrán como diputados promover cambios educativos.

 

SEIS.- Sólo hubo una impugnación a un único resultado; todos los demás perdedores reconocieron sus derrotas esa misma noche, sin plantones, marchas, ni chantajes.

 

 

 

SIETE.- Bachelet postulada por la Nueva Mayoría y Evelyn Matthei, por la Alianza de derecha, competirán de nuevo en la segunda vuelta que será el 15 de diciembre. Y como ambas obtuvieron menos votos que el total de la votaciòn parlamentaria de sus respectivos sectores, buscarán ahora a los que se abstuvieron; que fueron mayormente de centroderecha.

 

 

 

OCHO.-  La propaganda exagerada ahuyenta a los votantes; y el exceso en pintas y carteles generan molestia y ensucian el entorno y la imagen del candidato en cuestión.

 

NUEVE.- Las utopías y los sueños mueven actualmente, a mucho menos electores.

 

DIEZ.- Sólo cuatro de los y las candidatos presidenciales tuvieron guardaespaldas en sus campañas.

 

ONCE.- Chile es uno de los países más adelantados de América Latina; y ha tenido un crecimiento constante que este año fue de más del cuatro por ciento; pero el patrón de distribución de la riqueza es muy malo y por eso es también uno de los más desiguales.

 

Dos de cada tres familias chilenas viven con menos de mil 200 dólares al mes, y confían que gobernantes de izquierda puedan ayudarles a resolver sus problemas laborales, y el acceso a buenos servicios de salud y a educación de calidad que no contribuya a perpetuar  desigualdades.

 

DOCE.- Andrés Velasco, exministro de Economía de Bachelet y excandidato perdedor en las primarias de Nueva Mayoría explicó que el capitalismo salvaje es el causante en Chile del enojo de la población

 

 

One Response

  1. […] vía Joaquín Miramón, el general desconocido; Lecciones de las elecciones chilenas.. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: