ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. RETROCESO Y DESIGUALDAD; LOS MOLINOS DE VIENTO DE PEÑA NIETO

The President of Chile, Verónica Michelle Bach...

The President of Chile, Verónica Michelle Bachelet Jeria. September 18th, 2009: Chile’s Independence Day. (Photo credit: Wikipedia)

Mar 23-07-13

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: Retroceso y desigualdad

 

·         Instaurar la justicia distributiva

·         Trompo en la uña de don Enrique

Qué le parece. Mal andamos, amigo Francisco, Resulta que economías como la de Antigua y Barbuda, Trinidad y Tobago, Bahamas y, ya no se diga, la Chile, son menos desiguales que la de México. Increíble, pero cierto.

La economía mexicana, esa que el presidente Peña Nieto hace todo lo posible porque llegue a destacar entre los países emergentes, es la decimocuarta más poderosa del mundo. ¡Decimocuarta! Pero… pero los que gobiernan y rigen esta economía no pueden presumir de justos, porque han permitido una brutal concentración de la riqueza y del ingreso. México ocupa el sitio 81, en lo referente al ingreso por cabeza.

Antigua y Barbuda, están seis lugares arriba  (75); Trinidad y Tobago, (64) y hasta Bahamas (46) tienen una menor desigualdad; y la República de Chile, con su neoliberalismo y todo, ocupa el lugar 67 (ya va de nuevo hacia la izquierda con Michelle Bachelet) supera a México con creces, en este negocio de la repartición de los panes y los peces.

Debería de darles vergüenza a los mexicanos, a los que los gobiernan. Estas cifras son aterradoras y reflejan la mala evolución de la economía mexicana en relación con otras. Lo que más destaca es el bajo crecimiento que ha tenido México y muestra que, a lo largo de las décadas recientes lo están alcanzando y rebasando otros países una y otra y otra vez, como se lo confió a la agencia española de noticias Efe el catedrático del ITESO (Instituto Tecnológico de Estudios Superiores del Occidente, de la Compañía de Jesús), la Ibero de Guadalajara, Sergio Negrete Cárdenas.

Éste es el trompo que quiere echarse a la uña el presidente de la república, muy entusiasmado en lograr una economía en crecimiento sostenido, como lo ha hecho Brasil, o las economías asiáticas e inclusive africanas, pero mandatario no las tiene todas, o ninguna, consigo, pues es claro que hay un abismal rezago en la capacidad del aparato productivo mexicano para crecer, venido de atrás, por lo menos de 20 años.

Economía que no crece no crea empleos; economía que crece y no reparte lo justo entre el capital y el trabajo, economía que mantiene a 60 millones de personas en la pobreza, es una economía fallida. Así de duro. Así de simple.

Y las cosas van de mal en peor. Este año, México no rebasará el 2.5 por ciento. Para llorar. Y los índices de la desigualdad ya ni calcularlos. Son obvios de toda obviedad.  Un abismo entre la lujuria y la indigencia, que clama venganza a los dioses.

De acuerdo con datos del mismísimo Fondo Monetario Internacional, el producto interno bruto per cápita de México, entre 1981 y 2012, creció a un ritmo anual de 63 centésimas de punto porcentual, y esto quiere decir que, para duplicar su tamaño tendrían que pasar 114 años.

Los mexicanos no tienen porque justificarse porque no sean los únicos campeones de la desigualdad económica y social. Brasil, el gigante de moda, no tanto porque en estos días esté agasajando al Papa Chico, sino porque es la séptima economía más grande del mundo, está en el lugar 89 en cuanto su producto per cápita. Esto quiere decir que no es muy atractivo para los trabajadores que la economía sea incluida en el club de los países emergentes. Brasil es de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Y otro tanto pasa con China.

Crecimiento económico no significa justicia distributiva. Ni creación de empleos significa la formación de clase media, si los salarios no son remuneradores y sobre todo justos. Sin estos estadios de bienestar, imposible crear una gran clase media.

fgomezmaza@analisisafondo.com

www.analisisafondo.com

 

Francisco Gómez Maza

++++++++++

Lun 22-07-13

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: Los Molinos de Viento de Peña Nieto

·         Todos contra la economía subterránea

·         Nada pasará sin un verdadero cambio

En el Twitter, varios visitantes de Análisis a Fondo se indignaron por el anuncio de lo que fue calificado como Cruzada Nacional contra el Empleo Informal. Dijeron que con ello el gobierno “jodía más” a los trabajadores; que estaba en contra del autoempleo y que sólo quería “más esclavos”.

Nada más alejado de la realidad, porque lo que busca el presidente es construir (ilusoriamente) una economía que cree clase media para que ésta esté en capacidad de consumir lo que el aparato productivo produce y así se privilegien los márgenes de ganancia de los empresarios, mediante el fortalecimiento del poder adquisitivo de los trabajadores.

No es nada gratuita la estrategia de lograr el pleno empleo. Con ello, la base de consumidores se ampliaría exponencialmente, lo que no está ocurriendo ahora por diversas sinrazones: por la crisis global que cierra mercados a las exportaciones mexicanas; por la falta de recursos para inversión: los recursos que llegarán a la economía este año no rebasarán los 40 mil millones de dólares aproximadamente, incluyendo los 27 mil millones que anunciaron las 39 grandes empresas del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, de ninguna manera serán suficientes para salir de la crisis económica, pues para ello se requerirían montos inimaginables, tan sólo para que la economía creciera en 5% anual y rebajara el desempleo y el subempleo, amén de que pagara salarios justos.

El problema de la economía subterránea, o economía informal, responde a las leyes de la necesidad y del abuso (oferta y demanda). Muchos empresarios formales propician la economía informal para evadir el pago de impuestos, para zafarse del otorgamiento de salarios justos a los trabajadores, del pago del seguro social y de todas las prestaciones a la que tienen derecho constitucional los empleados.

Es común ver, en las calles del centro de la ciudad de México, cómo las mismas empresas comerciales formales destinan una buena parte de sus inventarios, no registrados ante el fisco, para establecer puestos callejeros a gran escala. Y mayormente en el Barrio Bravo de Tepito, en donde poderosos consorcios que transan con todo, hasta con estupefacientes, hasta con armamento, le dan empleo a mucha gente que vive al día con el sueldo injusto que recibe.

El presidente Enrique Peña Nieto retomó ayer en Palacio Nacional, durante la firma del “Pacto para la Formalización del Empleo 2013” entre los gobiernos estatales, el Gobierno del DF y el gobierno federal, las cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística, destacadas la semana pasada en Moscú por el secretario Alfonso Navarrete Prida, y ya manejadas en Análisis a Fondo, de que en la actualidad 59 por ciento de los trabajadores empleados sobrevive en los subterráneos de la economía. Y es obvio que una gran porción de esos trabajadores pasa la vida en las garras de empleadores sin escrúpulos que, aparte de explotar la mano de obra necesitada de un ingreso, no pagan los impuestos que deben de pagar al fisco.

Tiene toda la razón el mandatario mexicano.  “La informalidad afecta al trabajador y a toda su familia”. La informalidad afecta a todos como sociedad; es enemiga de los trabajadores, y genera enormes pasivos sociales con el tiempo. Pero también afecta a los trabajadores mismos y al mercado.

No es cuestión de dinero, dijo hace poco el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani. Ciertamente. Pero cómo ayuda. Carlos Slim hizo cuentas hace poco. Se requieren recursos por aproximadamente 340 mil millones de dólares para impulsar un crecimiento económico del 5% anual y entonces satisfacer la demanda de empleo justamente remunerado. Mientras, la economía informal continuará haciendo su agosto con millones de trabajadores que no encuentran acomodo con un sueldo miserable en la economía legal.

fgomezmaza@analisisafondo.com

www.analisisafondo.com

 

Francisco Gómez Maza

Advertisements

One Response

  1. […] ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. RETROCESO Y DESIGUALDAD; LOS MOLINOS DE VIENTO DE PEÑA… […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: