Salvador Vega Casillas

Salvador Vega Casillas.

vía Salvador Vega Casillas.

Las multitudes en las calles: ¿cómo interpretarlo?. Leonardo Boff

Las multitudes en las calles: ¿cómo interpretarlo?. Leonardo Boff.

vía Las multitudes en las calles: ¿cómo interpretarlo?. Leonardo Boff.

Las multitudes en las calles: ¿cómo interpretarlo?. Leonardo Boff

Las Pléyades desde los Roques de García.

Las Pléyades desde los Roques de García. (Photo credit: http://www.josemiguelmartinez.es)

Las multitudes en las calles: ¿cómo interpretarlo?


2013-07-30

Un espíritu de insurrección de masas humanas se extiende por el
mundo, ocupando el único espacio que les queda: las calles y plazas. El
movimiento apenas está comenzando, primero en el norte de África, luego
en España con los “indignados”, en Inglaterra y Estados Unidos con los
“ocupas”, y en Brasil con la juventud y otros movimientos sociales.
Nadie se refiere a las banderas clásicas del socialismo, de la
izquierda, de algún partido liberador o de la revolución. Todas estas
propuestas o están agotadas o no ofrecen la atractivo suficiente para
mover a las masas. Actualmente interesan los temas relacionados con la
vida cotidiana de los ciudadanos: el trabajo participativo, la
democracia para todos, los derechos humanos, personales y sociales, la
presencia activa de las mujeres, la transparencia pública, el claro
rechazo a todo tipo de corrupción, un nuevo mundo posible y necesario.
Nadie se siente representado por los poderes instituidos que generan un
mundo político palaciego de espaldas al pueblo o manipulando
directamente a los ciudadanos.

Interpretar este fenómeno supone un reto para cualquier analista. No
basta la razón pura, tiene que ser una razón holística que incorpore
otras formas de inteligencia, datos no racionales, emocionales y
arquetípicos y acontecimientos propios del proceso histórico e incluso
de la cosmogénesis. Sólo así tendremos una forma más o menos completa de
hacer justicia a la singularidad del fenómeno.

Para empezar, hay que reconocer que es el primer gran evento resultado
de una nueva fase de la comunicación humana completamente abierta, una
democracia en grado cero que se expresa a través de las redes sociales.
Todo ciudadano puede salir del anonimato, tomar la palabra, encontrar
sus interlocutores, organizar grupos y reuniones, alzar una bandera y
salir a la calle. De repente, se forman redes de redes que mueven a
miles de personas más allá de los límites del espacio y del tiempo. Este
fenómeno debe ser analizado cuidadosamente, porque puede representar un
salto civilizatorio que marcará un nuevo rumbo a la historia, no sólo
de un país, sino de toda la humanidad.

Las
manifestaciones de Brasil provocaron manifestaciones de solidaridad
en decenas y decenas de otras ciudades del mundo, especialmente en
Europa. De repente, Brasil ya no es sólo de los brasileños. Es una parte
de la humanidad que se identifica a sí misma como especie, en una misma
Casa Común constituida por las causas colectivas y universales.

¿Por qué estos movimientos masivos han estallado en Brasil ahora? Hay
muchas razones. Me detengo solamente en una y volveré a las demás en
otra ocasión.

Mi
sentimiento del mundo me dice que, en primer lugar, se trata un
efecto de saturación: el pueblo está harto del tipo de política que es
practicado en Brasil, incluso por las cúpulas del PT (hago notar la
excepción de las
políticas municipales, que aún conservan el antiguo fervor popular). El
pueblo se ha beneficiado de los programas de bolsa familia, luz para
todos, mi casa mi vida, del crédito consignado… y ha entrado en la
sociedad de consumo. ¿Y ahora qué? Bien dijo el poeta cubano Ricardo
Retamar: “el ser humano tiene dos hambres: hambre de pan, que es
saciable, y hambre de belleza, que es insaciable”. Por belleza se
entiende la educación, la cultura, el reconocimiento de la dignidad
humana y de los derechos personales y sociales, una atención sanitaria
de
calidad y un transporte básico menos inhumano.

Esta segunda hambre no ha sido atendida adecuadamente por el poder
público, sea el PT u otros partidos. Los que han saciado su hambre,
quieren ver atendidas otras hambres, y no en último lugar el hambre de
cultura y de participación. Aumenta la conciencia de las profundas
desigualdades sociales, que es el gran estigma de la sociedad brasileña.
Este fenómeno se hace más y más intolerable en la medida en que crece la
conciencia de ciudadanía y de democracia real. La democracia, en
sociedades profundamente desiguales como la nuestra, es puramente formal,
practicada sólo en el acto de votar (que en el fondo viene a ser el poder de
elegir a su “dictador” cada cuatro años, porque el candidato, una vez
elegido, da la espalda al pueblo y practica la política palaciega de los
partidos). Una política que aparece como una farsa colectiva y esa farsa está
siendo desenmascarada. Las masas quieren estar presentes en las
decisiones de los grandes proyectos que les afectan y para los que no se
les consulta en absoluto. Y no hablemos de los indígenas cuyas tierras
son secuestradas para el agronegocio o las industrias hidroeléctricas.

Este hecho de la multitud en las calles me recuerda la obra de Chico
Buarque de Hollanda y Paulo Pontes escrita en 1975: “La gota de agua”.
Se ha llegado a la gota que desborda el vaso. Los autores de alguna
manera intuyeron el fenómeno actual al decir en el prefacio del libro:
“La clave es que la vida brasileña pueda ser devuelta, en el escenario,
al público brasileño… Nuestra tragedia es una tragedia de la vida
brasileña”. Ahora esta tragedia es denunciada por las masas que gritan
en las calles. El Brasil que tenemos no es para nosotros, no nos
incluyen en el pacto social que garantiza siempre la parte del león para
las élites. Quieren un Brasil brasileño en el que el pueblo cuenta y quiere
contribuir a la reconstrucción del país sobre otras bases, formas más
democráticas, participativas, más éticas y menos malvadas de relación
social.

Este grito no puede dejar de ser escuchado, comprendido y seguido. La política puede ser otra en el futuro.

Writing With Praise

Live to Write - Write to Live

PRAISEIf Living with Praise is hard, writing with praise is even harder. This is counter-intuitive to be sure – and a sure sign that we all need more praise in our lives generally, and in our writing lives in particular.

Writing with Praise is also something I do every Tuesday Night at Salon, the brain-child of author and book shaman Suzanne D. Kingsbury, the founder of Wild Words, and a creative force who fosters positive energy and great writing.

Salon is a place for writers to assemble in creativity, leaving our solitude and day jobs to write together and with abandon. Suzanne gives us a prompt, which we can follow – or not – and then we write for an hour. No matter whether I’m stuck in my novel or writing well, attending Salon is always a blast of creative energy that boosts me to new, unexpected twists…

View original post 380 more words

An Interview with Edgar

Gold Can Stay

IMG_0091Please click here to read a telling interview with my son Edgar, who was diagnosed with ADHD last fall, on ADDitude.comtoday.

As parents we constantly second-, third-, and fourth-guess every decision we make.  Edgar’s words are as poignant as they are telling, and I am grateful he has found them and has the means to articulate them.

Thanks for reading!

View original post

Street art on Bryant

Fat Willy’s Rib Shack

Matt on Not-WordPress, mostly photos

Ribs, brisket, and an amazing brownie.

View original post

WordCamp Chicago and cupcakes

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. LA BARDA DE LA IGNOMINIA

Official photographic portrait of US President...

Official photographic portrait of US President Barack Obama (born 4 August 1961; assumed office 20 January 2009) (Photo credit: Wikipedia)

Jue 27-06-13

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: La barda de la Ignominia

·         La reforma migratoria en EU

·         Réplica del Muro de Berlín

El clamor del canciller mexicano no fue escuchado en la Colina. “Las bardas no unen. No son la solución al fenómeno migratorio y no son congruentes con una frontera moderna y segura. No contribuyen al desarrollo de la región competitiva que ambos países buscamos impulsar”, es el recado que les mandó José Antonio Meade a los miembros del Congreso estadounidense, el pasado  martes 25 de junio. No lo escucharon. No lo quisieron escuchar. Quién es Meade para los senadores pastoreados por la “Banda de los 8”.

Ah, qué locura, Señor Meade. Pero cuando habla Washington hay que ponerse a temblar o a rezar, porque casi nunca anuncia nada bueno. Y nada bueno es lo que augura la reforma migratoria aprobada por el Senado de los Estados Unidos, que amurallará la línea divisoria para que los mexicanos – una fuerza de trabajo indispensable para los gringuitos – no puedan pasar sin documentos y con ella toda suerte de seudo terroristas y agentes de ventas de las grandes corporaciones de las drogas ilícitas, que las lícitas, pero más dañinas que las otras, nos las envían los laboratorios estadounidenses y a precios superinflados.

Ni hablar, don José Antonio. Ahora, a apechugar. Las verdad, hay que ser sinceros, a los políticos de Washington les importan un pito los acuerdos de Obama con el presidente Peña Niet5o. El gobierno de Obama tendrá que desembolsar por lo menos unos 30 mil millones de dólares, tanto para contratar 20 mil agentes adicionales de la Border Patrol (Patrulla Fronteriza), para llegar a 40,000, como para concluir la construcción de unos mil 126 kilómetros de muro a lo largo de la línea divisoria.

Además de una “oleada” de agentes fronterizos, el gobierno federal estaría obligado a comenzar a utilizar tecnología militar, incluyendo aviones no tripulados (drones, asesinos drones. Remember Afganistan?) para rastrear los pasos de los indocumentados.

La reforma, una vez puesta en vigencia, obligaría al Departamento de Seguridad Nacional a establecer un sistema de seguimiento datos biométricos de personas en los 30 aeropuertos más grandes del país y en las fronteras y puertos de mar, para atrapar a personas que intentan salir del país con visas caducadas.

Para satisfacer los requerimientos de la comunidad empresarial, que necesita de trabajadores inmigrantes, de acuerdo con la legislación las autoridades podrían aumentar el número de visas, pero para trabajadores altamente calificados, la mayoría de los cuales trabajan en los campos de la ciencia y la tecnología. Y las personas de baja calificación que se contratan en la construcción y la hotelería serían admitidas en virtud de un programa de trabajadores temporales.

Pero el proyecto de ley también impondría nuevas cargas a los empleadores, que serían necesarias para verificar el estatus legal de los solicitantes de empleo mediante el sistema E-Verify del gobierno. Un sistema casi casi fascista o estalinista.

Meade debe de estar muy enojado, porque los senadores gringos se fueron por la libre. Y eso a pesar de un acuerdo de México con la Administración de Obama de trabajar de manera integral, coordinada, en la compartida frontera, de modo que ésta sea una región próspera, segura, sustentable y promotora del desarrollo.

fgomezmaza@analisisafondo.com

www.analisisafondo.com

Francisco Gómez Maza

Os profetas interpretam o presente e antecipam o futuro

Leonardo Boff

Profeta no sentido bíblico não é em primeiro lugar aquele que prevê o futuro. É aquele que analisa o presente, identifica tendências, geralmente, desviantes, faz advertencias e até ameaças. Anuncia o juízo de Deus sobre o curso presente da história e faz promessas de liberação das calamidades e aponta um rumo feliz para a história a seguir.
A partir da captação das tendências, faz previsões para o futuro. No fundo afirma: se continuar este tipo de comportamento dos dirigentes e do povo  ocorrerão fatalmente desgraças. Estas são consequências das violações de leis sagradas. E ai e projetam cenários dramáticos que possuem uma função pedagógica: trazer todos à razão e à observância do que é justo e reto diante de Deus e da natureza.
Lendo alguns profetas do Antigo Testamento e mesmo advertências de Jesus sobre a situação dos tempos futuros, quase espontaneamente nos lembramos de nossos dirigentes e de seu…

View original post 632 more words