El Papa Francisco en Asís, 4-X-013

EL PAPA FRANCISCO, EN ASÍS, 4-X-013

(Tomado del Sitio Web de la Santa Sede, www.vatican.va)


  • Encuentro con los niños discapacitados y      enfermos del Instituto Seráfico (Asís, 4 de octubre de 2013) (Vídeo)
    [Italiano]
  • Encuentro con los pobres asistidos por la      Cáritas en la Sala de la Expoliación del Obispado de Asís (4 de octubre de      2013) (Vídeo)
    [Italiano]
  • Encuentro con el clero, personas de vida      consagrada y miembros de los Consejos pastorales de la diócesis en la      Catedral de San Rufino de Asís (4 de octubre de 2013) (Vídeo)
    [Italiano]
  • Oración silenciosa ante el Crucifijo de San      Damián en la Capilla del Coro de la Basílica de Santa Clara (4 de octubre      de 2013)
  • Palabras a las monjas de clausura (4 de octubre de 2013) (Vídeo)
    [Italiano]
  • Encuentro con los jóvenes de Umbría en la      Plaza de la Basílica di Santa María de los Ángeles (4 de octubre de 2013)      (Vídeo)
    [Italiano]

+++++++

VISITA PASTORAL A ASÍS

SANTA MISA

HOMILÍA DEL SANTO PADRE FRANCISCO

Plaza de San Francisco, Asís
Viernes 4 de octubre de 2013

Vídeo

«Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a los pequeños» (Mt 11,25).

Paz y bien a todos. Con este saludo franciscano os agradezco el haber venido aquí, a esta plaza llena de historia y de fe, para rezar juntos.

Como tantos peregrinos, también yo he venido para dar gracias al Padre por todo lo que ha querido revelar a uno de estos «pequeños» de los que habla el evangelio: Francisco, hijo de un rico comerciante de Asís. El encuentro con Jesús lo llevó a despojarse de una vida cómoda y superficial, para abrazar «la señora pobreza» y vivir como verdadero hijo del Padre que está en los cielos. Esta elección de san Francisco representaba un modo radical de imitar a Cristo, de revestirse de Aquel que siendo rico se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza (cf. 2Co 8,9). El amor a los pobres y la imitación de Cristo pobre son dos elementos unidos de modo inseparable en la vida de Francisco, las dos caras de una misma moneda.

¿Cuál es el testimonio que nos da hoy Francisco? ¿Qué nos dice, no con las palabras –esto es fácil– sino con la vida?

1. La primera cosa que nos dice, la realidad fundamental que nos atestigua es ésta: ser cristianos es una relación viva con la Persona de Jesús, es revestirse de él, es asimilarse a él.

¿Dónde inicia el camino de Francisco hacia Cristo? Comienza con la mirada de Jesús en la cruz. Dejarse mirar por él en el momento en el que da la vida por nosotros y nos atrae a sí. Francisco lo experimentó de modo particular en la iglesita de San Damián, rezando delante del crucifijo, que hoy también yo veneraré. En aquel crucifijo Jesús no aparece muerto, sino vivo. La sangre desciende de las heridas de las manos, los pies y el costado, pero esa sangre expresa vida. Jesús no tiene los ojos cerrados, sino abiertos, de par en par: una mirada que habla al corazón. Y el Crucifijo no nos habla de derrota, de fracaso; paradójicamente nos habla de una muerte que es vida, que genera vida, porque nos habla de amor, porque él es el Amor de Dios encarnado, y el Amor no muere, más aún, vence el mal y la muerte. El que se deja mirar por Jesús crucificado es re-creado, llega a ser una «nueva criatura». De aquí comienza todo: es la experiencia de la Gracia que transforma, el ser amados sin méritos, aun siendo pecadores. Por eso Francisco puede decir, como san Pablo: «En cuanto a mí, Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo» (Ga 6,14).

Nos dirigimos a ti, Francisco, y te pedimos: enséñanos a permanecer ante el Crucificado, a dejarnos mirar por él, a dejarnos perdonar, recrear por su amor.

2. En el evangelio hemos escuchado estas palabras: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón» (Mt 11,28-29).

Ésta es la segunda cosa que Francisco nos atestigua: quien sigue a Cristo, recibe la verdadera paz, aquella que sólo él, y no el mundo, nos puede dar. Muchos asocian a san Francisco con la paz, pero pocos profundizan. ¿Cuál es la paz que Francisco acogió y vivió y nos transmite? La de Cristo, que pasa a través del amor más grande, el de la Cruz. Es la paz que Jesús resucitado dio a los discípulos cuando se apareció en medio de ellos (cf. Jn 20,19.20).

La paz franciscana no es un sentimiento almibarado. Por favor: ¡ese san Francisco no existe! Y ni siquiera es una especie de armonía panteísta con las energías del cosmos… Tampoco esto es franciscano, tampoco esto es franciscano, sino una idea que algunos han construido. La paz de san Francisco es la de Cristo, y la encuentra el que «carga» con su «yugo», es decir su mandamiento: Amaos los unos a los otros como yo os he amado (cf. Jn 13,34; 15,12). Y este yugo no se puede llevar con arrogancia, con presunción, con soberbia, sino sólo se puede llevar con mansedumbre y humildad de corazón.

Nos dirigimos a ti, Francisco, y te pedimos: enséñanos a ser «instrumentos de la paz», de la paz que tiene su fuente en Dios, la paz que nos ha traído el Señor Jesús.

3. Francisco inicia el Cántico así: «Altísimo, omnipotente y buen Señor… Alabado seas… con todas las criaturas» (FF, 1820). El amor por toda la creación, por su armonía. El Santo de Asís da testimonio del respeto hacia todo lo que Dios ha creado y como Él lo ha creado, sin experimentar con la creación para destruirla; ayudarla a crecer, a ser más hermosa y más parecida a lo que Dios ha creado. Y sobre todo san Francisco es testigo del respeto por todo, de que el hombre está llamado a custodiar al hombre, de que el hombre está en el centro de la creación, en el puesto en el que Dios – el Creador – lo ha querido, sin ser instrumento de los ídolos que nos creamos. ¡La armonía y la paz! Francisco fue hombre de armonía, un hombre de paz. Desde esta Ciudad de la paz, repito con la fuerza y mansedumbre del amor: respetemos la creación, no seamos instrumentos de destrucción. Respetemos todo ser humano: que cesen los conflictos armados que ensangrientan la tierra, que callen las armas y en todas partes el odio ceda el puesto al amor, la ofensa al perdón y la discordia a la unión. Escuchemos el grito de los que lloran, sufren y mueren por la violencia, el terrorismo o la guerra, en Tierra Santa, tan amada por san Francisco, en Siria, en todo el Oriente Medio, en todo el mundo.

Nos dirigimos a ti, Francisco, y te pedimos: Alcánzanos de Dios para nuestro mundo el don de la armonía, la paz y el respeto por la creación.

No puedo olvidar, en fin, que Italia celebra hoy a san Francisco como su Patrón. Y felicito a todos los italianos, en la persona del Jefe del Gobierno, aquí presente. Lo expresa también el tradicional gesto de la ofrenda del aceite para la lámpara votiva, que este año corresponde precisamente a la Región de Umbría. Recemos por la Nación italiana, para que cada uno trabaje siempre para el bien común, mirando más lo que une que lo que divide.

Hago mía la oración de san Francisco por Asís, por Italia, por el mundo: «Te ruego, pues, Señor mío Jesucristo, Padre de toda misericordia, que no te acuerdes de nuestras ingratitudes, sino ten presente la inagotable clemencia que has manifestado en [esta ciudad], para que sea siempre lugar y morada de los que de veras te conocen y glorifican tu nombre, bendito y gloriosísimo, por los siglos de los siglos. Amén» (Espejo de perfección, 124: FF, 1824).

+++++++++++++++++++

(De Religión Digital. http://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2013/10/04/el-papa-a-los-jovenes-en-asis-iglesia-religion-papa-obispos-dios-jovenes-asis.shtml )

A LOS JÓVENES

“La virginidad por el Reino de los cielos no es un no, sino un sí”

El Papa a los jóvenes en Asís: “Llevad un mensaje de vida, de amor y de esperanza. Podéis hacerlo”

“Permaneceremos juntos, mientras dure el amor, dicen algunos. Es el egoísmo”

José Manuel Vidal, 04 de octubre de 2013 a las 17:18

Nuestro secreto es que Dios es más grande que el Mal, es amor infinito, misericordia sin límites

/>

(José M. Vidal).- Para clausurar su histórica visita a Asis, no podía faltar un encuentro del Papa con los jóvenes, con sus “Francisco-boys”. En el atrio de la Basílica de Santa María de los Ángeles, Francisco los lanza a dar testimonio del Evangelio, con “la vida más que con las palabras”. Y a no tener miedo de entregarse a él como curas o monjas o en el matrimonio, que es “para siempre”.
Acogido al son del himno de la JMJ de Rio, entre aplausos y manos alzadas de los jóvenes de toda la Umbría italiana. Pero antes se acerca a abrazar a sus preferidos: los enfermos, los discapacitados. Los abraza y besa con suma ternura y con todos tiene una palabra de aliento, una bendición y muchas caricias. Se palpa la emoción de los enfermos y de sus familiares.Y no parece tener prisa, mientras la gente le toca, le besa, le abraza y le pide bendiciones. Y la gente llora y se emociona y bendice al Papa y a Dios.El Papa entra en la Porciúncula. Y sigue bendieciendo a los frailes franciscanos enfermos. Y el Papa sonríe y se detiene con algunos. Y la fila de frailes no termina, pero el papa quiere saludarlos a todos. Algunos le regalan cosas o libros. Y le piden bendiciones. Francisco con sus franciscanos.

Entra en la pequeño templo, donde Francisco escuchó el “Repara mi iglesia”. Y se recoge en oración, cerrando los ojos, como siempre.

Le regalan una cruz de San Francisco y el Papa se la coloca encima de su pectoral. Y el papa escribe una larga dedicatoria en el libro de visitas. Y devuelve la pluma. Y sale a la plaza, donde se desencadena el entusiasmo de los jóvenes.

Saludo de monseñor Boccardo

“Son nuestros jóvenes, que sienten al papa como padre y amigo”

Le felicita por su santo

“No quieren resignarse a una vida mediocre ni verla desde el balcón”

“Guíenos hacia Dios”

Comienzan las preguntas al Papa. Los primeros una joven pareja con su bebé. Y le plantean el tema de la familia.

Otros dos jóvenes le plantean los problemas de la crisis.¿Cómo no perder la esperanza ante esta situación?

Otros dos jóvenes le preguntan cómo utilizar los talentos de Dios. ¿Cómo reconocer la llamada de Dios? El tema de la vocación religiosa o sacerdotal.

Y la última pregunta: ¿Cómo participar en la evangelización del Año de la Fe? El tema de la misión.

El Papa se sienta y coge sus cuartillas para responder a los jóvenes

Discurso del Papa

“Gracias por haber venido, gracias por esta fiesta, y por vuestras preguntas”

“La primera de una bella pareja joven”

“Hace falta valor para formar una familia”

“El matrimonio es una auténtica vocación, como el sacerdocio o la vida religiosa”

“La familia es bendecida por Dios con el sacramento del matrimonio”

“La sociedad actual privilegia los derechos individuales más que la familia”

“Privilegia la relacion que dura solo hasta que no llegan las dificultades”

“Bastaría ver algunos programas televisivos que venden estos valores”

“Permaneceremos juntos, mientras dure el amor, dicen algunos. Es el egoísmo. El una sola carne no se puede seprarar. Es arriesgado casarse”.

“El egoismo nos amenaza siempre, asi como la cultura de lo provisional…El amor mientras dure”

“Quiero ser sacerdote, pero por diez años, después, otra cosa. Jesús no nos salvó provisionalmente, sino definitivamente”

“No tengáis miedo de dar passos definitivos”

“Padres que me dicen: tengo hijos de 30 años que no se casan…

“Haced entrar al Señor en vuestra casa, como uno de la familia”

“Hay otra vocación complementaria al matrimonio: la llamada al celibato por el Reino de los cielos”

“Rezar y caminar en la Iglesia”

“Dios nos sorprende siempre. Es Dios el que llama”

“Abrirle la ventana de nuestra vida”

“La virginidad por el Reino de los cielos no es un no, sino un sí”

“La crisis amenaza la esperanza”

“San Francisco nos repite: Evangelio, evangelio”

“También yo tengo que ser un servidor del Evangelio. Y si no lo consigo, mi vida no vale nada”

“El mal opera, pero el cristiano se se resigna frente al mal”

“Nuestro secreto es que Dios es más grande que el Mal, es amor infinito, misericordia sin límites”

“Llevar el evangelio con nuestro testimonio transforma el mundo”

“Francisco les dijo una vez a sus hermanos: predicad siempre el Evangelio y, si fuese necesario, también con las palabras”

“Primero el testimonio, después, las palabras”

“Id con el evangelio entre las manos y en vuestro corazón”

“Acoged y servid al Evangelio en los pobres”

“Dad un mensaje de vida, de amor y de esperanza. Podéis hacerlo”

 

++++++++

(Tomado de Religión Digital.  http://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2013/10/04/francisco-hoy-es-un-dia-de-llanto-por-los-que-encontraron-la-muerte-en-lampedusa-iglesia-religion-dios-jesus.shtml )

El Papa de los pobres, con los pobres en la ciudad del Poverello

Francisco: “Hoy es un día de llanto por los que encontraron la muerte en Lampedusa”

“Muchos de vosotros habéis sido marginados por este mundo salvaje, que no da trabajo, que no ayuda”

José Manuel Vidal, 04 de octubre de 2013 a las 09:17

La Iglesia, todos nosotros, tenemos que despojarnos de la mundanidad, de la vanidad, del orgullo y de la idolatría

José M. Vidal).- Para el Papa, en Asís, primero fueron los discapacitados, las “llagas de Cristo” y, después, los pobres, sus preferidos. Tras encontrarse con los niños discapacitados en el Seráfico, el Papa se trasladó a la sala de la Expoliación del obispado de Asis, en una sede de Cáritas. Allí les dijo a los más humildes de la ciudad del Poverell, en un discurso totalmente improvisado, que “hoy es un día de llanto” por la tragedia de Lampedusa. Una tragedia ocasionada por el “espíritu de la mundanidad”.

Saludo de monseñor Sorrentino, obispo de Asís

Bienvenido a la sala de la Expoliación. Es usted el primer Papa que visita esta sala.

“Aquí, Francisco renunció a todo, para poseerlo todo”

“Aquí, algunos no tienen donde dormir o comer…parados…Vienen y me dice: ‘Obispo, deme un trabajo'”

“¿Qué abrían hecho los monseñores ante la acogida que el papa hizo a Francisco”

“Queremos ser una Iglesia que se ocupe de las llagas de los pobres”

El discurso en píldoras de Francisco


“Estos dias, en los medios, hacían fantasía…El Papa irá a despojar la Iglesia…Es una invitación a la Iglesia, a todos, a desvestirse”

“Todos somos Iglesia y todos tenemos que recorrer el camino de Jesús, por el camino de la expoliación, que se convirtió en siervo y en servidor”

“Si queremos ser cristianos, no tenemos otro camino”

“Queremos hacer un cristianismo sin cruz…y nos covertirmos en cristianos de pastelería, pero no en verdaderos cristianos”

“¿De qué debe despojarse la Iglesia? De un peligro gravísimo que amenaza a todos: el peligro de la mundanidad”

“Un cristiano no puede convivir con el espíritu del mundo”

“la mundanidad nos lleva a la vanidad, a la prepotencia, al orgullo…”

“En los medios se habla de la Iglesia, creyendo que son los curas, los frailes, las monjas, los cardenales y el Papa…La Iglesia somos todos y tenemos que despojarnos del espíritu de la mundanidad, que es lo contrario al espíritu de las Bienaventuranzas”

“¡Qué triste un cristiano seguro con la seguridad que da el mundo!”

“La Iglesia, todos nosotros, tenemos que despojarnos de la mundanidad, de la vanidad, del orgullo y de la idolatría”

“No se puede servir a dos señores: o a Dios o al dinero”

“Dinero, vanidad, orgullo…ese camino”

“No podemos borrar con una mano lo que escribimos con la otra”

“Muchos de vosotros habéis sido marginados por este mundo salvaje, que no da trabajo, que no ayuda, al que no le importa si hay niños que mueren de hambre en el mundo”

“No le importa si muchas familias no tienen de comer, no pueden llevar el pan a casa”

“No le importa que tanta gente tenga que escapar de la esclavitud, del hambre, escapar buscando la libertad…Y encuentran la muerte, como sucedió ayer, en Lampedusa”

“Hoy es un día de llanto”

“Estas cosas las hace el espíritu del mundo”

“Es ridídulo que un cristiano, un obispo, un cardenal o un Papa quieran andar por esta camino de la mundanidad, que es una actitud homicida”

“Cuando Francisco hizo el gesto de despojarse, fue la fuerza de Dios la que le impulsó”

“Hoy, aquí, pidamos la gracia para todos los cristianos: que el Señor nos dé a todos nosotros el coraje de despojarnos…del espíritu del mundo, que es la lepra y el cáncer de la sociedad, el enemigo de Jesús”

Texto completo del saludo de monseñor Sorrentino al Papa

Buenos días, ¡Papa Francisco! Bienvenido a esta “Sala de la Expoliación”. ¡Eres el primer Papa en visitar este lugar! Aquí sopló, hace ya ocho siglos, el viento del Pentecostés. Aquí el gesto tremendo de la expoliación del joven Francisco: renunció a todo para poseer todo, poniéndose, como Cristo, de parte de los humildes y de los pobres.

Por eso, nuestra Iglesia te acoge hoy junto a ellos: hay aquí hermanas y hermanos acompañados de la Caritas diocesana y regional.
Algunos no tienen dónde dormir ni dónde comer. Otros sufren de problemas de salud. Otros todavía expresan el drama de la desocupación, que también entre nosotros está poniendo a tantas familias de rodillas.

Este obispado – siguiendo la pista de una “vocación” suscitada por el Espíritu – no solo “acogió” a Francisco a través del obispo Guido. Otro obispo – Mons. Giuseppe Placido Nicolini – acogió y salvó a muchos hebreos perseguidos por la disparatada ideología racista. Estamos aquí a la escucha de tu palabra. Te pedimos que nos ayudes a comprender cómo tenemos que despojarnos de nosotros mismos, para quedar libres para servir. Para ser una Iglesia que se ocupa del dolor de Cristo en las llagas de los pobres.

Este día quedará en la historia, Papa Francisco.
¡Gracias!

One Response

  1. […] El Papa Francisco en Asís, 4-X-013. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: