ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. OTRO DÍA DE ESTADO DE SITIO

Español: Paseo de la Reforma, Torre Mayor, Tor...

Español: Paseo de la Reforma, Torre Mayor, Torre Libertad en la Ciudad de México. (Photo credit: Wikipedia)

Español: Edificio Reforma 265 ubicado en Paseo...

Español: Edificio Reforma 265 ubicado en Paseo de la Reforma en la Ciudad de México. (Photo credit: Wikipedia)

Jue 22-08-13

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: Otro día de Estado de Sitio

·         La Ciudad de México, en manos de la CNTE

·         Banamex –simbólico-, refugio de legisladores

Paseo de la Reforma, esquina Insurgentes (Senado de la República); Bulevar Manuel Ávila Camacho, rumbo al centro de convenciones de Banamex – Lomas de Sotelo, en vecindad con la Secretaría de la Defensa Nacional – y, por efecto dominó, las calles y avenidas de la ciudad: el caos; Bagdad, superada por Chilangolandia.  Cientos de maestros descontentos con la reforma educativa; cientos de policías federales y citadinos, en defensa de la legalidad. En la práctica, Estado de Sitio.

Los maestros desbloquearon la Cámara de Diputados porque ahí ya no había a quienes bloquear. Los legisladores habían huido al amparo de la noche y se habían congregado en Lomas de Sotelo, donde pudieron aprobar la Ley Nacional de Educación y la creación del Instituto Nacional de Evaluación Profesional.

Los senadores no pudieron ingresar a su laberinto de Insurgentes y Reforma, porque desde la madrugada ya estaba bloqueado por los maestros y maestras – muchas maestras venidas de pueblos y comunidades de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Guanajuato y demás -. Los reporteros, ni pensarlo. Y la solución: el lugar donde por fin pudieron sesionar, la noche del miércoles, los diputados: el centro de convenciones del City Bank.

Pero comenzó el calvario para todo el mundo relacionado con las actividades de las cámaras legislativas: diputados, senadores, asesores, secretarias, personal de comunicación social, periodistas. Una diabólica romería para llegar del Centro de la ciudad hasta el Hipódromo de las Américas.

El bulevar Ávila Camacho, un río de aguas pesadas, un carrerío a vuelta de rueda; el transporte público como latas de sardina. Y policías, parando a quien se deje.

Pero los reporteros lo contaron mejor en el diálogo que sostuvieron a través de sus aparatitos de Unefon, Telcel, Iphone, o lo que fuese. Benditos aparatitos, que libraron al escribidor de viajar, desde el sur, hasta San Lázaro, la mañana del miércoles.  La Cámara estaba ya bloqueada.

La versión más exacta del caos fue la diálogo de los reporteros, en tránsito del centro a Banamex:

-Alguien me puede decir si ya llegaron los diputados y si ya inicio la sesión.

Aún no inicia

-Siguen llegando legisladores

– Ok gracias

-Alguien sabe en qué salón sesionarán

-Valparaíso

-Hola Vic…….buen día, ¿no ha cambiado el lugar de la sesión?

-Todo al momento sin cambios, citatorio a las dos de la tarde; en caso de algún cambio se les informara.

-Sala de prensa está en el primer piso del lugar.

-Buen día, la sala de prensa está en el piso superior del salón de sesión. Saludos a toda la banda

-Voy para el C. Banamex,  en el metro y hay maestros que van para el centro.

-Centro Banamex, blindado por la PF

-¿No hay paso?

-Y por donde hay que entrar.

-Sí, hay paso todavía.

-¿Podemos pasar?

-¡Está del cocol el tráfico!

– Granaderos, listos para taponear paso a desnivel de avenida del Conscripto y Periférico.

-Paso aun por avenida del conscripto.

-Voy en el micro y nos paró la policía; abrieron la puerta y nos pidieron nuestras identificaciones… ¡y bajaron a dos maestros!

-Se puede llegar por dentro de Campo Militar (av. Ingenieros Militares), pero el tráfico, difícil.

-¡No, manches; bajaron a los maestros! Qué grueso.

-Fue en periférico y avenida del Conscripto.

-Que en Conscripto pararon un pesero; lo revisaron, pidieron credenciales y bajaron a dos maestros.

-Gracias. Yo ya voy caminando. Sí hay paso.

-Y quiénes los bajaron.

-A los maestros…

-¿Y el inútil de Mancera?

-Se sacó de la manga una fosa.

-Jajajajaja.

-Sara y yo, atrapadas en Periférico.

-¿Alguien de ustedes ya llegó?

-Como para que nos regale panorama.

-En Conscripto y Periférico, del lado del Centro (Banamex), granaderos dejan pasar (sólo) con credencial.

-¿Y por el Metro?

-Metro, Toreo, Combi al Centro Banamex y te deja enfrente del grupo de granaderos, les ensenas la credencial y te dejan pasar.

-Y cómo están las cosas por allá.

-Compañeros, ¿hay presencia de maestros?

-Sí.

-No sólo presencia; en físico.

-Los maestros ya van para Banamex.

-Sugerencia: caminen más rápido.

-14:15: Aproximadamente en veinte minutos empieza la sesión.

La locura.

A las 17:04, la primera primicia del Centro de Convenciones:

“Aprueban diputados reformas al IFAI”

Por lo visto, hasta esa hora, ni diputados ni senadores habían abordado, y menos aprobado, todo lo relativo con la reforma educativa.

fgomezmaza@analisisafondo.com

www.analisisafondo.com

 

Francisco Gómez Maza

EL ATENCO DE PEÑA NIETO. Salvador Flores LLamas

A c e n t o

El Atenco de Peña Nieto

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

El propio Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno del DF, dinamitó la reforma política del DF por permitir a los vándalos de la CNTE invadir el Palacio Legislativo, golpear a 27 policías de resguardo (3 graves) y causar muchos destrozos,

Así demostró que no puede otorgar seguridad a los Poderes Federales para realizar sus funciones y, por tanto, no merece estar al frente de un estado autónomo, como pretende con dicha reforma.

Eso dio pie a lo más grave: que el gobierno de Peña Nieto doblara las manos ante la presión salvaje de los profes, que rechazan se toque sus prebendas, los evalúen y evite dejen a millones de niños sin clase con goce de sueldo, y ponen en vilo al país.

La Cámara de Diputados, arrinconada en una sede alterna, desistió de aprobar la evaluación magisterial, por una negociación de la CNTE, a través de legisladores del PRD, con el gobierno federal, que reculó como Vicente Fox ante la ofensiva de los ejidatarios de Atenco, que se opusieron a que les expropiaran tierras para construir en 2001 un Aeropuerto Internacional, del todo indispensable, y ahí cavó su tumba política el foxismo.

Miembros del resguardo del Palacio Legislativo acusaron a la diputada del PRD Socorro Ceseñas de haber propiciado la invasión de la CNTE la noche del lunes 19; habló por teléfono a los maistros para indicarles el momento más propicio y trató aún de abrirles una puerta de acceso.

Para variar, diputados del PRD tomaron también el presídium de la Cámara en la sede alterna, en una muestra adicional de su proclividad a lo ilegal.  

Recordemos que Andrés Manuel, como jefe de gobierno del DF, envió a Carlos Imaz, entonces presidente del PRD-DF, a aleccionar a los macheteros de Atenco para que rechazaran la expropiación, plantear problemas a Fox y capitalizarlos en favor de su, ya para entonces, clara aspiración a Los Pinos

Santiago Creel, sospechoso secretario de Gobernación de Fox, lo convenció de no aplicar la ley a quienes desafiaron a la autoridad, so pretexto de no derramar sangre, como si no hubiera otras formas de imponer el orden, que es deber básico de todo gobernante. 

Expertos en atajar a quienes subvierten el orden aducen varias opciones para ese objetivo, como aprehender a los cabecillas y acusarlos penalmente -conforme a la ley- y si hay más rijosos, conminarlos a desistir y detener a quienes persistan en montarse en su macho; a ver quién se cansa primero.

Para nada se trata de reprimir (cantaleta desafiante de los revoltosos) pero sí emplear la fuerza del Estado, y si hay heridos y aun muertos (que no es el propósito) imputarlos a quienes alteran el orden.

Claro que esto no es enchílame otra, pero los funcionarios responsables de la seguridad pública han de tener experiencia y estrategias bien estudiadas para cumplir con ese deber.

Si Mancera no frenó esa banda criminal para no caer en la celada de López Obrador, es problema suyo; pero patentizó que primero defiende su interés político que el imperio de la ley y el Estado de Derecho, y no le importó que los forajidos consumaran un atraco incalificable,coparan las principales vías del DF y entorpecieran gravemente la vida de los capitalinos por varios días.  

Que si el Peje y Ebrard querían que mordiera el anzuelo y reprimiera a los profes, para que se bamboleara su posible candidatura presidencial para 2018 por la izquierda y les dejara el camino libre; eligió la peor opción, pues hizo al lado los intereses del país por favorecer su ambición, y un político de esa laya no merece ser considerado siquiera como aspirante presidencial.

Es claro que entre más se ceda ante la CNTE, ésta se engallará y exigirá más, como todos los agitadores. Se vio en Guerrero, para no ir más lejos.

Por desgracia, ya se puso el cimiento para que las reformas que Peña Nieto impulsa mediante el Pacto por México, resulten inservibles, como ocurrió con la energética de Calderón, quien se conformó con una deslavada y aún alabó al Congreso al decir que no era la reforma deseable, mas sí la posible y hasta se congratuló por ella.

Esto reanudaría el lapso del México sin avances legislativos y negaría la promesa del Nuevo PRI, en la campaña presidencial, cuando se cansó de pregonar que, con Peña Nieto, él sí sabría negociar y empujar a México p’a adelante. Empero, por ese camino nos va a dar más de lo mismo.

Y Andrés, la CNTE y demás aliados borloteros se morirán de risa pues harían fracasar los nuevos intentos de hacer avanzar al país, que es lo que menos les interesa.

 

La extrema arrogancia del imperio: el espionaje universal. Leonardo Boff

La extrema arrogancia del imperio: 

el espionaje universal

2013-08-23

El secuestro del Presidente de Bolivia Evo Morales, impidiendo que su avión sobrevolase el espacio europeo y la revelación del espionaje universal por parte de los órganos de información y control del gobierno estadounidense (NSA) nos llevan a reflexionar sobre un tema cultural de graves consecuencias: la arrogancia. Los hechos referidos muestran a qué nivel ha llegado la arrogancia de los europeos, forzados por los Estados Unidos. La arrogancia es un tema central de la reflexión griega de la cual venimos. Modernamente ha sido estudiada en profundidad por un pensador italiano con formación en economía, sociología y psicología analítica, Luigi Zoja, cuyo libro ha sido publicado en Brasil: História da Arrogância (Axis Mundi, São Paulo, 2000).

En este libro denso, se hace la historia de la arrogancia en las culturas mundiales, especialmente en la cultura occidental. Los pensadores griegos (filósofos y dramaturgos) notaron que la racionalidad que se liberaba del mito venía habitada por un demonio que la llevaría a conocer y a desear ilimitadamente, en un proceso sin fin. Esa energía tiende a romper todos los límites y a terminar en la arrogancia, el verdadero pecado que los dioses castigaban duramente. Se llamó hybris al exceso en cualquier campo y Némesis al principio divino que castiga la arrogancia.

El imperativo de la Grecia antigua era méden ágan: «nada en exceso». Tucídides hará decir a Pericles, el genial político de Atenas: «amamos lo bello pero con frugalidad; usamos la riqueza para emprendimientos activos, sin ostentaciones inútiles; para nadie la pobreza es vergonzosa, pero es vergonzoso no hacer lo posible para superarla». En todo buscaban la justa medida.

La ética oriental, budista e hindú, predicaba la imposición de límites al deseo. El Tao Te King ya sentenciaba: «no hay mayor desgracia que no saber contentarse» (cap.46); «habría sido mejor parar, antes que el vaso se desbordase» (cap.9).

La hybris-exceso-arrogancia es el mayor vicio del poder, sea personal, sea de un grupo o de un imperio. Hoy esa arrogancia toma cuerpo en el imperio norteamericano, que somete a todos, y en el ideal del crecimiento ilimitado que subyace a nuestra cultura y a la economía política.

Ese exceso-arrogancia ha llegado en los días actuales a su culmen en dos frentes: en la vigilancia ilimitada, que consiste en la capacidad de que un poder imperial controle, por sofisticada tecnología cibernética, a todas las personas, violando los derechos de soberanía de un país y el derecho inalienable a la privacidad personal. Es señal de debilidad y de miedo de un imperio que ya no consigue convencer con argumentos ni atraer por sus ideales. Entonces necesita usar la violencia directa, la mentira, irrespetar los derechos y los estatutos consagrados internacionalmente. Según los grandes historiadores de las culturas, Toynbee y Burckhard, estas son las señales inequívocas de la decadencia irrefrenable de los imperios. Pero al hundirse causan estragos inimaginables.

El segundo frente de la hybris-exceso reside en el sueño del crecimiento ilimitado mediante la explotación despiadada de los bienes y servicios naturales. Occidente creó y exportó a todo el mundo este tipo de crecimiento, medido por la cantidad de bienes materiales (PIB). Rompe con la lógica de la naturaleza que siempre se autorregula manteniendo la interdependencia de todos con todos. Así un árbol no crece ilimitadamente hasta el cielo; de la misma forma el ser humano conoce sus límites físicos y psíquicos. Pero este proyecto hace que el ser humano imponga a la naturaleza su regulación arrogante: así consume hasta enfermarse y al mismo tiempo busca la salud total y la inmortalidad biológica. Ahora que os límites de la Tierra se han hecho sentir, pues se trata de un planeta pequeño y enfermo, lo fuerza con nuevas tecnologías a producir más. La Tierra se defiende creando el calentamiento global con sus eventos extremos.

Con propiedad dice Soja: «el crecimiento sin fin no es nada más que una ingenua metáfora de la inmortalidad» (p.11). Samuel P. Huntington en su discutido libro El choque de civilizaciones (Paidós 1998) afirmaba que la arrogancia occidental constituye «la fuente más peligrosa de inestabilidad y de un posible conflicto global en un mundo multicivilizacional» (p.397). Este sobrepasar todos los límites está agravado por la ausencia de la razón sensible y cordial. Por ella leemos emotivamente los datos, escuchamos los mensajes de la naturaleza y percibimos lo humano de la historia humana, dramática y esperanzadora.

La aceptación de los límites nos hace humildes y conectados a todos los seres. El imperio norteamericano, por la lógica propia de la arrogancia dominadora, se distancia de todos, crea desconfianzas pero jamás amistad y admiración.

Termino con un cuento de León Tolstoi en el estilo de João Cabral de Mello Neto: ¿De cuánta tierra precisa un hombre? . Un hombre hizo un pacto con el diablo: recibiría toda la tierra que consiguiese recorrer a pie. Se puso a andar día y noche, sin parar, de valle en valle, de monte en monte. Hasta que extenuado cayó muerto. Comenta Tolstoi: si conociese su límite, sabría que apenas le bastaban unos metros; más que eso no necesitaría para ser sepultado.

Para ser admirados, los Estados Unidos no necesitarían más que su propio territorio y su propio pueblo. No precisarían desconfiar de todos ni fisgonear la vida de todo el mundo.