Es hora de conocer un poco más la realidad. Fidel Castro Ruz

(Tomado de Adital. http://www.adital.com.br/
Es hora de conocer un poco más la realidad

Fidel Castro Ruz
Adital

He rogado a los editores de Granma me exoneren en esta ocasión del honor de publicar lo que voy a escribir en la primera página del órgano oficial de nuestro Partido, pues pienso expresar puntos de vista personales sobre temas que, por conocidas razones de salud y de tiempo, no he podido plantear en los órganos colectivos de dirección del Partido y del Estado, como los Congresos del Partido, o las reuniones pertinentes de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

En nuestra época los problemas son cada vez más complejos y las noticias se propagan a la velocidad de la luz, como muchos conocen. Nada ocurre hoy en nuestro mundo, que no nos enseñe algo a los que deseamos y somos capaces todavía de comprender nuevas realidades.

El ser humano es una extraña mezcla de instintos ciegos por un lado y de conciencias por el otro.

Somos animales políticos, como no sin razón afirmó Aristóteles, que quizás influyó más que ningún otro filósofo de la antigüedad en el pensamiento de la humanidad a través de casi 200 tratados, según se afirma, de los cuales se conservaron solo 31. Su maestro fue Platón, quien legó para la posteridad su famosa utopía sobre el Estado Ideal, que en Siracusa, donde trató de aplicarlo, casi le cuesta la vida. Su Teoría Política quedó como apelativo para calificar las ideas como malas o buenas. Los reaccionarios la utilizaron para calificar tanto a Marx, como a Lenin, de teóricos, sin tomar para nada en cuenta que sus utopías inspiraron a Rusia y a China, los dos países llamados a encabezar un mundo nuevo que permitiría la supervivencia humana si el imperialismo no desata antes una criminal y exterminadora guerra.

La Unión Soviética, el Campo So­cialista, la República Popular China y Corea del Norte, nos ayudaron a resistir con suministros esenciales y armas, el bloqueo económico implacable de Estados Unidos, el imperio más poderoso que jamás existió. A pesar de su inmenso poder, no pudo aplastar al pequeño país que a pocas millas de sus costas ha resistido durante más de medio siglo las amenazas, los ataques piratas, secuestros de barcos pesqueros y hundimientos de buques mercantes, destrucción en pleno vuelo del avión de Cubana de Aviación en Barbados, incendio de escuelas y otras fechorías similares. Cuando intentó invadir nuestro país con fuerzas mercenarias a la vanguardia, transportadas en buques de guerra de Estados Unidos como primer escalón, fue derrotado en menos de 72 horas. Más tarde las bandas contrarrevolucionarias, organizadas y equipadas por ellos, cometieron hechos vandálicos que dieron lugar a la pérdida de la vida o la integridad física de millares de compatriotas.

En el estado de la Florida se ubicó la más grande base de actividades contra otro país que existía en aquel momento. Con el curso del tiempo el bloqueo económico se extendió a los países de la OTAN y otros muchos aliados de América Latina, que fueron durante los primeros años cómplices de la criminal política del imperio, que hizo trizas los sueños de Bolívar, Martí y cientos de grandes patriotas de irreductible conducta revolucionaria en América Latina.

A nuestro pequeño país, no solo se le negaba su derecho a ser una nación independiente como a cualquier otro de los numerosos Estados de América Latina y el Caribe, explotados y saqueados por ellos, sino el derecho a la independencia de nuestra Patria que sería totalmente despojado, cuando el destino manifiesto cumplimentara su tarea de anexar nuestra isla al territorio de Estados Unidos de Norteamérica.

En la recién concluida reunión de Fortaleza se aprobó una importante Declaración entre los países que integran el grupo BRICS.

Los BRICS proponen una mayor coordinación macroeconómica entre las principales economías, en particular en el G-20, como un factor fundamental para el fortalecimiento de las perspectivas de una recuperación efectiva y sostenible en todo el mundo.

Anunciaron la firma del Acuerdo constitutivo del Nuevo Banco de Desarrollo, con el fin de movilizar recursos para proyectos de infraestructura y de desarrollo sostenible de los países BRICS y otras economías emergentes y en desarrollo.

El Banco tendrá un capital inicial autorizado de 100 mil millones de dólares. El capital inicial suscrito será de 50 mil millones de dólares, a partes iguales entre los miembros fundadores. El primer presidente de la Junta de Gober­nadores será de Rusia. El primer presidente del Consejo de Administración será de Brasil. El primer Presidente del Banco será de la India. La sede del Banco será en Shanghai.

Anunciaron también la firma de un Tratado para el establecimiento de un Fondo Común de Reservas de Divisas para situaciones de contingencia, con un tamaño inicial de 100 mil millones de dólares.

Reafirma el apoyo a un sistema multilateral de comercio abierto, transparente, inclusivo y no discriminatorio; así como a la conclusión exitosa de la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Reconocen el importante papel que las empresas estatales desempeñan en la economía; así como el de las pequeñas y medianas empresas como creadores de empleo y riqueza.

Reafirman la necesidad de una reforma integral de las Naciones Unidas, incluido su Consejo de Seguridad, con el fin de hacerlo más representativo, eficaz y eficiente, de manera que pueda responder adecuadamente a los desafíos globales.

Reiteraron su condena del terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, dondequiera que ocurra; y expresaron preocupación por la continua amenaza del terrorismo y el extremismo en Siria, a la vez que llamaron a todas las partes sirias a que se comprometan a poner fin a los actos terroristas perpetrados por Al-Qaeda, sus afiliados y otras organizaciones terroristas.

Condenaron enérgicamente el uso de armas químicas en cualquier circunstancia; y dieron la bienvenida a la decisión de la República Árabe Siria de adherirse a la Convención sobre Armas Químicas.

Reafirmaron el compromiso de contribuir a una justa y duradera solución global del conflicto árabe-israelí sobre la base del marco legal internacional universalmente reconocido, incluyendo las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, los Principios de Madrid y la Iniciativa de Paz Árabe; y expresaron apoyo a la convocatoria, en la fecha más temprana posible, de la Conferencia sobre el establecimiento de una zona de Oriente Medio libre de armas nucleares y otras armas de destrucción masiva.

Reafirmaron la voluntad de que la exploración y utilización del espacio ultraterrestre deberán ser para fines pacíficos.

Reiteraron que no hay alternativa a una solución negociada a la cuestión nuclear iraní, y reafirmaron apoyo a su solución a través de medios políticos y diplomáticos.

Expresaron preocupación por la si­tua­ción en Irak y apoyaron al gobierno iraquí en sus esfuerzos por superar la crisis, defender la soberanía nacional y la integridad territorial.

Expresaron preocupación por la si­tuación en Ucrania e hicieron un llamamiento para un diálogo amplio, la disminución del conflicto y la moderación de todos los actores involucrados, con el fin de encontrar una solución política pacífica.

Reiteraron la firme condena al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones. Señalaron que las Naciones Unidas tienen un papel central en la coordinación de la acción internacional contra el terrorismo, que debe llevarse a cabo de conformidad con el derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas, y con respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Reconocieron que el cambio climático es uno de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad, e hicieron un llamamiento a todos los países a construir sobre las decisiones adoptadas en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), con miras a llegar a una conclusión exitosa para el año 2015, de las negociaciones en el desarrollo de un protocolo, otro instrumento legal o un resultado acordado con fuerza legal bajo la Convención es aplicable a todas las Partes, de conformidad con los principios y disposiciones de la CMNUCC, en particular el principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas y sus respectivas capacidades.

Expresaron la importancia estratégica de la educación para el desarrollo sostenible y el crecimiento económico inclusivo; así como destacaron el vínculo entre la cultura y el desarrollo sostenible.

La próxima Cumbre de los BRICS será en Rusia, en julio del 2015.

Pareciera que se trata de un acuerdo más de entre los muchos que aparecen constantemente en los despachos cablegráficos de las principales agencias occidentales de prensa. Sin embargo, el significado es claro y rotundo: La América Latina es el área geográfica del mundo donde Estados Unidos ha impuesto el sistema más desigual del planeta al disfrute de sus riquezas internas, el suministro de materias primas baratas, comprador de sus mercancías y el depositante privilegiado de su oro y sus fondos que escapan de sus respectivos países y son invertidos por las compañías nor­teamericanas en el país o en cualquier lugar del mundo.

Nadie encontró nunca una respuesta capaz de satisfacer las exigencias del mercado real que hoy conocemos, pero tampoco podría dudarse de que la humanidad marcha hacia una etapa más justa de lo que hasta nuestros tiempos ha sido la sociedad humana.

Repugnan los abusos cometidos a lo largo de la historia. Hoy lo que se valora es lo que sucederá en nuestro planeta globalizado en un futuro próximo. Có­mo podrían escapar los seres humanos de la ignorancia, la carencia de re­cursos elementales para alimento, sa­lud, educación, vivienda, empleo decoroso, seguridad y remuneración justa. Lo que es más importante, si será esto o no posible, en este minúsculo rincón del Uni­verso. Si meditar sobre esto sirve de algo, será para garantizar en realidad la supremacía del ser humano.

Por mi parte, no albergo la menor duda de que cuando el Presidente Xi Jinping culmine las actividades para cumplimentar su gira en este hemisferio, al igual que el Presidente de la Federación Rusa, Vladímir Putin, ambos países estarán culminando una de las proezas más grandes de la historia humana.

En la Declaración de los BRICS, aprobada el 15 de julio de 2014 en Fortaleza, se aboga por una mayor participación de otros países, especialmente los que luchan por su desarrollo con miras a fomentar la cooperación y la solidaridad con los pueblos y de modo particular con los de América del Sur, se señala en un significativo párrafo que los BRICS reconocen en particular la importancia de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en la promoción de la paz y la democracia en la región y en el logro del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza.

He sido ya bastante extenso a pesar de que la amplitud e importancia del tema demandaban el análisis de importantes cuestiones que requerían alguna réplica.

Pensaba que en los días subsiguientes habría un poco más de análisis serio sobre la importancia de la Cumbre de los BRICS. Bastaría sumar los habitantes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica para comprender que suman en este momento la mitad de la población mundial. En pocas décadas el Producto Interno Bruto de China superará al de Estados Unidos; ya muchos Estados solicitan yuanes y no dólares, no solo Brasil sino varios de los más importantes de América Latina, cuyos productos como la soya y el maíz compiten con los de norteamérica. El aporte que Rusia y China pueden hacer en la ciencia, la tecnología y el desarrollo económico de Suramérica y el Caribe es decisivo.

Los grandes acontecimientos de la historia no se forjan en un día. Enormes pruebas y desafíos de creciente complejidad se vislumbran en el horizonte. Entre China y Venezuela se firmaron 38 acuerdos de cooperación. Es hora de conocer un poco más las realidades.

Fidel Castro Ruz

Julio 21 de 2014

10 y 15 p.m.

Fidel Castro Ruz

1er. Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba

Festejar es afirmar la bondad de la vida. Leonardo Boff

Festejar es afirmar la bondad de la vida

2014-07-23


El tema de la fiesta es un fenómeno que ha desafiado a grandes nombres del pensamiento como R. Caillois, J. Pieper, H. Cox, J. Motmann y al propio F. Nietzsche. Y es que la fiesta revela lo que todavía hay de mítico en nosotros en medio de la fría racionalidad. Cuando se realizó la Copa del Mundo en Brasil en junio y julio del presente año, se hicieron grandes fiestas en todas las clases sociales, verdaderas celebraciones. Incluso después de la humillante derrota de Brasil frente a Alemania, las fiestas no decayeron. En Costa Rica, que no fue campeona del mundo, pero mostró excelente fútbol, hasta el presidente salió a la calle a celebrar. No fue diferente en Colombia. La fiesta hace olvidar los fracasos, suspende la terrible cotidianidad y el tiempo de los relojes. Es como si, por un momento, participásemos de la eternidad, pues en la fiesta no percibimos el tiempo que pasa.

La fiesta en sí está libre de intereses y finalidades, aunque haya fiestas de negocios donde la fiesta se transforma en beber, comer y negociar. Pero en la fiesta que es fiesta, todos están juntos no para aprender o enseñar algo unos a otros, sino para alegrarse, para estar ahí, uno para el otro comiendo y bebiendo en amistad y concordia. La fiesta reconcilia todas las cosas y nos devuelve la saudade del paraíso de las delicias, que nunca se perdió totalmente. Platón sentenciaba con razón: «los dioses hicieron las fiestas para que pudiésemos respirar un poco». La fiesta no es solo un día de los hombres sino también «un día que el Señor hizo» como dice el Salmo 117,24. Efectivamente, si la vida es un caminar trabajoso, necesitamos a veces parar para respirar y, renovados, seguir adelante.

La fiesta es como un regalo que no depende ya de nosotros y que no podemos manipular. Se puede preparar la fiesta, pero la festividad, es decir, el espíritu de la fiesta, surge gratuitamente. Nadie la puede prever ni simplemente producir. Solamente podemos prepararnos interior y exteriormente y acogerla.

A la fiesta más social (bodas, aniversario) pertenecen la ropa festiva, el adorno, la música y el baile. ¿De dónde brota la alegría de la fiesta? Tal vez Nietszche encontró la mejor manera de formularlo: «para alegrarse de alguna cosa, hay que dar la bienvenida a todas las cosas». Por tanto, para poder festejar de verdad necesitamos afirmar positivamente la totalidad de las cosas: «Si podemos decir sí a un único momento entonces habremos dicho sí no sólo a nosotros mismos sino a la totalidad de la existencia (Der Wille zur Macht, libro IV: Zucht und Züchtigung, nº 102).

Ese sí subyace a nuestra decisiones cotidianas, en nuestro trabajo, en la preocupación por la familia, en la convivencia con los colegas. La fiesta es el tiempo fuerte en el cual el sentido secreto de la vida es vivido incluso inconscientemente. De la fiesta salimos más fuertes para enfrentarnos a las exigencias de la vida.

La grandeza de una religión, cristiana o no, reside en gran parte en su capacidad de celebrar y de festejar a sus santos y maestros, los tiempos sagrados, las fechas fundacionales. En las fiesta cesan los interrogantes del corazón y el practicante celebra la alegría de su fe en compañía de hermanos y hermanas que comparten sus mismas convicciones, oyen la misma palabra sagrada y se sienten próximos a Dios.

Viviendo de esta forma la fiesta religiosa, percibimos cuan equivocado es el discurso que sensacionalistamente anuncia la muerte de Dios. Se trata de un trágico síntoma de una sociedad saturada de bienes materiales, que asiste lentamente no a la muerte de Dios, sino a la muerte del hombre que perdió la capacidad de llorar, de alegrarse por la bondad de la vida, por el nacer do sol, por la caricia entre dos enamorados.

Nuevamente volvemos a Nietzsche que entendió mucho de la verdad esencial del Dios vivo, sepultado bajo tantos elementos envejecidos de nuestra cultura religiosa y de la rigidez de la ortodoxia de las iglesias: «la pérdida de la jovialidad, es decir, de la gracia divina (jovialidad viene de Jupter, Jovis) es la consecuencia fundamental de la muerte de Dios» (Fröhliche Wissenschaft III, aforismo 343 y 125).

Por haber perdido la jovialidad, gran parte de nuestra cultura no sabe festejar. Conoce la frivolidad, los excesos de comer y beber, las palabrotas groseras, y las fiestas montadas como comercio, en las cuales hay de todo menos alegría y jovialidad.

La fiesta tiene que ser preparada y solamente después celebrada. Sin esta disposición interior corre el riesgo de perder su sentido alimentador de la vida que llevamos. Hoy en día vivimos en fiestas. Pero por no saber prepararnos ni prepararlas, salimos de ellas vacíos o saturados cuando el valor de las mismas era llenarnos de un sentido mayor para llevar adelante la vida, siempre desafiante y para la mayoría, trabajosa.

 

Leonardo Boff


El humor como expresión de salud psíquica y espiritual. Leonardo Boff

El humor como expresión de salud psíquica y espiritual

2014-07-25


Todos los seres vivos superiores poseen un acentuado sentido lúdico. Basta observa a los gatos y los perros de nuestras casas. Pero el humor es propio sólo de los seres humanos. El humor nunca fue considerado un tema «serio» por la reflexión teológica, aunque es sabido que se encuentra presente en todas las personas santas y místicas, que son los únicos cristianos verdaderamente serios. En la filosofía y en el psicoanálisis tuvo mejor suerte.

Humor no es sinónimo de chiste, pues puede haber chiste sin humor y humor sin chiste. El chiste es irrepetible; repetido, pierde su gracia. La historieta llena de humor conserva siempre su gracia y nos gusta oírla muchas veces.

El humor sólo puede ser entendido a partir de la profundidad del ser humano. Su característica es ser un proyecto infinito, portador de inagotables deseos, utopías, sueños y fantasías. Tal dato existencial hace que haya siempre un desajuste entre el deseo y la realidad, entre lo soñado y su concretización. Ninguna institución, religión, Estado ni ley consiguen encuadrar totalmente al ser humano, aunque para encuadrarlo exista justamente cierto tipo de orden. Pero él desborda estas determinaciones. De ahí la importancia de la violación de lo prohibido para la vivencia de la libertad y para que surjan cosas nuevas. Y esto en el arte, en la literatura y también en la religión.

Cuando nos damos cuenta de esta diferencia entre la ley y la realidad ―véase por ejemplo, la esdrújula moral católica sobre la prohibición de usar el condón en estos tiempos en que abunda el sida― surge el sentido del humor. Dan ganas de reír, pues tiene todo tan poco buen sentido y es tanto hablar en pleno desierto, ya que nadie escucha ni observa, que sólo puede provocarnos humor. Esas personas viven en la luna, no en la Tierra.

En el humor se vive el sentimiento de alivio del peso de las limitaciones y del placer de verlas relativas y sin la importancia que ellas mismas se dan. Por un momento, la persona se siente libre de los superegos castradores, de las imposiciones que nos exige la situación y realiza una experiencia de libertad, como una forma de plasmar su tiempo, dar sentido a lo que está haciendo y construir algo nuevo. Detrás del humor existe la creatividad, propia del ser humano. Por más limitaciones naturales y sociales que haya, siempre hay espacio para crear algo nuevo. Si no fuese así, no habría genios en la ciencia, en el arte y en el pensamiento. Inicialmente son tenidos por «locos», excéntricos, anormales. Mucho tiempo después, una nueva mirada descubre la genialidad de un van Gogh, la creatividad fantástica de Bach, casi desapercibidas en su tiempo. Se dice de Jesús que los suyos vinieron a llevárselo, pues decían “está loco” (Mc 3,21). De San Francisco se dijo lo mismo: es un «pazzus», un loco, cosa que él aceptaba como expresión de la voluntad de Dios. Y era un santo lleno de humor y alegría hasta el punto de llamarlo «el fraile siempre alegre».

En palabras más pedestres: el humor es señal de que nos es imposible definir al ser humano dentro de un cuadro establecido. En su ser más profundo y verdadero es un creador y un ser libre.

Por eso puede sonreír y mirar con humor los sistemas que lo quieren aprisionar en categorías establecidas. Y el ridículo que constatamos en señores serios (por ejemplo, profesores, jueces, directores de escuela y hasta monseñores) que quieren, solemnemente y con aires de una autoridad superior cuasi divina, hacer a los otros ciegos y sumisos, o que obedezcan cual ovejas a sus órdenes. Eso también causa humor.

Estaba en lo cierto aquel filósofo (Th. Lersch, Philosophie des Humors, Múnich 1953, 26) que escribió: «La esencia secreta del humor reside en la fuerza de la actitud religiosa, pues el humor ve las cosas humanas y divinas en su insuficiencia delante de Dios». Desde la seriedad de Dios, el ser humano sonríe de las seriedades humanas con pretensión de ser absolutamente verdaderas y serias. Son nada delante de Dios. Y existe también toda una tradición teológica que nos viene de los Padres de la Iglesia Ortodoxa que hablan del Deus Ludens (Dios lúdico), pues creó el mundo como un juego para su propio entretenimiento. Y lo hizo sabiamente, uniendo humor con seriedad.

Quien vive centrado en Dios tiene motivos para cultivar el humor. Relativiza las seriedades terrenas, hasta los propios defectos y es un ser libre de preocupaciones. Santo Thomas Moro, condenado a la guillotina, cultivó el humor hasta el final: pedía a los verdugos que le cortasen el cuello pero que no le tocasen la larga barba blanca. San Lorenzo sonría con humor a los verdugos que lo asaban en la parrilla y los invitaba a darle la vuelta porque un lado ya estaba bien cocido, o san Ignacio de Antioquia, anciano obispo de la primera Iglesia, que suplicaba a los leones que viniesen a devorarlo para pasar más rápidamente a la felicidad eterna.

Conservar esta serenidad, vivir en estado de humor y comprenderlo a partir de las insuficiencias humanas es una gracia que todos debemos buscar y pedir a Dios.

 

Leonardo Boff


Woodpecker at work

Woodpecker at work.

vía Woodpecker at work.

Del inferno di Gaza: testimonio di un chirurgo

Originally posted on Leonardo Boff:

Testemunho de uma pessoa amiga que esteve em contacto com este médico noruegues que trabalha em Gaza. Só nos resta rezar e pedir a Deus que faça abaixar as mãos armadas que assassinam inocentes.lboff

Mail del chirurgo norvegese Mads Gilbert dallo Shifa hospital, Gaza.

Carissimi amici,

La notte scorsa è stata estrema. L’”invasione di terra” di Gaza ha provocato decine e vagoni di mutilati, lacerati, insanguinati, tremanti, moribondi – tutti i tipi di palestinesi feriti, di tutte le età, tutti civili, tutti innocenti.

Gli eroi nelle ambulanze e in tutti gli ospedali di Gaza stanno lavorando in turni di 12-24 ore, grigi dalla fatica e dai disumani carichi di lavoro (senza paga tutti quelli dell’ospedale Shifa da 4 mesi), si prendono cura, fanno il triage delle emergenze, cercano di capire qualcosa nell’incomprensibile caos di corpi, organi , taglie, arti, esseri umani che camminano, che non camminano, che respirano, che non…

View original 459 more words

Woodpecker at work

Originally posted on tekArtist:

View original

A 55 AÑOS DE VASCONCELOS. Salvador Flores Llamas

A c e n t o
A 55 años de Vasconcelos
SALVADOR FLORES LLAMAS

José Vasconcelos

José Vasconcelos
“Mire, joven, si desea que platiquemos, empiece por guardar su libreta”, me dijo don José Vasconcelos una mañana de junio de 1958 en la Biblioteca México (en la Ciudadela), de la que era director.
Yo, estudiante de periodismo en la Septién García e incipiente borroneador de cuartillas, me desconcerté porque el director del periódico “Reforma Universitaria”, Armando Ávila Sotomayor, me había ordenado entrevistar a ese mexicano enorme, y me informó haber concertado la entrevista con él.
La cita era a las 10:30 horas; llegué 10 minutos antes para no fallarle a uno de los mexicanos más ilustres. Me anuncié con la secretaria y amablemente me indicó que tendría que esperar un poco.
Casi enseguida se abrió la oficina del más cuajado intelectual y político que ha dado este país; despidió a un señor y enseguida, sin preguntar quién era, me invitó a pasar. “Seguramente usted viene de Reforma Universitaria”, me dijo.
Tras los saludos de rigor, reverente el mío, me ofreció asiento en una silla contigua a su escritorio; al ver que sacaba mi libreta, me llamó la atención, como he narrado.
Le indiqué que el señor Ávila Sotomayor me enviaba a entrevistarlo.
“Con jóvenes como usted, prefiero charlar; dígame si quiere eso o nada, yo no doy entrevistas”. Así por las buenas no dudé, y adiós libretita.
Más que indagar qué clase de cucaracha era su interlocutor, me preguntó qué y dónde estudiaba, y si pensaba ser periodista. Me confió que él había deseado serlo, pero se dejó llevar por su carrera de leyes, la especulación filosófica y la docencia.
“La cátedra y las mujeres son mis pasiones –confesó–, más que la política, y eso que ésta casi me costó la vida”. (No son palabras textuales, porque no hubo apuntes, pero a la salida hice mis notas, que sí son reflejo fiel de sus expresiones).
“A usted le habrán contado muchas cosas de mí; pero yo le resumo mi vida así, con el apéndice de que ahora volví a mi religión, la católica, de la que veleidosamente me había apartado; mas el Poverello de Asís me sedujo y fue el causante de mi retorno al Padre. Soy terciario franciscano’”.
–¿Qué se siente ser el Ulises mexicano?, le espeté.
“Mire, ese mote fue una pavonada de mi parte, por vanidad y también por el afán del librero de dar un título atractivo a mi primer libro, que no planee autobiográfico (soy vanidoso, mas no tanto) luego vinieron ‘La Tormenta’, ‘El Proconsulado’ y demás”.
–¿Cree haber ganado la Presidencia de la República?, pregunté.
(Debo confesar que cuando llegué a su despacho creí ingresar a un sancta sanctorum; tal era mi admiración por el Maestro de América. Pronto dejé lo nervioso y entré a la conversa sin inhibiciones, y no porque mi admiración menguara, sino por su tacto en introducirme a la plática).
“No lo digo yo, lo dijeron los diarios de Estados Unidos; no los mexicanos, porque estaban controlados por Calles. Sólo piense en que me siguió lo más granado de la juventud universitaria de mi país, que despertó el entusiasmo de intelectuales, campesinos, obreros, jóvenes y del pueblo en general.
“Aquello era una orgía de entusiasmo, un desbordamiento de patriotismo; de veras queríamos liberar a México, no sólo de la bota y el control de los revolucionarios, sino del aletargamiento económico y cívico con que nos hacían depender del vecino del norte.
“Quizá mis prédicas en las plazas sobre esto dieron al traste con todo, pues el gigantesco fraude que nos cometieron tuvo respaldo total del Tío Sam, que no sólo quería conquistarnos económica, sino espiritualmente. A los yanquis protestantes les sabía muy mal que lleváramos cuatro siglos de evangelización”.
–Dicen que usted rechazó alzar el estandarte de la Virgen de Guadalupe, le platee.
“Mire, tome en cuenta que lo hice no por no amar a la Morenita (aunque entonces me decía agnóstico), sino porque no quise imitar a Hidalgo, a quien le han atribuido una gesta que él ni imaginó; él quería ir a coger gachupines.
“Si lo escandalizo, dígame con toda libertad, y aquí paramos de platicar”.
Pero yo continué:
–¿Es cierto que no quiso levantarse en armas?
“Ganas no me faltaron; pero no iba a cometer la irresponsabilidad de derramar más sangre de la que habían hecho correr los revolucionarios”.
–¿Entonces, por qué colaboró con ellos en la Secretaría de Educación?, añadí.
“México era primero que mi repugnancia; su niñez y juventud merecían ser educadas”.
Seguí:
–¿Por qué está contra la formación de partidos que den nuevos derroteros al país?
“Porque ésa no es la vía. Lo he discutido mucho con el maestro Gómez Morín, quien me reprocha mi rechazo a ingresar a Acción Nacional. Lo estimo mucho y me agrada conversar con él, porque me ilustra, argumenta con inteligencia y así da gusto intercambiar ideas.
“Un nuevo partido no es el camino para México, es mejor dar campañas fulgurantes cada seis años y, en una de ésas caerá la manzana por madura. Aunque a veces creo que quizá no quede otro sendero que el de las armas”.
Unos dos meses después de esta —para mí inolvidable—conversación, encontré a don Manuel Gómez Morín y a don José Vasconcelos por la calle de Motolinía, en el centro de la ciudad. Mientras don Manuel abría el candado de un estacionamiento, don José deslizó largamente su vista a una escultural muchacha con cola de caballo, que pasaba, hasta que dio vuelta por la Avenida Madero.
Como si volviera en sí, dijo a su interlocutor: “Discúlpeme, licenciado, pero el Señor no me ha querido quitar la pasión por las mujeres”.
Pasados unos meses, murió el 30 de junio de 1959, cuando era presidente Adolfo López Mateos, ex miembro de las juventudes vasconcelistas, quien montó guardia de honor ante su féretro.
Vaya un emocionado homenaje a este mexicano impar, a los 55 años de su tránsito al Padre.
+++++++++
NOTA DE Silviano Martínez Campos:
Nos conocimos con Salvador Flores Llamas, oriundo de esta región de La Piedad, allá por 1963 en adelante, en la Escuela de Periodismo “Carlos Septién García”. El y un grupo de compañeros hicimos buenas migas, sobre todo dentro del grupo en torno a la Agencia Mexicana de Servicios Informativos (AMSI) que con alumnos de dicha escuela, organizó el inolvidable director, el profe Alejandro Avilés Inzunza. Aun cuando Salvador no formaba propiamente parte del equipo de la agencia (el profe como director, y Elías Chávez, Fernando Covián Mendoza, Refugio Molina, Salvador Estrada, Jesús Munguía Blancas, Arturo Alvarez del Castillo, Joaquín Herrera y un servidor), había una relación amistosa y de incipientes colegas, dado que los de la agencia fuimos pioneros, como egresados de la escuela, en eso del incursionar en el diarismo. Los de la agencia nos sindicalizamos, en torno al Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa. Funcionó de 1965 a 1967. Los reporteros nos dispersamos hacia diversos medios, como suplentes donde había contrato colectivo con el referido sindicato, o en otras publicaciones. En mi caso, pasé unos meses por El Universal de entonces y luego por La Prensa. Me invitó Salvador a Ovaciones, ya integrada su planta de periodistas al sindicato y allí fuimos compañeros con él durante 22 (veintidós años). Estas digresiones, a propósito de su artículo relativo a la entrevista, o “charla”, con el maestro José Vasconcelos. En 1954, año de mi primera incursión en el mundo del trabajo, estaba de “mozo” en la matriz del Banco Nacional de México, actividad en horas tempranas del día y horas de la tarde-noche. Así es de que me quedaban largas horas durante el día, que distribuía entre mis prolongadas horas en el Cine Avenida (caricaturas, Los Tres Chiflados, El Gordo y el Flaco y otras películas blancas para el público juvenil de entonces), cine situado en la avenida Niño Perdido, luego Lázaro Cárdenas: y mi visita a bibliotecas. Mi regreso a México una temporada en 1957, me dio tiempo para incursionar en el periodismo, sin ser propiamente periodista, en el Diario Zócalo, donde reportee cosas culturales, escribí columnas. ¡Lo que es la audacia juvenil!, años antes de que comenzara mi ejercicio profesional en 1965, como dije. Durante aquel tiempo, frecuentaba bibliotecas, la Nacional, la Franklin, la Biblioteca México que dirigía el maestro José Vasconcelos. Allí llegué a leer alguna o algunas de las obras del maestro. Una de esas veces, fuera de la biblioteca, en La Ciudadela, vi al maestro José Vasconcelos a punto de abordar su automóvil (con chofer, creo). A considerable distancia, él se me quedó mirando fijamente, al igual que yo. En mi caso, tal vez por la admiración al escritor, pensador, que a veces leía en su biblioteca. Era él admirador de la cultura de piedra. Mi dificultad para asimilar pensamiento abstracto, es grande, pero recuerdo una expresión en su Lógica Orgánica, obra que adquirí posteriormente: en realidad, cada uno de nosotros, es una estructura atómica. Para mi, formado en colegios donde dominaba la tradición, eso era completamente novedoso. Alguna vez me impresionó una obrita en la cual ironizaba, a manera de premonición, sobre la dominación en nuestro país de la cultura del país vecino. Eso, unas décadas antes de que eso ocurriera. Ahora, en las primeras décadas del siglo, ya es una realidad. Coincidió, pues, la circunstancia de que yo leía obras de José Vasconcelos en la Biblioteca México y aquella vez que lo vi, y lo admiré sorprendido, por unos instantes, en plena calle pues, en la para mi, también la Universidad de la vida.
+++++++++

 

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 388 other followers