EL 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA. Salvador Flores LLamas

A c e n t o

El 2 de octubre no se olvida

 

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

 

En efecto, ”El 2 de octubre no se olvida”, dice el slogan recordatorio de la matanza en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, y los herederos de aquellos estudiantes y sobre todo la CNTE, los anarquistas y la ralea del entorno de López Obrador nos lo remacharán con desmanes.

 

Su 45 aniversario halla un México pisoteado en sus derechos elementales –sobre todo al DF y algunos estados- por la mafia delictiva  de la CNTE, que engañó al gobierno, le sacó millonadas con la promesa de liberar la capital del país, pero se sentó en el dinero y seguirá aquí para hacer el juego a los turbios intereses del Peje, como estaba archiprevisto. 

 

Persiste la polémica sobre aquel hecho: por un lado la izquierda grita que fue simple represión del anhelo democratizador de una juventud cansada de la prepotencia oficial; por otro, se dice que fuerzas ocultas manipularon a líderes estudiantiles, sobre todo de la UNAM y el Poli, para sabotear los Juegos de la XIX Olimpíada.

 

Gobiernos extranjeros capitalizaron los ideales libertarios de la juventud, una cargada hacia la URSS y la Cuba de Castro, otra a Estados Unidos, en plena guerra fría.

 

Sus funcionarios cercaron a Díaz Ordaz en un círculo para hacerle llegar sólo noticias de su interés, que cada funcionario apareciera como salvador de la situación y obligarlo a perfilarlo como su sucesor para 1970.

 

Ahí del juego sucio de Luis Echeverría (el delfín final) Corona del Rosal y Martínez Manautou.

 

Enfrente, con carretadas de dinero y sin escrúpulo, movían a los líderes juveniles a la cerrazón que hizo fracasar todo intento del gobierno para dialogar.

 

Los panegiristas del 2 de octubre niegan esto de tajo; pero hubo pruebas que, por desgracia, el gobierno nunca exhibió porque estaba dividido, o para no alborotar la gallera, según algunos funcionarios.

 

Tampoco reconocen que los estudiantes fueron los primeros en dispararle al Gral. José Hernández Toledo, jefe del destacamento militar en el mitin de Tlatelolco, y lograron que el ejército contestara y se desatara una balacera cuyo número de víctimas jamás se esclareció, pero no fueron los 34 civiles y 4 militares que se propala.

 

Después se vio que algunos de los líderes principales obtuvieron prebendas oficiales: becas al extranjero, chambas, títulos colorados, dinero, y otros (honrados o menos descarados) se erigieron líderes de la izquierda y de la conmemoración de la efemérides.

 

En el gobierno de Fox la Izquierda logró se constituyera una Comisión de la Verdad para esclarecer el hecho. Por desgracia, el fiscal especial designado gastó más en darse gran vida y engordar su cochinito que en cumplir su cometido.

 

El 2 de octubre de 2001 los manifestantes, penetrados por anarquistas, causaron destrozo y medio; no los castigaron, porque los protegió el jefe de gobierno López Obrador, quien hoy lanzará más mesnadas para alborotar y tratar de ganar terreno para su partido Morena, que en algunos estados –Hidalgo, el más reciente- no alcanzó las firmas necesarias para registrarlo.

 

Sin duda, en 1968 hubo estudiantes de buena fe que no imaginaron que su acción fuera aprovechada hoy por políticos sin escrúpulos, especialistas en armar a grupos de vándalos, a quienes René Bejarano y su mafia allanaron el camino en la Asamblea Legislativa del DF para que no los castigaran, con complacencia del jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, como ocurrió con los del 1 de diciembre, 10 de junio y 15 de septiembre últimos.

 

Hoy están puestísimos los Panchos Villa, el SME, los anarcos de los CCH de Naucalpan, la UNAM, UAM y la Universidad de la Ciudad de México, creada para eso por López Obrador.  

 

En una de ésas nos regalan más canalladas para que “el 2 de octubre no se olvide”, validos de la creciente impunidad que tienen la CNTE y los anarcos.

 

Impunidad que ya cobró su primera víctima: Luis González Placencia el ex ombusman del DF (no confundirlo con el nacional, Raúl Plascencia) a quien Bejarano y Mancera no pudieron reelegir por su descaro en apoyar a los que esclavizan a los capitalinos con ataques y bloqueos.

 

Y por estar muy pendiente de la más mínima respuesta de los policías a sus embates criminales.    

 

 

 

 

 

 

One Response

  1. […] EL 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA. Salvador Flores LLamas. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: