GUERRA CIVIL EN EL PAN. Salvador Flores LLamas

Felipe Calderon with Vicente Fox Quesada

Felipe Calderon with Vicente Fox Quesada (Photo credit: Wikipedia)

English: Dip. Josefina Vázquez Mota

English: Dip. Josefina Vázquez Mota (Photo credit: Wikipedia)

English: josefina vazquez mota

English: josefina vazquez mota (Photo credit: Wikipedia)

A c e n t o

 

Guerra civil en el PAN


                                                       SALVADOR  FLORES LLAMAS

 

La aprobación del IFE a los estatutos del PAN recién reformados, aceleró la guerra interna en ese partido por la elección de su jefe nacional. Se perfilan para ella Gustavo Madero, jefe actual; Josefina Vázquez Mota, ex candidata presidencial, y Ernesto Cordero.

 

Este puso la mira en Madero, a quien no perdona le quitara la coordinación de los senadores y es el gallo del ex presidente Felipe Calderón, quien desea controlar el partido de Gómez Morín.

 

No ve con buenos ojos a Josefina, pues le ganó la candidatura presidencial y teme la gran popularidad que logró como abanderada panista; mas la invitó a formar un bloque anti-Madero para derrotar a éste contundentemente.

 

Eso parece un sueño guajiro, pues ni Josefina ni el grupo de exgobernadores panistas que la apoya, Panistas por México, quieren nada con Felipe, quien –creen– saboteó su candidatura, negoció con Peña Nieto y mandó al PAN al tercer lugar electoral.

 

Forman el grupo los exgobernadores Ernesto Ruffo (Baja California) Alberto Cárdenas (Jalisco) los Fernandos Canales Clariond y Elizondo (Nuevo León) Francisco Barrio (Chihuahua) Carlos Medina Plascencia (Guanajuato) Felipe González (Aguascalientes).

 

Igualmente el ex senador y subprocurador de la República Ricardo García Cervantes y Fortunato Álvarez, ex legislador y consejero de Pemex, entre otros reconocidos panistas.

 

Culpan a Calderón de haber impuesto al PAN de jefes a Germán Martínez y César Nava, prepotentes que impusieron candidatos, lo hundieron y dieron base a la debacle electoral, de la que Felipe impidió se evaluara para que no afloraran sus artimañas.

 

Maderistas y corderistas lanzaron una campaña contra Josefina, al anunciar que buscaría la jefatura nacional; niegan el gran capital político que ganó en su campaña; la acusan puerilmente de haber abandonado 15 meses el  PAN y la política, en ellos descansó y evitó intervenir en pleitos entre los bandos. 

 

Afirman que los 12 millones 700 mil votos que logró en 2012 no fueron por sus méritos, sino por el peso del partido. Pero Vázquez Mota se presenta como contrapeso del PRI y lo critica por antidemocrático y autoritario; mas deberá buscar el voto de los panistas de a pie, aquéllos que conservan aún los ideales y vocación democrática de sus fundadores.

 

Aunque ella anunció que no se retiraría del Pacto por México, si exigirá más apoyo a las propuestas panistas, pues acusan a Madero de ser comparsa del gobierno y emprender campañas de mero oropel publicitario, como la toma de la calle contra la reforma hacendaria, que no pasó de simple reparto de volantes; sin marchas reales y mucho menos multitudinarias.     

 

Se ve más factible una alianza de Madero y Josefina, que de ella y Cordero, pues aquéllos tienen cuentas que cobrarle a Felipe y desconfían de Ernesto.

 

Además, la declaración del senador Roberto Gil Zuarth de que no apoyará a Josefina ahora, pese a haber sido el coordinador de su campaña, dejó claro que, después de eliminado Ernesto, Gil la rodeó de corderistas y torpedeó su campaña por orden de Calderón.

 

Todo indica que ella y Cordero exigirán a Madero deje la jefatura durante la contienda electoral, que puede alargarse a marzo, pues creen que Gustavo tardará en lanzar la convocatoria.

 

Ernesto dice que el período de Madero como jefe termina el 3 de diciembre y él no debe continuar al frente. Pero Gustavo arguye que nada se lo impide 

 

En fin, le cuidarán las manos para que no utilice el cargo para impulsarse, y haya un proceso imparcial y transparente.        

 

Panistas hay que acusan a Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla, de ser el principal instigador de la campaña anti-Josefina; aliado del senador Javier Lozano, furibundo calderonista-corderista, que quiere sucederlo.

 

Moreno surgió de una alianza PAN-PRD, y la mayoría de los panistas no lo tienen por tal.

 

Como gasta millonadas en promocionarse y quedó huérfano al encarcelar a su madrina Elba Esther Gordillo; hoy desea que Felipe lo apadrine para ser el candidato presidencial del PAN en 2018, y no extrañaría que al avanzar la campaña interna se inclinara hacia el prospecto que lleve la delantera, para no quedar mal parado con el futuro líder azul.

 

 

One Response

  1. […] GUERRA CIVIL EN EL PAN. Salvador Flores LLamas. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: