REENCARNACIÓN POLÍTICA DE CÁRDENAS. Salvador Flores Llamas

El Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en el co...

El Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en el congreso perredista. (Photo credit: Wikipedia)

A c e n t o

 

Reencarnación política de Cárdenas


                                              SALVADOR  FLORES  LLAMAS

 

Aunque en su XIV Asamblea Nacional de este fin de semana el PRD reforme  sus estatutos y permita reelegirse a sus ex presidentes, no estará decidido si Cuauhtémoc Cárdenas será de nuevo líder nacional, pues los intereses se oponen y se cree que él querrá ser el candidato presidencial en 2018.  

 

 Empero el Hijo del Tata está de vuelta con su propuesta contra  la reforma energética de Peña Nieto; el mitin del domingo 17 lo revitalizó, aunque no tan nutrido como esperaba, pero estuvo acompañado por los líderes de los diversos grupos partidistas, a excepción de Ebrard, molesto porque no le permitieron ser orador para disputarle las candilejas.

 

A quien preocupa su reencarnación política es al Peje por el temor de que le reste gente a su partido Morena y la emprenda contra él porque en 2006 le arrebató su cuarta candidatura presidencial y el PRD y lo envió al limbo político.

 

Donde chocan los intereses de Cuauhtémoc y las tribus es por su demanda de ser candidato único al liderato perredista, pues  Ebrard, Carlos Navarrete (prospecto de los Chuchos) y Sotelo (del Movimiento Patria Digna) quieren disputárselo, aparte de que Bejarano y Cía. lo apoyan en apariencia, sólo para que destrone a los Chuchos.

 

Hay un sentimiento muy extendido entre perredistas, tratar de bajarlos  del liderato, pues llevan tres períodos en él y son acusados de gobiernistas, a través del Pacto por México que ellos le propusieron a Peña y por el que han cobrado buenos favores y quizá dinero bajo cuerda, como expertos en maniobras políticas.

 

No es que otros deseen retirar al partido del Pacto, sólo lo dicen de palabra, porque en el fondo, de Ebrard para abajo, todos quieren la alianza con el Presidente para obtener dividendos.

 

El propio Cuauhtémoc tiene de antecedente haber negociado con Salinas de Gortari reconocerlo Presidente, a cambio del registro del PRD, tras decir que le robó la elección presidencial de 1988. En 2000 también negoció con Zedillo y ganó el gobierno del DF para López Obrador, a cambio de no objetar la elección de Vicente Fox, que no  dejó resquicio para ello. 

 

Por su trayectoria y prestigio Cárdenas volvió a ser la máxima figura de la izquierda, manchada por el Peje y sus partiditos satélites, PT y MC con sus líderes logreros y los Chuchos, muy buenos en negociar para su santo, como dueños de la mayor estructura partidista.

 

La pose chuchista  de juntar firmas para la consulta pública petrolera no convence a sus correligionarios, y menos porque trascendió que varios de sus legisladores apoyarán la propuesta oficial por ligas con el gobierno.

 

El ingeniero sabe que los Chuchos no van con él, pues Carlos Navarrete, su gallo para suceder a Zambrano, dijo que no retira su candidatura, con todo y que lo respeta.

 

El jefe de gobierno Mancera del DF, cuyo encargado de política exterior es Cárdenas, influiría para sumarle votos, pues la jefatura del PRD podría ser firme peldaño para la candidatura presidencial en 2018, su anhelo más caro que sólo olvidaría si sus desaciertos le restan popularidad, coyuntura en que no sería raro que aquél volviera a jugar para la grande por cuarta vez.

 

Ebrard no se resigna a no ser el líder, aunque  carece de posibilidades, pero quiere serlo para buscar luego la candidatura presidencial del 2018, mas su tribu no es fuerte y difícilmente lograría votos suficientes.

 

Empero negó que pueda respaldar a Cárdenas, se lanzó de lleno contra los Chuchos, parece Chivo en cristalería e insiste en que la elección del líder debe hacerse mediante una encuesta, muy a su contentillo.

 

Entre tanto, los Chuchos tienen 140 votos; Alternativa Democrática Nal. (de Héctor Bautista) 80; Izquierda Democrática Nacional (de Bejarano) 52; Movimiento Patria Digna (de Carlos Sotelo) 40; Movimiento Progresista (de Ebrard) 22 y Foro Nuevo Sol (de Amalia García) 22.

 

Se ve, pues, que los Chuchos (Zambrano y Ortega) son clave para el futuro del PRD y la izquierda en general, pues casi cualquier alianza suya decidirá quién liderará el partido y sus simpatías no están, ciertamente, con Andrés ni con Marcelo.

 

 Pero los intereses de las tribus son tan opuestos, que a las 6 consabidas se agregaron 4: Vanguardia Progresista (de Miguel Ángel Mancera) Izquierda  Revolucionaria (de Camilo Valenzuela) Unidad Democrática Nacional (de José Narro) e Izquierda Renovadora en Movimiento (de J. Antonio Rueda).  

 

 

One Response

  1. […] vía REENCARNACIÓN POLÍTICA DE CÁRDENAS. Salvador Flores Llamas. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: